IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Policías mexicanos son acusados de asesinar a un joven en Mérida, Yucatán. Hay cuatro detenidos

José Eduardo Ravelo, de 23 años, fue detenido el 21 de julio. Los agentes lo subieron a una patrulla, lo golpearon y abusaron sexualmente de él, según la acusación. Su madre presentó la denuncia.
/ Source: Telemundo

Cuatro policías municipales fueron detenidos este sábado tras ser acusados de violar, golpear y asesinar a José Eduardo Ravelo, un joven de 23 años, en Mérida, Yucatán, al sureste de México.

"Los policías municipales presuntos responsables de este crimen ya fueron capturados y aplicaremos la ley hasta las últimas consecuencias", afirmó el gobernador del estado, Mauricio Vila, en su cuenta oficial de Twitter. El funcionario dijo que la familia recibirá apoyo de la Comisión Estatal de Atención a Víctimas y la Fiscalía estatal, que ya se encuentra investigando el caso.

El joven, al que apodaban “el Güero”, murió después de haber sido detenido, golpeado y abusado sexualmente por policías municipales mientras caminaba por un parque ubicado en el centro histórico de la ciudad de Mérida porque les resultó “sospechoso”, según medios locales.

María Ravelo Echeverría, madre del joven originario de Veracruz, contó que su hijo había ido a la ciudad yucateca en busca de trabajo, motivado por la idea de que Mérida era la ciudad más segura del país, según detalló el medio PorEsto!

[Desde El Salvador exigen justicia para Victoria Salazar, muerta por sometimiento policial en México]

“Él era rebelde. Se quería comer al mundo de un solo bocado. Yo le dije que estaba bien que volara con sus propias alas, pero que tuviera cuidado”, relató la mujer al medio local Informe Fracto.

El 21 de julio, cuatro policías detuvieron a José Eduardo y lo subieron a una patrulla, donde lo golpearon y violaron. Luego lo trasladaron a la fiscalía donde, según lo relatado por la madre, volvieron a abusar de él y lo torturaron.

Mientras rendía su declaración, José Eduardo comenzó a sentirse mal, por lo que fue revisado y el médico constató que había sido abusado sexualmente y golpeado lo que le dejó un pulmón perforado y daño cerebral que requirió traslado a un hospital.

Una vez allí, los doctores dijeron que el joven era sospechoso de tener COVID-19, por lo que lo trasladaron al área de coronavirus donde finalmente murió el pasado 3 de agosto.

Un día después de lo sucedido, el joven narró a su madre lo que vivió, por lo que ella juntó dinero entre los vecinos de la localidad donde vive, Ciudad Isla, Veracruz, y llegó a Mérida el 24 de julio.

Tras la muerte de su hijo, la madre interpuso una denuncia en contra de los oficiales que golpearon y abusaron de su hijo; además de que pidió ayuda para poder trasladar los restos del joven a Veracruz, donde vive la familia.

El pasado 6 de agosto llevó el féretro con el cuerpo de su hijo a las puertas del Palacio de Gobierno para pedir castigo a los policías responsables de su muerte.

Este hecho conmocionó a la sociedad que ha reaccionado sumándose al grito de justicia de la madre en redes sociales.

De acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán, en 2020 fallecieron 10 personas mientras se encontraban bajo custodia policial, la cifra más alta registrada desde 2018.

Este caso se suma a otros de abuso policial en México como el de Ayotzinapa, Guerrero (septiembre del 2014), Tanhuato, Michoacán (mayo del 2015); Nochixtlán, Oaxaca (junio del 2016); y entre los más recientes la muerte de Giovanni López en Jalisco en 2020 y de Victoria Salazar, en Quintana Roo en marzo pasado.

Con información de Efe y Sin embargo