IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un joven latino desapareció hace 13 años en una fiesta en Arizona. Sus hermanas tienen ahora una esperanza para hallarlo

"Si tu hermano vuelve a casa, dale las gracias. Puede que me haya salvado la vida”, le dijo un amigo de Adam Castillo a su hermana tras la fiesta en la que desapareció. Pero ¿qué ocurrió?

Por Andrea Cavallier — NBC News

En el punto álgido de la pandemia de COVID-19, dos hermanas de Arizona empezaron a preguntarse qué más podían hacer para ayudar a encontrar a su hermano, Adam Castillo, desaparecido desde 2008 tras regresar de una fiesta en Arizona.

Aunque ellas no eran usuarias frecuentes de redes sociales, Adriana Castillo y Cassandra León dijeron al programa Dateline que sabían que esa era la forma de difundir la desaparición de Adam Castillo.

Y también la forma, según esperaban, de obtener al fin respuestas.

Un vídeo en la cuenta de TikTok de Sarah Turney fue el primero que Ariana Castillo vio cuando abrió esa aplicación por primera vez.

Turney, nativa de Phoenix, Arizona, comenzó a utilizar esa red social para reclamar justicia para su hermana, Alissa, que desapareció en 2001. Sus vídeos centrados en el caso se hicieron virales y en 2001 su padrastro, Michael Turney, fue acusado del asesinato de Alissa.


Adam Castillo trabajaba en una gasolinera y había terminado con su novia cuando desapareció.Captura vía NBC News

“Me inspiró todo lo que estaba haciendo para conseguir justicia para su hermana”, dijo Adriana Castilla, “sabía que tenía que hacer lo mismo por Adán”.

Las dos hermanas crearon la cuenta de TikTok @JusticeforAdamCastillo y rezaron para que alguien les diera respuestas. Desde entonces, su historia se ha compartido en el podcast The Vanished y el podcast Voices for Justice, que Sarah Turney había creado para contar la historia de su hermana, junto con las historias de otras personas que han desaparecido.

Estamos haciendo todo lo posible para que su historia se conozca“, dijo Cassandra León, “necesitamos que se cuente su historia. Y necesitamos que alguien nos dé información. Alguien ahí fuera sabe lo que pasó esa noche”.

“Estamos haciendo todo lo posible para que su historia se conozca“

Esa noche comenzó hace 13 años, el 14 de septiembre de 2008. Adam Castillo, que entonces tenía 21 años, vivía en su casa de Willcox, Arizona, con sus padres y dos de sus hermanas menores. Sus dos hermanos eran mayores y se habían mudado. Su hermana Cassandra León vivía en California.

Adriana Castillo explicó que los hermanos estaban muy unidos y que la familia pasaba mucho tiempo juntos.

“Él era un gran patinador y así fue como me aficioné”, contó, “también era la única persona a la que podía acudir si tenía un problema o no estaba contenta. Él era ese buen hermano que me decía que era mejor y más fuerte que cualquier problema que tuviera“.

Aquel otoño, Adam Castillo era el que estaba pasando por una mala racha, dicen sus hermanas. Trabajaba en una gasolinera, poniendo combustible para camiones. y él y su novia habían roto recientemente cuando ella se fue a la universidad.

Cassandra León, que ya se había mudado a California, dijo que estaba intentando convencerle de que se fuera allí con ella para empezar de nuevo.

“Pensé que sería bueno para él”, dijo, “la última vez que hablé con él, se lo estaba pensando seriamente. Ojalá hubiera podido traerlo aquí antes de todo... antes de que desapareciera. Pero luego simplemente desapareció”.

Según el archivo del caso de la Oficina del Sheriff del condado de Cochise, Adam Castillo fue visto por última vez alrededor de las dos de la madrugada del domingo 14 de septiembre de 2008, en las afueras de Willcox, cerca de Kansas Settlement, en una fiesta en el desierto cerca de la carretera Blue Sky, conocida localmente como “el bucle”.

Esa noche hubo unas 25 personas en la fiesta y todos llegaron a casa excepto Adam.

