IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La tasa de homicidios con arma de fuego alcanza su récord en 25 años en EE.UU.

Los más afectados son los jóvenes, los hombres y las personas de raza negra, indica un reporte de los CDC, que también destaca la alta tasa de suicidios con armas.

La tasa de homicidios con armas de fuego en 2020 fue la más alta registrada en Estados Unidos en el último cuarto de siglo, según un informe difundido este martes por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).  

De 2019 a 2020 aumentó alrededor del 35%, el máximo registrado desde 1994, en tanto que también se mantuvo alta la tasa de suicidio. Estas cifras varían fuertemente dependiendo de la raza, la edad y el género, según los CDC.

“Los jóvenes, los hombres y las personas de raza negra tienen las tasas más altas de homicidios con armas de fuego y tuvieron los aumentos más significativos de casos en 2020”, detalla el reporte. 

[Estos son los códigos que podrían estar usando sus hijos para hablar de sexo, drogas y suicidio]

Entre las personas negras, los asesinatos con armas aumentaron un 39% ese año. La tasa entre hombres y niños negros jóvenes, de 10 a 24 años, fue más de 21 veces más alta que de aquellos en la misma franja de edad de raza blanca. 

Charron Powell posa con una foto de su hijo, LeGend Talieferro, quien murió a los 4 años, en junio de 2020, cuando le dispararon mientras dormía en su casa e Missouri.
Charron Powell posa con una foto de su hijo, LeGend Talieferro, quien murió a los 4 años, en junio de 2020, cuando le dispararon mientras dormía en su casa e Missouri.Charlie Riedel / AP

Entre los indígenas estadounidenses y los nativos de Alaska, se incrementaron un 42% los suicidios. 

Los especialistas indican que múltiples factores asociados a la pandemia pueden haber incidido en esta situación, que calificaron como “un problema de salud pública significativo”. Mencionan el estrés, el aislamiento y problemas económicos (como la pérdida del empleo y la dificultad para cubrir gastos diarios) como factores que pudieron agravar tendencias que ya existían anteriormente.

En 2019, se registraron casi 14,400 homicidios con armas. Un año después, la cifra fue de 19,350. “Eso es casi 5,000 vidas más perdidas”, dijo Thomas Simon, director asociado de ciencia de la división de prevención de la violencia de los CDC en una conferencia de prensa telefónica.

Simon dijo que los homicidios con armas de fuego aumentaron en todos los grupos de edad y género, y en todo el país, tanto en áreas urbanas como rurales. El factor económico tuvo un peso clave. En 2020, los condados con el nivel de pobreza más alto tenían tasas de homicidios con armas de fuego 4.5 veces más altas que aquellos con mayores ingresos. Las tasas de suicidios también fueron 1.3 veces más elevadas.

 

El reporte indica que para detener la violencia con armas de fuego es necesario “un abordaje preventivo que se enfoque en reducir las inequidades”. En 2020, el 79% de todos los homicidios y el 53% de todos los suicidios involucraron armas de fuego.

Los llamados trabajadores de extensión, o interruptores de violencia, han mostrado resultados prometedores, ya que pueden identificar y mediar en conflictos potencialmente letales en la comunidad, dijo la doctora Debra Houry, subdirectora principal interina de los CDC. 

Houry también se refirió a los programas de prevención de la violencia en los hospitales, que ayudan a los jóvenes después de que ingresan con heridas de bala u otras lesiones relacionadas con agresiones. “Las muertes por armas de fuego son prevenibles, no inevitables”, dijo la especialista, según NBC News. “Y todos tienen un papel que desempeñar en la prevención”,  remarcó. 


Si usted o alguien que conoce puede estar en riesgo, llame a la línea de prevención de suicidios 1-888-628-9454, que ofrece apoyo gratuito, en español y confidencial las 24 horas del día, los siete días de la semana