IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Según Ted Cruz, los policías armados en las escuelas son lo más efectivo para prevenir tiroteos. Estudios prueban lo contrario

Al menos dos investigaciones determinaron que no hay evidencia de que un oficial en un centro educativo disuada los ataques con armas. Pero el senador de Texas culpa a la prensa y a sus rivales políticos de politizar el asesinato masivo en Uvalde.

Si quiere recibir nuestros artículos de T Verifica o enviarnos temas sobre los que tenga dudas para que los verifiquemos, comuníquese vía WhatsApp haciendo click en este enlace.

Por Madison Czopek — Politifact

El senador Ted Cruz, republicano por Texas, culpó a la prensa y a sus rivales políticos por politizar el tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas, para promover la discusión sobre el acceso a las armas en Estados Unidos.

Cruz cree que la solución a los asesinatos con armas en las escuelas es más sencilla.

[El Departamento de Justicia evaluará la respuesta de la policía al tiroteo en la escuela en Texas]

“Sabemos por experiencias pasadas que la herramienta más efectiva para mantener seguros a los niños es la aplicación de la ley armada en el campus”, dijo Cruz en Washington el 24 de mayo, horas después del tiroteo, antes de que se conocieran muchos detalles.

“Inevitablemente, cuando hay un asesinato de este tipo, ves a los políticos tratando de politizarlo, ves a los demócratas y a mucha gente en los medios cuya solución inmediata es tratar de restringir los derechos constitucionales de los ciudadanos que respetan la ley. Eso no funciona. No es efectivo. No previene el crimen”, dijo Cruz.

¿Es cierto que las “experiencias pasadas” nos dicen que “la herramienta más efectiva para mantener seguros a los niños es la aplicación de la ley armada en el campus”, como dice Cruz?

La respuesta simple es no.

Ya sea evidencia anecdótica o investigaciones más amplias, hay poco que respalde la afirmación de Cruz. Pero comencemos con lo que pasó en Uvalde, Texas.

Contradicciones

Las autoridades han ofrecido varios informes contradictorios sobre lo que sucedió en la escuela primaria Robb. El 25 de mayo, el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, dijo que antes de que el atacante de 18 años ingresara a la escuela y matara a 19 niños y dos maestros, fue confrontado por un oficial de recursos escolares del distrito, como se les llama a los policías armados destacados en los centros educativos.

“Hubo un valiente oficial de recursos del distrito escolar independiente consolidado que se acercó, lo enfrentó y, en ese momento, no hubo intercambio de disparos”, dijo McCraw. “El sujeto pudo entrar a la escuela”, agregó.

[Un negociador intentó contactar con el tirador de la escuela de Uvalde mientras este perpetraba la masacre]

Varias versiones en los medios ofrecen detalles diferentes sobre la cantidad de oficiales y el nivel de confrontación con el atacante.

Luego, el 26 de mayo, las autoridades de Texas dijeron que el asesino pudo ingresar a la escuela sin obstáculos y que en el lugar no estaba un oficial de recursos escolares.

“Inicialmente entró sin obstáculos”, dijo Victor Escalón, director regional del Departamento de Seguridad Pública de Texas.

Los policías finalmente dispararon y lo mataron, dijo McCraw, pero no antes de que al menos 21 personas murieran y 17 más resultaran heridas.

Tiroteo en Sante Fe, Texas

En 2018, Ted Cruz se refirió a otro tiroteo en una escuela, ocurrido en la secundaria Santa Fe, en Santa Fe, Texas.

En ese caso, el atacante fue confrontado por dos policías que estaban en la escuela, según informó un alguacil local. Los oficiales, uno de los cuales recibió un disparo durante el ataque, “acorralaron al pistolero en un salón de clases y salvaron vidas llamando su atención y disparando”, dijo el alguacil del condado de Galveston, Henry Trochesset. 

Aproximadamente 30 minutos después de que comenzara el tiroteo, el sospechoso de 17 años se entregó a la policía. Un total de 10 personas murieron y 13 resultaron heridas. También se encontraron múltiples artefactos explosivos dentro y cerca de la escuela, dijeron las autoridades en ese momento.