Sus hermanas Adriana y Eden Castillo habían planeado ir a esa misma fiesta. Le invitaron para que saliera de casa y se animara.

[La policía considera “extraña” la desaparición de una joven que cruzaba el país con su prometido en camioneta]

Pero mientras Adam Castillo y sus hermanas esperaban a un conductor en la casa de su familia en Willcox, él se puso inquieto y decidió que realmente no quería ir. Los hermanos estuvieron jugando videojuegos hasta que aparecieron los amigos del joven y le convencieron para que fuera. Sus hermanas dicen que todo fue tan rápido que él olvidó su billetera y su teléfono.

No hubo espacio en el auto para las hermanas y su transporte nunca apareció, así que se quedaron en casa. Horas más tarde se dieron cuenta de que su hermano había olvidado sus cosas. Entonces Adriana Castillo llamó a Levi, el amigo que había recogido a su hermano para ir a la fiesta. Levi le dijo que él y otro amigo tenían que volver a casa, pero que habían dejado a Adam en la fiesta.

Informes contradictorios

“Era un niño de mamá”, dijo Adriana Castillo riendo: “Él nunca quería que ella se preocupara. Siempre llamaba y decía si se iba de un sitio a otro y a qué hora llegaría a casa. Esta vez no fue así”.

El domingo por la mañana, la mujer dijo que estaba fuera cuando un camión se acercó a su casa. Uno de los hombres que iba en él era el amigo de su hermano, Gary.

“Al principio pensé, ‘Oh, bien, Adam está en casa’”, dijo, “pero entonces vi a Gary. Tenía la cara quemada desde la barbilla hasta la nariz. De nuevo, me sentí mal. Algo había pasado”.

La primera pregunta de Gary a Adriana Castillo fue: “¿Dónde está tu hermano?“.

“Estaba aturdida”, dijo ella, “sólo recuerdo que repetía: ‘No, está contigo. Mi hermano está contigo. Qué quieres decir’”.

Ella dijo que fue entonces cuando Gary se detuvo y la miró de manera extraña.

“Me dijo: ‘Bueno, si tu hermano vuelve a casa, dale las gracias. Puede que me haya salvado la vida", recuerda Adriana, “en ese momento, perdí la cabeza. A mi hermano le pasó algo. Entré y se lo dije a mis padres. Teníamos que encontrarlo”.

Adriana Castillo dijo que sus padres fueron al lugar de la fiesta y encontraron restos de una hoguera con latas de cerveza desperdigadas. Pero no había rastros del joven ni de algún acto criminal.

[Estudiantes en Chicago se arrodillan y abuchean una canción en español durante el baile colegial]

Más tarde se enterarían, por los asistentes de la fiesta, que las quemaduras en la cara de Gary eran consecuencia de la hoguera. Pero hay informes contradictorios que se dieron a los investigadores en ese momento, y que se detallan en el expediente del caso de Adam Castillo, sobre si se cayó o lo empujaron.

A las pocas horas de su desaparición, empezaron a surgir rumores sobre lo que podría haberle ocurrido.

Según los informes del expediente del caso, hay algunos asistentes de la fiesta que dicen que se le vio salir de allí con una chica en un auto Honda. Otros dicen que fue asesinado en una disputa por drogas. Historias más inquietantes, según el expediente del caso, detallan un escenario en el que su amigo Gary fue empujado a la hoguera porque debía dinero a alguien de la fiesta. Y cuando Adam Castillo supuestamente lo sacó, salvando su vida, fue asesinado por sus acciones.

Las historias continuarían durante años, pero su familia se centró en encontrar a Adam, tanto si estaba vivo como si estaba muerto. Presentaron una denuncia por desaparición ante el Departamento del Sheriff del condado de Cochise el lunes siguiente a su desaparición.

[Encuentran con vida a un soldado latino que había sido declarado como desaparecido en la base de Fort Bliss]

La portavoz del departamento del sheriff del condado de Cochise, Carol Capas, dijo que las fuerzas del orden llevaron a cabo extensas búsquedas en el lugar donde se celebró la fiesta, pero no había rastro del joven. Entrevistaron a todos los asistentes y recibieron múltiples informes contradictorios, que se detallan en el expediente del caso de 78 páginas.

