IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La madre del autor del tiroteo mortal en Indianapolis avisó al FBI hace meses de que podría cometer actos violentos

Brandon Scott Hole, de 19 años, era empleado de FedEx en Indianapolis, donde este jueves tiroteó a 8 personas y se quitó la vida. El FBI lo había entrevistado en 2020 tras la denuncia de que podía intentar suicidarse buscando que un policía le disparara.
/ Source: Telemundo

El autor del fatal tiroteo masivo que dejó ocho fallecidos y cuatro heridos este jueves por la noche en una instalación de FedEx en Indianapolis fue empleado de la compañía hasta 2020 y había sido entrevistado previamente por el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés), dijeron las autoridades.

El agresor fue identificado como Brandon Scott Hole, de 19 años, dijo el subjefe de policía Craig McCartt en conferencia de prensa. Hole trabajó para FedEx hasta 2020, señaló McCartt, pero agregó que se desconoce aún por qué dejó de trabajar para la compañía o si tenía vínculos con empleados de la instalación atacada.

["La violencia con armas en este país es una epidemia": Biden busca frenar la proliferación de armas de fuego]

Los investigadores registraron una casa en Indianapolis asociada con Hole y decomisaron pruebas, entre ellas computadoras, dijo McCartt.

Los agentes remueven un cuerpo de la escena del fatal tiroteo en una instalación de FedEx en Indianapolis este viernes 16 de abril de 2021. AP

Paul Keenan, el agente especial a cargo de la oficina de campo del FBI en Indianapolis, dijo el viernes que los agentes interrogaron a Hole el año pasado después de que su madre llamó a la policía para decir que su hijo podía intentar suicidarse buscando que un policía le disparara, un acto que se describe en inglés con la frase 'suicide by cop'.

El agente dijo que el FBI se involucró en la investigación después de que se encontraron artículos en el dormitorio des sospechoso, pero no dio más detalles de qué se trataba. También dijo no consideran a Hole como partidario de ninguna ideología que lo haya motivado a un crimen racial.

El viernes por la noche, la policía dio a conocer los nombres de las víctimas, de edades entre los 19 y los 68 años de edad. Se trata de Matthew R. Alexander, de 32 años; Samaria Blackwell, de 19; Amarjeet Johal, de 66; Jaswinder Kaur, de 64; Jaswinder Singh, de 68; Amarjit Sekhon, de 48; Karli Smith, de 19; y John Weisert, de 74.

Además de los ocho fallecidos, al menos cuatro personas  recibieron balazos y fueron llevadas a un hospital. Una de ellas se encuentra en estado crítico. 

La policía dijo que Hole llegó la instalación de FedEx, ubicada cerca del aeropuerto de la ciudad, salió de su auto y muy rápidamente comenzó a disparar afuera del edificio. No hubo confrontación con nadie antes de los disparos. Los primeros agentes llegaron a la escena alrededor de las 11:00 pm.

Brandon Scott Hole se suicidó tras abrir fuego y matar a ocho personas en Indianapolis. Departamento de la Policía Metropolitana de Indianapolis

Cuando las autoridades llegaron al lugar, el sospechoso ya se había quitado la vida. Cuatro personas fueron baleadas afuera del edificio y las otras cuatro, dentro. El tiroteo duró solo unos minutos, precisó McCartt. 

El jefe de policía de Indianapolis, Randal Taylor, señaló que un número "significativo" de empleados en la instalación atacada de FedEx son miembros de la comunidad religiosa sij, y la Coalición Sij emitió posteriormente un comunicado diciendo que estaba "profundamente entristecida al saber" que miembros de la comunidad estaban entre los heridos y fallecidos.

La coalición, que se autoidentifica como la organización de derechos civiles sij más grande de Estados Unidos, dijo en el comunicado que esperaba que las autoridades "llevaran a cabo una investigación completa, incluida la posibilidad de sesgo como motivo".

