IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los miembros de la MS-13 utilizan edificios y lotes abandonados para cometer fechorías y matarse entre ellos mismos

La policía de Los Ángeles acusa a dos pandilleros de una célula de la Mara Salvatrucha de matar a golpes en edificios abandonados a tres de sus miembros, a los que acusaron de ser informantes de la policía, para luego abandonar sus cuerpos en diferentes lugares de la ciudad.

Los edificios abandonados y lotes baldíos, ubicados en el corazón de Los Ángeles, California, se han convertido en el lugar predilecto de la MS-13 o Mara Salvatrucha, la pandilla delictiva predominante.  

De acuerdo con las autoridades, los pandilleros aprovechan el desamparo en el que se encuentran esos predios para vender y consumir drogas, almacenar armas, inducir a mujeres a la prostitución y, también, cometer asesinatos entre sus mismos miembros.

Según el Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD, en inglés), la célula de la MS-13 que opera en esas zonas, llamada Coronado Lil’ Cyco, cometió al menos tres homicidios entre 2017 y 2018 para luego trasladar los cuerpos a otros lugares donde fueron arrojados.

[Reubican a más de 800 peligrosos pandilleros que están presos en El Salvador]

Las autoridades creen que existe una cuarta víctima que al parecer fue sometida en el interior de uno de los edificios abandonados para luego ser apuñalada y abandonada en una zona boscosa, según reporta el diario Los Angeles Times.

Foto de archivo de un operativo a miembros de la pandilla conocida como MS-13 en el condado Los Angeles. Getty Images

Uno de los sospechosos, según las declaraciones de los detectives durante una audiencia realizada el mes pasado, en el caso de dos presuntos pandilleros acusados de asesinato, es Francisco Madrid, detenido en 2019, de quien se cree participó en las muertes de tres personas cuyos cuerpos fueron hallados en tres lugares diferentes: el Bosque Nacional Angeles, Elysian Park y South Los Ángeles.   

En las conversaciones grabadas donde participa Madrid con un informante con el que compartía celda, detalló la forma como él y otros pandilleros le quitaron la vida a Raylynn Josephine Deanne Hernández, una mujer de 21 años que ellos creían los había traicionado con la pandilla rival 18th Street.

[La inmigración no aumenta el crimen en Estados Unidos, como falsamente señala el Gobierno de Texas para justificar un muro fronterizo]

En las grabaciones, Madrid se refirió a Hernández como “una rata” y explicó que la mataron a golpes con un bate en uno de los destroyers, como les llaman a estos inmuebles abandonados que se encuentran en los vecindarios de Los Angeles que la MS-13 considera su territorio, como Westlake, Pico-Union y partes de Koreatown y East Hollywood.

Según los documentos judiciales, Madrid y otros cómplices envolvieron el cuerpo de Hernández en una alfombra para poder sacarla del recinto. La mujer fue hallada horas después por un conductor en la víspera de navidad de 2017, cuando divisó sangre que creía en un principio podría ser de un animal muerto.

Según el reporte del médico legista, la víctima fue apuñalada, presentaba golpes en la cabeza y señales de estrangulamiento.

[La inmigración no aumenta el crimen en Estados Unidos, como falsamente señala el Gobierno de Texas para justificar un muro fronterizo]

Tanto Madrid como el otro acusado, identificado como Kevin Mejía, a quien también se le imputan grabaciones donde señala su participación en el crimen, se han declarado no culpables de tres cargos de homicidio.    

Las otras dos víctimas son Miguel Sánchez y Christopher Bernal. Ambos eran miembros de la misma pandilla a la que pertenecían Madrid y Mejía. Según los detectives, a Sánchez lo acusaron ellos mismos de ser un informante de la policía y por eso lo mataron y colocaron su cuerpo dentro de su vehículo al que abandonaron en South Los Angeles.  

 Bernal corrió con la misma suerte días después. Lo acusaron de “peseta” o informante y tras quitarle la vida en uno de los destroyers, abandonaron sus restos en Elysian Park, cerca a la academia de entrenamiento de LAPD.     

El cuerpo de Bernal fue hallado el 22 de febrero y el de Sánchez el 1 de marzo de 2018. El edificio abandonado donde presuntamente se realizaron los crímenes es ahora un lote baldío donde levantarán un complejo de apartamentos de seis pisos y 53 unidades con una terraza en la azotea.

Con información de Los Angeles Times