IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"Mucha pólvora, mucho humo, echamos a correr", relata una sobreviviente del tiroteo en una popular iglesia de Houston

Dos agentes que no estaban de servicio abatieron a la atacante, una mujer de unos 30 años que entró al templo armada con un fusil y causó heridas a un menor, en estado crítico.

El tiroteo este domingo en la iglesia Lakewood de Houston (Texas), en el que un niño resultó herido crítico por los disparos de una mujer, sacudió uno de los centros de culto más concurridos del país.

La agresora, de unos 30 años de edad, entró al templo con un fusil y fue abatida tras abrir fuego, según informó Troy Finner, jefe policial de Houston. Dos agentes del orden que no estaban de servicio y que se encontraban en la iglesia al iniciarse el tiroteo, poco antes de las dos de la tarde (hora local), la neutralizaron a tiros, según Finner.

Una mujer se cubre la cara mientras espera con otras personas afuera de la Iglesia Lakewood, el domingo 11 de febrero de 2024, en Houston, después de un tiroteo durante un servicio religioso en español.
Una mujer se cubre la cara mientras espera con otras personas afuera de la Iglesia Lakewood, el domingo 11 de febrero de 2024, en Houston, después de un tiroteo durante un servicio religioso en español. Associated Press

Además del menor, un hombre de unos 50 años también resultó herido en la balacera, cuyos motivos aún se investigan. La iglesia de Lakewood suele ofrecer servicios multitudinarios, y sus pastores, Joel y Victoria Osteen, son muy populares entre la comunidad.

Maria Ortiz, una de las personas que estuvieron presentes durante el tiroteo, relató que se encontraba en la terraza de la iglesia como parte de un coro cuando oyó disparos. Explica que no supo qué hacer, se quedó paralizada y tomó el hecho como "una señal" de que tal vez era su último día de vida, según relató a la cadena de noticias NBC News. "Estoy preparada", comentó que se dijo a sí misma antes de verse envuelta en el caos de la evacuación.

Denise Davis, quien declaró que forma parte de un equipo médico de la iglesia que siempre está presente para casos de emergencias, relató que escuchó "múltiples disparos" provenientes de "diferentes tipos de armas".

“Mucha pólvora, mucho humo”, dijo, “así que echamos a correr”.

Davis afirmó que se le pidió que regresara para tratar al menos a dos personas.

Cherami Fisher declaró que había salido de un baño cuando estalló el tiroteo y vio al pastor Joel Osteen en el mismo pasillo que ella usó para salir del edificio. “Acababa de entrar en el baño, salí y oí el pun-pun”, dijo Fisher, que acababa de mudarse desde Los Ángeles.

[Buscan al sospechoso de disparar y matar a un oficial durante una parada de tránsito en Tennessee]

Joel Osteen declaró que estaba “con la mente nublada” después del hecho de violencia y que mantenía a los heridos en sus oraciones.

"No entendemos por qué ocurren todas estas cosas", afirmó en una rueda de prensa, "pero sabemos que Dios tiene el control".

En un comunicado posterior en la red social Facebook, Osteen instó a sus fieles a apoyarse en su fe para hacer frente a la angustia.

"Nuestra comunidad está devastada por los acontecimientos y agradecida por la rápida actuación de las fuerzas del orden", dijo, "juntos nos elevaremos por encima de esta tragedia y nos mantendremos firmes en nuestro compromiso de amarnos y apoyarnos los unos a los otros". 

[Acusan a una madre de Missouri de matar a su bebé tras meterla "en el horno en vez de en la cuna"]

Por su parte, el alcalde de Houston, John Whitmire, lamentó que el acto de violencia tuviera lugar mientras la gente se preparaba para practicar su fe y otros esperaban el inicio del Super Bowl.

El gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, dijo: "Nuestros corazones están con los afectados por el trágico tiroteo de hoy y con toda la comunidad de la iglesia Lakewood de Houston. Los lugares de culto son sagrados". Abbott agregó que había ofrecido "todo el apoyo y los recursos del estado de Texas" a Whitmire "para ayudar a esta comunidad y ayudar a traer justicia rápida al criminal que cometió este acto atroz".

A la iglesia asisten regularmente 45,000 personas cada semana, lo que la convierte en la tercera mayor de Estados Unidos, según el Hartford Institute for Religion Research. Los sermones televisados de Osteen llegan a unos 100 países.

Los pastores Victoria Osteen y Joel Osteen, de la iglesia Lakewood, de Houston, Texas.
Los pastores Victoria Osteen y Joel Osteen, de la iglesia Lakewood, de Houston, Texas. Getty Images

La iglesia ha crecido enormemente en los últimos 25 años, desde que Osteen tomó las riendas tras la muerte de su padre en 1999, e introdujo un estilo optimista de evangelismo cristiano por televisión que ha captado millones de seguidores. Osteen fundó la iglesia en un almacén de piensos reconvertido en 1959.