A lo largo de la investigación, ha habido tres hombres, nombrados en el expediente del caso, que son considerados por la Oficina del Sheriff como “pistas de investigación” y que fueron entrevistados previamente, pero no se han realizado detenciones y Capas dijo que no se podían dar detalles de los posibles sospechosos debido a la investigación abierta.

La familia cree que los hombres están implicados en la desaparición del joven, o al menos saben lo que ocurrió.

Más de una década de búsqueda

Durante más de una década los padres de Adam Castillo e han negado a abandonar su búsqueda. Armada con carteles sobre la desaparición, la madre de Adam los ha repartido a todas las personas que ha podido en su pequeña ciudad de Willcox.

“Tuvimos que reprimirla un poco porque le estaba afectando”, dijo Cassandra León, “hay gente en ese pueblo que sabe lo que le pasó a Adam. Pero están demasiado asustados para dar la cara”.

En 2020, su madre se sometió a una operación a corazón abierto y finalmente tuvo que frenar su búsqueda de respuestas. Sus hijas, entonces, decidieron intervenir.

“Simplemente sabíamos que teníamos que hacer algo”, dijo Ariana Castillo, “tal vez alguien en TikTok vea su historia y quiera ayudar. Tal vez tengan ese dato que necesitamos”.

Múltiples investigadores se han involucrado en el caso del joven y, cada vez que creen que están cerca de una respuesta, la familia se hace ilusiones.

“Cada vez, nuestra madre rezaba para que fuera el momento de encontrar a Adam”, dijo Cassandra León, “ella decía: ‘tráeme a Adam a casa’”.

Las hermanas dicen que no sólo era querido por su familia, sino también por sus amigos y la comunidad.

“Era el alma de la fiesta”, dice Adriana Castillo riendo. “Siempre estaba haciendo cosas para presumir ante las chicas: paradas de manos, saltos hacia atrás. Era el chico cool con el que todo el mundo quería salir. Le encantaba divertirse y hacer reír a la gente”.

[Reportan la desaparición de Brian Laundrie, el novio de la joven Gabby Petito]

Según la familia, el sargento Tal Parker se ha hecho cargo del caso, pero aún no se ha puesto en contacto con ellos. Capas dijo que el caso ha sido transferido al sargento John Gjerde y que tiene previsto ponerse en contacto con los familiares esta próxima semana.

La portavoz del departamento del sheriff del condado de Cochise, Carol Capas, dijo que el caso de Adam Castillo está activo y abierto que se está investigando. Ella instó al público a llamar a la Oficina del Sheriff con cualquier información que pueda ayudar en el caso.

Aunque Willcox es un pueblo pequeño y muchas personas de la zona han oído hablar de la historia del joven, sus hermanas dijeron a Dateline que a menudo se encuentran con reacciones confusas de la gente cuando dicen que todavía están buscando a su hermano.

“Creen que el cuerpo de Adam se encontró hace años o que este caso ya estaba resuelto”, dijo Adriana Castillo, “no tienen ni idea de que todavía estamos viviendo esta pesadilla. Es como algo sacado de una película de terror que nunca piensas que va a pasar. Pero nos pasó a nosotros”.

[Coyotes del Caribe: la desaparición de cinco migrantes revela el auge y la pesadilla de llegar por mar a Estados Unidos]

Ella dijo que lo más difícil es no saber qué le pasó a Adams.

“Queremos respuestas y sólo queremos traerlo a casa”, dijo, “eso no mejora las cosas, pero nos dará algo de paz, algo de cierre”.

Adam Castillo tenía 21 años cuando desapareció.  Tenía los ojos marrones y el pelo castaño, que en ese momento estaba cortado. Tiene una cicatriz en el antebrazo de al menos cinco centímetros de largo y una cicatriz en la parte posterior de la cabeza en el lado derecho.

Se insta a cualquier persona que tenga información sobre el caso de Adam a que llame a la Oficina del sheriff del condado de Cochise al 520-803-3280.