IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La policía rastrea las búsquedas en Google para encontrar sospechosos. Ahora esta táctica se enfrenta a un lío legal

Defensores de la privacidad siguen de cerca el caso de un joven de 17 años acusado de provocar un incendio luego de que su computador fuera relacionado con la búsqueda de la dirección donde ocurrió el incidente.

Por Jon Schuppe - NBC News

Un adolescente acusado de provocar un incendio en Denver, Colorado, en el que murieron cinco miembros de una familia de inmigrantes de Senegal se ha convertido en la primera persona que desafía el uso policial de los historiales de búsqueda de Google para encontrar a alguien que podría haber cometido un delito, según sus abogados.  

La impugnación de esta herramienta de vigilancia, conocida como búsqueda inversa de palabras clave, está siendo vigilada de cerca por los defensores de la privacidad y también por quienes defienden el derecho al aborto, a quienes les preocupa que pronto pueda utilizarse para investigar a las mujeres que buscan información sobre la obtención de este servicio en estados en los que el procedimiento es ahora ilegal.

En los documentos presentados el jueves en el Tribunal de Distrito de Denver, los abogados del joven de 17 años argumentan que la policía violó la Constitución cuando consiguió que un juez ordenara a Google revisar su vasta base de datos de búsquedas en Internet en para encontrar usuarios que hubieran tecleado la dirección de una casa antes de que se incendiara el 5 de agosto de 2020. Tres adultos y dos niños murieron en el incidente.

Una persona realiza una búsqueda en su computador.
Una persona realiza una búsqueda en su computador.Getty Images

Esa búsqueda en los registros de Google ayudó a los investigadores a dar con el adolescente y dos amigos, que finalmente fueron acusados del incendio mortal, según los registros policiales. Todos eran menores de edad en el momento de su detención. Dos de ellos, incluido el de 17 años, están siendo juzgados como adultos; ambos se declararon inocentes. El acusado en el tribunal de menores aún no ha declarado.

Los abogados del joven de 17 años afirman que la búsqueda, y todas las pruebas que se derivaron de ella, deberían desestimarse porque equivalía a una expedición a ciegas a través de miles de millones de consultas de los usuarios de Google, basada en la corazonada de que el asesino escribió la dirección en el buscador. Eso, según argumentaron los abogados, violaba la Cuarta Enmienda, que protege contra las búsquedas irrazonables.

[¿Pueden los fiscales usar la información digital personal en los estados donde está prohibido el aborto?[

“La gente tiene un interés de privacidad en su historial de búsqueda en internet, que es realmente un archivo de su expresión personal”, dijo Michael Price, que es el principal litigante del Centro de la Cuarta Enmienda de la Asociación Nacional de Abogados de Defensa Penal y uno de los abogados del joven de 17 años.

“Los motores de búsqueda como Google son una puerta de entrada a un vasto tesoro de información en línea y la forma en que la mayoría de la gente encuentra lo que busca. Cada una de esas consultas revela algo profundamente privado sobre una persona, cosas que podría no compartir con amigos, familiares o el clero”.

Las búsquedas por palabras clave se han hecho cada vez más comunes en los últimos años, ya que la policía las ha utilizado para encontrar a sospechosos de diversos delitos, como una serie de atentados en Texas, abusos sexuales en Wisconsin y fraudes en Minnesota. Se diferencian de las órdenes de registro tradicionales en que la policía las solicita sin conocer el nombre de un sospechoso; en su lugar, busca información que pueda conducirle a él.

[Google pagará $118 millones a un grupo de trabajadoras que denunciaron discriminación de género]

Google no publica datos sobre el número de solicitudes de búsqueda de palabras clave que recibe, y no respondió a una petición para proporcionar esa información. Google tampoco se pronunció.

Ahora que la Corte Suprema ha anulado el caso Roe v. Wade, los defensores de la privacidad y los grupos de defensa de los derechos de la mujer temen que las búsquedas por palabras clave puedan extenderse a las investigaciones sobre abortos ilegales en los estados que los han prohibido.  

“Los agentes de policía van a tratar de investigar a las personas que creen que están violando esas leyes. Una forma de averiguarlo es pedir a Google que entregue información sobre todas las personas que hayan buscado un Planned Parenthood en un lugar determinado”, aseguró Jennifer Lynch, directora de litigios de vigilancia de la Electronic Frontier Foundation, un grupo de derechos civiles sin ánimo de lucro que tiene previsto presentar un escrito de apoyo a la impugnación de la orden de búsqueda por palabras clave.

“Si a Google se le permite o se le exige que entregue información en este caso de Colorado, no hay nada que impida a una corte de un estado que haya prohibido el aborto exigir también a la compañía que brinde información sobre ese tipo de búsqueda por palabra clave”.

Los defensores del derecho al aborto también están preocupados por las órdenes de geolocalización, en las que la policía pide a Google que le proporcione información sobre los dispositivos que estaban cerca de la escena de un crimen para encontrar a un sospechoso. Esa herramienta fue declarada inconstitucional por un juez de Virginia el año pasado, pero ese fallo no frena a la policía en otras partes del país.

La policía de Denver, con la ayuda de la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, recurrió a la búsqueda por palabras clave varias semanas después del incendio, cuando aún no había identificado a las personas que fueron captadas en un vídeo de seguridad con máscaras justo antes de que se produjera el fuego.

[Suspenden a un ingeniero de Google por afirmar que la inteligencia artificial que ayudó a crear siente emociones]

La orden de búsqueda de palabras clave, emitida en noviembre de 2020, llevó a Google a rastrear a cualquier persona que consultara la dirección de la casa que ardió en los 15 días anteriores al incendio. Google entregó información sobre 61 consultas, según los archivos judiciales, junto con la dirección IP, un número único para cada ordenador en internet. Los investigadores se centraron en un grupo y pidieron a Google que proporcionara información detallada sobre los usuarios. Una de ellas estaba vinculada al joven de 17 años. 

A partir de ahí, los investigadores examinaron otras actividades en línea del adolescente, como Snapchat, Facebook, Instagram y mensajes de texto.  

La investigación reveló que el incendio fue provocado en un intento erróneo de venganza contra alguien que había robado uno de los teléfonos del coacusado, según declaró un detective de Denver el año pasado. Después del incendio, el coacusado se dio cuenta de que las personas asesinadas no eran las que él pensaba que habían robado el teléfono, afirmó el detective.

Si no fuera por la orden de registro de palabras clave, los investigadores nunca habrían sospechado del joven de 17 años ni de sus amigos, escribieron sus abogados en la moción presentada el jueves. 

“El punto de partida fue una búsqueda de miles de millones de usuarios de Google, y todo ello sin una pizca de evidencia para buscar a ninguno de ellos”, escribieron los abogados.

También calificaron la búsqueda como una violación de la privacidad no sólo del acusado de 17 años, sino de todas las personas que escribieron la dirección de la casa en Google durante el período de 15 días.

El Departamento de Policía de Denver declinó hacer comentarios. También lo hizo la oficina del fiscal del distrito de Denver, que está llevando el caso.

Price afirmó que permitir que el Gobierno examine el caudal de búsquedas de Google es similar a permitirle el acceso a los “pensamientos, preocupaciones, preguntas y temores” de los usuarios.

“‘Psiquiatras en Denver’. ‘Proveedores de abortos cerca de mí’. 'Dios existe”. Todos los días, la gente plantea esas preguntas a Google en busca de información”, agregó Price