IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Este hombre se conectó a Tinder para encontrar un romance. En cambio fue estafado por casi $300,000

Mike entabló conversación con una mujer con la que pretendía tener una relación. Pero pronto fue enredado para que invirtiera su dinero en criptomonedas. Ahora pide justicia.

Por Chloe Atkins, Vicky Nguyen, David Paredes y Merritt Enright - NBC News

Mike buscaba compañía con alguien cercano cuando se descargó la aplicación de citas Tinder. En julio coincidió con una mujer de Malasia llamada Jenny y empezó a intercambiar mensajes; primero a través de la plataforma de citas y luego en la aplicación de mensajería WhatsApp. La pareja hablaba de sus vidas y de viajar juntos, pero al cabo de un mes más o menos, Jenny cambió la conversación hacia las criptomonedas.

“Empezó a hablarme de su tío, que trabajaba para J.P. Morgan... era el experto mundial en bitcoin”, explicó Mike, que pidió a nuestra cadena hermana NBC News no revelar su apellido para proteger su privacidad. “No estaba buscando invertir en criptomonedas. Buscaba a alguien con quien divertirme, ya sabes, ‘Vamos de excursión, vamos a cenar", detalló.

[‘El estafador de Tinder’ muestra los riesgos del internet: los fraudes románticos alcanzan los $1,000 millones, según el FBI]

No se conocían, pero Jenny le convenció para que invirtiera 3,000 dólares en una página web de intercambio de criptodivisas llamada crypto.com. Luego le animó a transferir ese dinero a otra plataforma, según contó Mike, que está jubilado y soltero. “Ella me entusiasmaba y decía: ‘Mike, tienes que enviar más dinero. Cuanto más tengas aquí, más puedes ganar", recordó.

Cuando su cartera de criptomonedas alcanzó el millón de dólares de valor, le asignaron a un “asesor” llamado Devon.

Pero después de cuatro meses, cuando Jenny y Devon le dijeron que enviara sus pagos de impuestos al Departamento de Seguridad Nacional y no a Hacienda, Mike empezó a sospechar. Intentó transferir dinero de su cuenta y no pudo. Fue entonces cuando se dio cuenta de que nada era real, ni sus ganancias ni su novia Jenny, salvo sus épicas pérdidas. 

Mike se descargó la aplicación de citas Tinder en busca de compañía.
Mike se descargó la aplicación de citas Tinder en busca de compañía.Foto de cortesía.

“Gasté unos 277,000 dólares”, lamentó Mike.

Las estafas románticas con criptomonedas, como en la que cayó Mike, son cada vez más comunes gracias al auge de las citas en línea y el uso de las criptomonedas, y la magnitud de sus pérdidas no es inusual. 

Los estafadores utilizan aplicaciones y páginas web de citas para atraer a sus víctimas con el coqueteo y la promesa de un romance y rápidos beneficios financieros, engañándolas para que realicen inversiones fraudulentas en criptomonedas. La búsqueda del amor en línea termina con un corazón roto y una cuenta bancaria vacía.

“Verás ganancias. Incluso podrás retirar algo de dinero en algún momento. Pero cuando quieres sacar todo tu saldo te das cuenta de que has sido víctima de una estafa porque te dicen que suele haber una penalización o una comisión, y son cientos de miles de dólares”, explicó Amy Nofziger, directora de apoyo a las víctimas de fraude de la Red de Vigilancia del Fraude de la Asociación Americana de Jubilados.

El equipo de Nofziger recibe de dos a tres quejas al día relacionadas con estafas de cripto-romances, en comparación con una o dos a la semana el año pasado, y las pérdidas son asombrosas.

“Las víctimas que están involucradas en estas estafas, están perdiendo cientos de miles de dólares hasta incluso millones de dólares”, señaló Nofziger. “Si crees que nunca te va a pasar, te equivocas. Puede ocurrir y ocurrirá, y le garantizo que alguien de su círculo íntimo es ahora mismo víctima de una estafa”, advirtió.

En una nota online, Tinder ha alertado a los usuarios de que no envíen dinero por internet y que sean cautos si alguien les pide que abandonen el servicio de citas para comunicarse directamente o les evita quedar en persona.

[TikTok suspende el contenido nuevo y las transmisiones en vivo en Rusia]

En un comunicado enviado a NBC News, WhatsApp dijo que alguien puede recibir un “mensaje sospechoso en cualquier servicio, incluyendo el correo electrónico y los SMS, y en cualquier momento que esto ocurra, recomendamos encarecidamente a todo el mundo que tenga precaución antes de responder o participar".

“A diferencia de los SMS y otras plataformas de mensajería, en WhatsApp la gente puede utilizar las herramientas que proporcionamos dentro de la aplicación para enviarnos un informe, reportar un contacto o bloquearlo”, señaló la empresa de mensajería.


El logotipo de Tinder en la pantalla de un celular.
El logotipo de Tinder en la pantalla de un celular.Jakub Porzycki / NurPhoto via Getty Images

Como muchas personas se han visto arrastradas por la moda de las criptomonedas, los estafadores se han aprovechado, añadiendo un nuevo giro a los trucos de siempre. Mientras que algunos estafadores engañan a las víctimas para que inviertan en criptodivisas falsas, otros convencen a las víctimas para que se desprendan de las verdaderas.

La criptomoneda se está convirtiendo rápidamente en el método de pago preferido para estafas tradicionales como el phishing, en el que alguien envía un mensaje de texto, un correo electrónico o hace una llamada telefónica exigiendo el pago de cualquier cosa, desde los impuestos hasta el seguro, según Ricky Patel, agente especial en funciones de Investigaciones de Seguridad Nacional en Nueva York.

Patel advirtió que los estafadores se dirigen a “toda una abanico de grupos de edad y personas. Y [los estafadores] se dirigen constantemente a ellos y les asaltan, ya sea por correo electrónico o por llamadas telefónicas o mensajes de texto. Tratan de explotar todas las vías”, explicó.

[Putin bloquea Facebook en Rusia y castiga con hasta 15 años de prisión a quien difunda noticias en contra de la invasión]

En 2021, según la Comisión Federal de Comercio, se reportaron pérdidas de 294 millones de dólares en pagos de criptomonedas a los estafadores, en comparación con alrededor de 44 millones de dólares en pagos de tarjetas de crédito a ese tipo de delincuentes. 

“Una vez que envías ese dinero, va a los intercambios. Y una vez que lo tienen, lo retienen y lo liberan, es casi imposible recuperarlo, especialmente si no sabes quién es la otra parte”, explicó Patel. 

En cuanto a Mike, duda de que vaya a recuperar los cientos de miles que perdió por inversiones falsas, pero dijo que denunció su caso a la AARP, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su sigla en inglés) el FBI y la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por su sigla en inglés) y quiere que alguien rinda cuentas. 

“Quiero que pasen el resto de sus vidas en prisión. No quiero que ataquen a nadie más”, avisó Mike.