IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Orden de arresto por asesinato contra un policía de Texas que mató a tiros a un latino desarmado hace un año

Michael Ramos, de 42 años, falleció baleado cuando se encontraba en su auto y pese a que no suponía riesgo alguno. Pero la policía de Austin ha tardado casi un año en actuar contra el responsable del “turbador” incidente.
La madre de Michael Ramos.
Brenda Ramos, de 65 años, junto a un mural en honor a su hijo Michael Ramos, de 42 años, el 10 de marzo de 2021.Getty Images
/ Source: Telemundo

Michael Ramos, un hombre latino y negro de 42 años, murió baleado el pasado 24 de abril en el estacionamiento de un complejo de viviendas en el suroeste de Austin, Texas.

Casi un año después, las autoridades texanas emitieron este miércoles una orden de arresto contra el policía local Christopher Taylor, acusado de asesinato por la muerte a tiros de Ramos.

El Departamento de Policía de Austin hizo públicas imágenes del incidente, que muestran a sus agentes ordenando a Ramos que salga de su vehículo, alce las manos y se levante la camisa.

[La Cámara de Representantes aprueba reforma policial en honor a George Floyd]

Ramos cumple las órdenes y retrocede hacia la puerta de su auto, visiblemente angustiado. Se le ve gritar repetidamente, preguntar qué está pasando. Le dice a los agentes que no tiene un arma y les pide que no disparen.

Segundos después, el agente Mitchell Pieper dispara una bolsa llena de municiones de plomo, considerada "menos letal" por la policía que las balas. Ramos vuelve entonces a entrar  a su auto empieza a conducir.

Taylor dispara tres veces con un rifle contra el vehículo en movimiento y mata a Ramos.

El agente no fue detenido inmediatamente y ha estado de baja del Departamento de Policía de Austin desde el tiroteo. Tampoco se ha enfrentado a una audiencia disciplinaria.

Tras el incidente, el jefe de la policía, Brian Manley, dijo que los oficiales estaban investigando denuncias contra un grupo de personas en un vehículo, que incluía a un hombre armado que vendía drogas, cuando se encontraron con Ramos en un estacionamiento del complejo de apartamentos en el sureste de Austin. En el registro del auto no se encontró ningún arma.

Activistas de la comunidad negra e hispana reaccionaron al tiroteo con indignación y manifestaciones, y exigieron la dimisión de Manley. Los manifestantes de Austin invocaron el nombre de Ramos cuando salieron a la calle para protestar por la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis en mayo.

El alcalde de Austin, Steve Adler, calificó el tiroteo de "perturbador" tras ver un video captado por un transeúnte. Adler dijo que Ramos no parecía suponer una amenaza para la policía. En el momento del incidente, Taylor llevaba cinco años en el Departamento de Policía.

El pasado mes de agosto, el Concejo de Austin votó a favor de recortar el presupuesto del departamento en un tercio, lo que provocó una fuerte reacción del gobernador, Greg Abbott, y otros funcionarios republicanos del estado.

El mes pasado, Manley anunció su jubilación después de 30 años en el departamento.

Con información de AP y The Texas Tribune.