IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La pandemia disparó la venta de armas de fuego en Estados Unidos. Y todavía sigue en aumento

Una quinta parte de las compras se hace por personas que se estrenan como propietarios, según datos preliminares de un estudio publicados por el periódico The New York Times. La mitad de estos son mujeres y una quinta parte son hispanos.
/ Source: Telemundo

La venta de armas en Estados Unidos, que se disparó el pasado año a raíz de la pandemia del coronavirus, sigue creciendo. Y una quinta parte de las compras se hace por personas que se estrenan como propietarios, según datos preliminares de un estudio publicados este domingo por el periódico The New York Times.

Las cifras, recopiladas por la Northeastern University y un centro de investigación de Harvard, señalan que cada vez hay más armas en circulación, pero también más y más personas armadas.

El estudio, que aún no ha sido publicado, muestra además que la mitad de esos nuevos propietarios de armas son mujeres, una quinta parte negros y otra quinta parte hispanos, lo que apunta a una diversificación del perfil más habitual del comprador de armas, que es el hombre blanco.

"Hubo un aumento en las compras como nunca habíamos visto", dijo al medio citado Garen J. Wintemute, investigador de armas de la Universidad de California, Davis. "Normalmente se ralentiza. Pero esto no cesó", agregó.

El escaparate de una tienda de armas, en un centro comercial en Oceanside, California, el 12 de abril de 2021.  REUTERS/Bing Guan

Los datos proceden de una encuesta entre 19,000 personas llevada a cabo en abril y apuntan a que alrededor de un 6.5 % de la población estadounidense -unos 17 millones de personas- adquirió armas el año pasado, por encima del 5.3 % de 2019.

[Biden anuncia órdenes ejecutivas para prevenir la violencia con armas, tras varios tiroteos recientes]

En conjunto, se calcula que un 39% de los hogares del país tiene al menos un arma, por encima del 32% de 2016, según un sondeo de opinión pública realizado por un centro de investigación de la Universidad de Chicago.

Las ventas se dispararon el pasado año coincidiendo con el inicio de la pandemia de COVID-19, lo que hizo que en marzo de 2020 el número de verificaciones de antecedentes federales -una indicación aproximada del número de ventas de armas- alcanzaron un millón en una semana por primera vez desde que se comenzaron a recopilar datos en 1998.

[Por qué las acciones de Biden para prevenir la violencia con armas no son suficientes, según los expertos]

Ese récord se volvió a superar esta primavera, con una semana en la que se superaron las 1.2 millones de verificaciones, según datos del FBI. De las 10 semanas con más verificaciones de antecedentes, seis se han dado en lo que va de 2021 y otras tres tuvieron lugar en 2020.

Las ventas de armas llevan años al alza en Estados Unidos, habitualmente con fuertes subidas en años de elecciones o tras crímenes notorios, pero los últimos datos apuntan a un ritmo sin precedentes en la actualidad.

Desde el inicio de la pandemia, además, los tiroteos han aumentado de forma muy importante en muchas ciudades del país, tras años de reducciones. Tan solo la madrugada de este domingo murieron dos personas y más de 20 resultaron heridas tras un tiroteo en un salón de fiestas al noroeste de Miami, Florida.

El mes pasado, el presidente, Joe Biden, instó a la oposición republicana a que se una a los demócratas para restringir el acceso a las armas.

El mandatario sostuvo que el problema de las armas, que definió como un "una epidemia y una vergüenza internacional", no debería ser un asunto partidista y defendió prohibir los rifles de asalto y los cargadores de alta capacidad, armas y dispositivos habituales en los tiroteos masivos.

Con información de The New York Times y Efe.