[No, el asesino de la escuela en Uvalde no era un inmigrante indocumentado]

The Trace, un medio sin fines de lucro que se enfoca en temas de armas, descubrió que además del ataque en Santa Fe, en otros tres tiroteos durante 2018 –en la escuela secundaria del condado de Marshall en Kentucky en enero, la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Florida en febrero y en el Great Mills High School de Maryland en marzo–“los atacantes irrumpieron en los campus a pesar de la presencia de guardias armados”. En cada caso, los guardias no lograron evitar que el pistolero matara.

¿Qué dicen los estudios?

Las investigaciones no brindan mucho apoyo a la afirmación de Cruz de que los policías armados en las escuelas son la “herramienta más eficaz” para mantener a los niños a salvo de los tiroteos masivos.

Un estudio de 2021, realizado por investigadores de la Universidad de Albany y RAND, examinó datos escolares de Estados Unidos entre 2014 y 2018 para evaluar el impacto de los oficiales armados. Encontró que los agentes en los centros educativos “reducen efectivamente algunas formas de violencia en las escuelas, pero no previenen tiroteos escolares o incidentes relacionados con armas“.

La investigación también evidenció que los oficiales de recursos escolares protegen a los estudiantes de “una cantidad no trivial de ataques físicos y peleas dentro de las escuelas”, lo que podría tener beneficios académicos y psicológicos a largo plazo para los jóvenes. 

[Es falso que el asesino de la escuela de Texas fuese una mujer transgénero]

Pero las escuelas que tienen oficiales armados también reportan más suspensiones, expulsiones, intervenciones policiales y arrestos de estudiantes, y esos castigos disciplinarios más severos recaen desproporcionadamente sobre estudiantes negros, hombres y estudiantes con discapacidades.

Un estudio de la Red JAMA realizado en 2021 por investigadores de la Universidad Hamline y la Universidad Estatal Metropolitana de Minnesota examinó un total de 133 tiroteos e intentos de tiroteos escolares entre 1980 y 2019.

La investigación tuvo limitaciones por la disponibilidad de datos públicos y la incapacidad de medir posibles tiroteos que no ocurrieron, entre otros factores. Pero los investigadores encontraron que, al controlar variables como la ubicación, el tipo de escuela y la región, los datos mostraron que “los guardias armados no estaban asociados con reducción en las tasas de lesiones” durante los tiroteos masivos en las escuelas.

Además, cuando los investigadores controlaron la ubicación y los factores característicos de la escuela, “la tasa de muertes fue 2,83 veces mayor (énfasis agregado) en las escuelas con un guardia armado presente”.

Pete Blair, director ejecutivo del Centro de Capacitación de Respuesta Rápida para el Cumplimiento de la Ley de la Universidad Estatal de Texas (ALERRT, por sus siglas en inglés) dijo que si bien las personas armadas pueden contribuir a detener un tiroteo escolar, no quiere decir que sean “la herramienta más efectiva” o tan siquiera que prevengan tiroteos en las escuelas.

En Illinois en 2018, por ejemplo, las autoridades le atribuyeron a un oficial haber evitado un posible tiroteo por parte de un estudiante en una escuela. Pero la madre dijo que creía que su hijo en realidad buscaba que la policía lo matara. Solo el atacante resultó herido.

[Abuela del asesino de Uvalde le exigió que sacara un arma de su casa antes del tiroteo]

El centro ALERRT es parte de un grupo que trabaja con el FBI para publicar datos anuales de tiradores activos, informó Blair. El FBI define a un tirador activo como “una o más personas involucradas activamente en matar o intentar matar personas en un área poblada”. Los datos muestran que entre 2000 y 2021 han ocurrido 434 incidentes de tiradores activos, dijo Blair. Esto incluye incidentes en escuelas y otros lugares.

“La resolución más común es que el atacante huya”, dijo Blair. Es lo que sucedió en aproximadamente el 25% de todos los casos.

En un porcentaje casi igual de casos, el tiroteo se detuvo cuando un oficial de policía, en servicio o fuera de servicio, o un oficial de seguridad armado respondió y disparó al atacante, dijo.

