IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Qué se sabe y qué preguntas están todavía sin respuesta sobre el ataque afuera del Capitolio que dejó muerto a un policía

Las autoridades todavía no han esclarecido las motivaciones de lo ocurrido. Mientras tanto, la familia, colegas y políticos están de luto por el fallecimiento del agente con 18 años de servicio William Evans. El sospechoso también murió.
/ Source: Telemundo

La sede del Congreso de Estados Unidos volvió a ser escenario de una acción violenta este viernes por la tarde, cuando un hombre al volante de un auto embistió a dos policías en el exterior del Capitolio antes de salir con un cuchillo y ser abatido a tiros. Uno de los dos agentes falleció, mientras que el otro resultó herido y se encuentra en situación “estable” sin que su vida corra peligro, según las autoridades. 

El oficial muerto era William Evans, un agente con 18 años de servicio en la Policía del Capitolio. Su edad no ha sido revelada oficialmente. 

El sospechoso ha sido identificado como Noah Green, de 25 años y originario de Indiana. Falleció en un hospital por los balazos recibidos tras no seguir las órdenes de la policía y “lanzarse” contra agentes, según los investigadores. 

En consecuencia de estos hechos, los responsables de la seguridad del Capitolio ordenaron su cierre, una situación que se prolongó durante cerca de dos horas, según nuestra cadena hermana NBC News. La mayoría de los legisladores estaban ausentes debido a que la actividad del Congreso está suspendida por las festividades de estas fechas. 

[Quiénes son los radicales que asaltaron el Capitolio y qué se sabe de los que fueron arrestados]

Este episodio ocurrió a casi tres meses del multitudinario ataque en contra del Capitolio del pasado 6 de enero, cuando una turba de manifestantes incitados por el entonces presidente Donald Trump irrumpió en el interior del complejo con violencia. 

En esa ocasión el Congreso estaba activo, con la mayoría de los legisladores reunidos en su interior. Cinco personas murieron en esas circunstancias, entre ellos un policía del Capitolio. Cientos de sospechosos de participar en el alboroto están bajo investigación.

El agente del Capitolio William "Billy" Evans, con 18 años de servicio, miembro de la unidad de primeros auxilios del departamento.  Policía del Capitolio vía AP

Motivación desconocida

Las autoridades todavía no han dicho qué pudo haber llevado al sospechoso a lanzarse a bordo de un auto contra las barreras del Capitolio y embestir a dos agentes, además de salir armado con un cuchillo. 

Lo que sí dijeron los investigadores es que, al menos en un principio, no consideran que lo acontecido se puede asociar con el terrorismo. 

[Banderas confederadas, legisladores aterrados y hasta una horca: las imágenes más perturbadoras del asalto al Capitolio]

Según aseguraron Yogananda Pittman, jefa interina de la Policía del Capitolio, y Robert Contee, homólogo de la Policía Metropolitana de Washington D.C., ambos departamentos carecían de información sobre Green en sus registros. El FBI colabora en la investigación sobre lo ocurrido. 

“Lo que vemos es que estamos sujetos a otros ataques y que hay personas ahí afuera que quieren hacerle daño físico a las personas que trabajan dentro del Capitolio”, dijo a Noticias Telemundo el representante demócrata por Nueva York Adriano Espaillat, quien estuvo investigando los sucesos del 6 de enero.  

Los últimos movimientos del sospechoso en redes sociales

Fuentes policiales dijeron a NBC News que Green vivió recientemente en Virginia. Allí creció junto a una familia numerosa, de acuerdo con el diario USA Today. En publicaciones en las redes sociales, el joven les hizo saber a amigos y familiares que los últimos años fueron "duros" y los últimos meses "más duros".

"Actualmente estoy desempleado después de que dejé mi trabajo en parte debido a aflicciones, pero, en última instancia, en busca de un viaje espiritual", escribió en su página de Facebook, que ya no es accesible. 

En el perfil de Green aparecieron varias publicaciones recientes con referencia a las enseñanzas de la Nación del Islam, un movimiento separatista negro que no sigue las enseñanzas tradicionales del Islam, y a su líder Louis Farrakhan. Esta organización ha sido clasificada como un "grupo de odio designado" por el Southern Poverty Law Center debido a la que este define una “retórica profundamente racista, antisemita y anti-LGBT”. 

Las publicaciones no indican por qué Green, que es negro, apuntó presuntamente al Capitolio. La última publicación de Green en Facebook, del 21 de marzo, fue un video de YouTube llamado "la crucifixión de Michael Jackson", un sermón de 150 minutos en el que Farrakhan defiende a Michael Jackson.

El diario The Washington Post asegura que en su entorno hay personas que estaban preocupadas por su salud mental. De Green también se sabe que era un aficionado al fútbol americano y que se había apuntado a un equipo. 

La familia de Evans pide “privacidad”

Los familiares de Evans pidieron “privacidad”, según aseguró la Policía del Capitolio en un Twitter.

Un exsuperior suyo lo definió como “una persona fantástica”, según USA Today. "Las fuerzas de seguridad y ​​el personal del Capitolio lo tenían en alta estima", agregó. 

Según David Popp, un portavoz del líder de la minoría republicana del Senado Mitch McConnell, dijo que se trataba de una persona "amigable y profesional"

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, lo definió como “un mártir de nuestra democracia”.

La identidad del segundo policía que resultó herido tras el ataque de este viernes todavía no se conoce. 

¿Cómo se puede seguir garantizando la seguridad del Capitolio?

El incidente de este viernes se produjo menos de dos semanas después de que la Policía del Capitolio retirara una cerca exterior que se había instalado tras el ataque del 6 de enero. 

Como explica la agencia de noticias The Associated Press, varios legisladores manifestaron que preferirían que no haya que dejar instaladas barreras de este tipo. Sin embargo, muchos también están preocupados por la seguridad de la sede del poder legislativo en Estados Unidos y su propia incolumidad. 

“Nadie quiere eso allí. Pero la pregunta es, ¿está la situación lo suficientemente segura como para poder quitarla? Mientras tanto, tal vez esa valla pueda evitar que sucedan algunas de estas cosas" dijo el representante demócrata por Ohio Tim Ryan. 

Las decisiones sobre cómo garantizar esa seguridad en el futuro podrían retrasarse debido a la necesidad de evaluar la situación, según algunos congresistas. 

Funcionarios de seguridad advirtieron sin embargo que, en estas condiciones, el Capitolio no puede volver a la normalidad. "El sistema de seguridad del Capitolio debe cambiar", dijo en febrero Pittman.

Con información de NBC News, USA Today, The Washington Post, CNN, AP, The New York Times