IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Muere el asesino en serie Rodney Alcalá, sospechoso de matar a 130 mujeres en la década de 1970

Atraía a sus víctimas ofreciéndoles hacerles fotos. Cumplía cadena perpetua por el asesinato de 4 mujeres y una niña de 12 años. "El mundo es un sitio mejor sin él", aseguró una de sus víctimas.

El asesino en serie hispano Rodney Alcalá, sospechoso de haber matado a más de 130 mujeres en Estados Unidos en la década de 1970, falleció el sábado por causas naturales a los 77 años en un hospital de California, informaron las autoridades penitenciarias estatales. 

Rodney, nacido en la ciudad texana de San Antonio y de padres mexicanos, cumplía cadena perpetua desde 1979 en la prisión de Corcoran tras ser condenado por el asesinato de cuatro mujeres y una niña de 12 años. En 2013 fue declarado culpable de la muerte de otras dos mujeres en Nueva York, por las que recibió una pena de 25 años.   

Era conocido como ‘Dating Game Killer’ o ‘Asesino del Juego de Citas’, porque en 1978 apareció en el programa The Dating Game como soltero de oro para encontrar pareja. Ganó, pero la mujer con la que debía salir declinó finalmente verse con él por considerarlo perturbante, según informó la prensa.

Aspecto del asesino en serie hispano Rodney Alcalá cuando fue detenido por la policía de Huntington Beach en 1979.AP

Por entonces ya había cumplido 34 meses de cárcel por abusar de Tali Shapiro cuando esta tenía 8 años. 

“El mundo es un sitio mejor sin él”, aseguró Shapiro a The New York Times tras conocer la noticia del fallecimiento de su agresor. 

[Muere a los 80 años el asesino en serie que más víctimas provocó en Estados Unidos. Dijo que mató a 93]

Fotógrafo de profesión, atraía a las mujeres proponiéndoles hacerles fotos. Con esta técnica, las autoridades desconocen a cuántas mujeres pudo agredir o matar, pero sospechan que puede acercarse a las 130.

De hecho, la policía publicó en 2010 decenas de fotografías encontradas en 1979 en un almacén que Alcalá tenía en Seattle, con el objetivo de identificar a las mujeres que aparecían en las imágenes y determinar si habían sido sus víctimas.

"Está donde tiene que estar, y estoy seguro de que está en el infierno", aseguró a The New York Times Jeff Sheaman, un investigador de la oficina del Sheriff del condado de Sweetwater en Wyoming. "Cuando lo entrevisté en 2016, era la persona más fría. Todo en ese tipo me da escalofríos", recordó. 

 Las autoridades de Wyoming acusaron ese año a Alcalá del asesinato de Christine Ruth Thornton, de 28 años y embarazada de 6 meses, que había desaparecido en 1978 y cuyo cuerpo fue encontrado en 1982.

Durante los interrogatorios con la policía, fingía estar dormido y trazaba su dedo índice a lo largo de las fotografías de las víctimas, intentando provocar a los investigadores.

Los fiscales estatales decidieron finalmente que Alcalá estaba demasiado enfermo para ser extraditado a Wyoming y enfrentarse a la acusación.

Rodney Alcalá durante una de sus comparecencias en una corte de Nueva York, en 2013.AP

[Este legendario asesino en serie aterrorizó California y luego desapareció. Hasta ahora]

Alcalá fue condenado a muerte por el asesinato de Robin Samsoe, de 12 años, quien fue secuestrada cuando iba en bicicleta a su clase de ballet en 1979 en la ciudad costera de Huntington Beach, situada al sureste de Los Ángeles.

Fue encontrado culpable por el mismo jurado de torturas, violar y asesinar a Jill Barcomb de 18 años en 1977, Georgia Wixted, de 27 años en 1978, Charlotte Lamb, de 32 años en 1978, y Jill Parenteau, de 21 años en 1979.

Hace 8 años fue condenado por violar y estrangular en 1971 a Cornelia Crilley y Ellen Hover, ambas de 23 años.

Con información de The New York Times, Efe y El País