Blair explicó que los datos no son tan específicos como para desglosar si los oficiales de policía que usaron la fuerza para detener un ataque ya estaban estacionados allí en ese momento, como probablemente lo estaría un oficial de recursos escolares, o si fueron llamados específicamente para atender al incidente.

[Senadores de Texas y Connecticut buscan crear un marco bipartidista para la legislación de armas]

Dewey Cornell, profesor de educación en la Universidad de Virginia que estudia la seguridad escolar, el acoso y la evaluación de amenazas de los estudiantes, dijo que ha visto investigaciones que sugieren que los oficiales de recursos escolares “pueden ser valiosos para construir relaciones con los estudiantes y trabajar con equipos de evaluación de amenazas, pero no como guardias armados que protegen el campus de un tirador”.

“No conozco evidencia científica de que tener policías armados en el campus mantenga a los niños seguros en la escuela”, dijo. “Hemos prevenido tiroteos en escuelas identificando amenazas y trabajando con estudiantes problemáticos antes de que realicen un ataque”.

¿La presencia de un oficial evita tiroteos?

PolitiFact no encontró estudios o investigaciones que demostraran de manera concluyente que la presencia de oficiales armados haya disuadido a las personas de atacar escuelas.

“Desde un punto de vista teórico, tiene sentido. Intentar probarlo empíricamente puede ser difícil”, dijo Blair. “No puedo señalar ningún caso específico y decir, aquí está este caso específico en el que esta persona vio y decidió no hacerlo porque allí había un guardia de seguridad armado”.

Los datos analizados por el JAMA Network en 2021 sugirieren que “no hay asociación entre tener un oficial armado y la disuasión de la violencia” en los tiroteos masivos ocurridos entre 1980 y 2019. “Investigaciones previas sugieren que muchos tiradores escolares tienen tendencias suicidas activas, con la intención de morir en el acto, por lo que un oficial armado puede ser un incentivo en lugar de un elemento disuasorio”, concluyó el estudio.

Steve Guest, portavoz de Ted Cruz, señaló un artículo de Vox que hacía referencia a una investigación de 2005, según la cual una mayor presencia policial conduce a que menos personas cometan delitos. Pero ese artículo y la investigación citada no analizaron específicamente los tiroteos en las escuelas.

[Biden cree que tras la tragedia de Uvalde podrán conseguir apoyo republicano para mejorar el control de armas]

El portavoz también hizo referencia a un informe de 2018 que encontró que para 238 escuelas intermedias y secundarias en West Virginia, la presencia de oficiales de escolares “aumentó la cantidad de incidentes reportados relacionados con delitos de drogas, así como la cantidad de suspensiones fuera de la escuela por delitos de drogas” , pero disminuye el crimen violento y el desorden cuando se consideran varios años”. 

Una vez más, el informe no analizó específicamente los tiroteos en las escuelas. Lo único que decía es que es más probable que los oficiales de recursos escolares trabajen con las fuerzas policiales para crear un plan escrito sobre “cómo lidiar con los tiroteos”.

El senador republicano Ted Cruz (primer plano) participó el 25 de mayo en una vigilia de oración en honor a las víctimas del asesinato masivo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas. Cruz se opone a limitar el acceso a las armas en Estados Unidos.
El senador republicano Ted Cruz (primer plano) participó el 25 de mayo en una vigilia de oración en honor a las víctimas del asesinato masivo en la escuela primaria Robb, en Uvalde. Cruz se opone a limitar el acceso a las armas en Estados Unidos.Jae C. Hong / AP

Nuestro veredicto

Ted Cruz dijo: “Sabemos por experiencias pasadas que la herramienta más efectiva para mantener seguros a los niños es la aplicación de la ley armada en el campus”.

Según un estudio de JAMA Network de 2021, no hay evidencia de “ninguna asociación entre tener un oficial armado y la disuasión de la violencia” en tiroteos masivos ocurridos entre 1980 y 2019. Un estudio de 2021 realizado por la Universidad de Albany y RAND dijo que los oficiales de recursos escolares “no previenen tiroteos escolares o incidentes relacionados con armas”.

Por lo tanto, calificamos la afirmación de Cruz como falsa.