"Vi a un hombre salir con un rifle en la mano"

Levi Miller, un testigo de la balacera, dijo en el programa Today de NBC que él estaba trabajando cuando se produjo el tiroteo. "Vi a un hombre salir con un rifle en la mano, y comenzó a disparar y a gritar cosas que no pude entender", dijo Levi Miller.

"Lo que terminé haciendo fue agacharme para asegurarme de que no me viera porque pensé que me vería y me dispararía".

 

 

La agonizante espera de las familias de los trabajadores afectados se vio agravada por el hecho de que a la mayoría de los empleados no se les permite llevar teléfonos celulares dentro del edificio de FedEx, lo que dificulta el contacto con ellos.

"Cuando ves notificaciones en tu teléfono, pero no recibes un mensaje de texto de tu hijo y no recibes información y aún no sabes dónde están ... ¿qué se supone que debes hacer?", dijo Mindy Carson dijo la madrugada del viernes a la agencia noticiosa The Associated Press.

Carson dijo más tarde que había tenido noticias de su hija Jessica, quien trabaja en las instalaciones, y está bien.

FedEx dijo en un comunicado que el acceso a teléfonos celulares está limitado en áreas como la de clasificación de paquetes para "respaldar los protocolos de seguridad y minimizar las distracciones potenciales".

"Estamos al tanto del trágico tiroteo en nuestras instalaciones de FedEx Ground cerca del aeropuerto de Indianápolis", dijo la compañía en un comunicado nocturno. "Estamos en profundo shock y muy tristes por la pérdida de miembros de nuestro equipo".

"La violencia armada es una epidemia"

El presidente, Joe Biden, lamentó los hechos este viernes y ordenó bajar la bandera de los edificios públicos y del Gobierno a media asta, a tan solo dos semanas de haberlo hecho.

“Una vez más las familias tuvieron que esperar para saber la suerte de sus seres queridos. Qué cruel espera y destino que se ha convertido en algo demasiado normal y ocurre cada día en algún lugar de nuestra nación”, dijo en un comunicado.

La violencia armada es una epidemia en Estados Unidos. Pero no debemos aceptarla. Debemos actuar”, agregó.

Biden dijo esto tan solo unos días después de que anunciara una serie de medidas para frenar la violencia con armas

La vicepresidenta, Kamala Harris, también lamentó lo sucedido este viernes en conferencia de prensa y aseguró: "Una vez más tenemos familias en nuestro país que están de luto por la pérdida de sus familiares" por la violencia con armas de fuego.

"No hay duda de que esta violencia debe terminar y estamos pensando en las familias que perdieron a sus seres queridos", aseguró y señaló que el presidente hablará más tarde sobre el caso.

El alcalde de Indianapolis, Joe Hogsett, ofreció sus oraciones a través de su cuenta de Twitter a "las familias de aquellos cuyas vidas se vieron truncadas" y agradeció a los "primeros intervinientes de la ciudad por su incansable trabajo durante la noche."

Por su parte, el congresista demócrata de Indiana André Carson, cuyo distrito incluye Indianapolis, señaló en la misma red social: "Estoy desconsolado por el tiroteo masivo en las instalaciones de FedEx aquí en Indianapolis y rezando por todos los afectados por esta tragedia". 

 

Se trata del tercer tiroteo en la ciudad en lo que va del año, aseguró el alcalde durante la rueda de prensa de este viernes. Cinco personas, entre ellas una mujer embarazada, murieron por disparos en enero, y un hombre fue acusado de matar a tres adultos y un niño antes de secuestrar a su hija durante una discusión en una casa en marzo.

Este es el más reciente de una serie de tiroteos graves registrados en el país en las últimas semanas. El mes pasado, ocho personas fueron asesinadas en locales de masajes en la zona metropolitana de Atlanta, otras 10 murieron en una balacera en un supermercado en Boulder, Colorado, y otras cinco en un tiroteo en Carolina del Sur.

Con información de NBC News y AP.