Esta niña latina estaba viendo la televisión cuando una bala perdida la mató en Chicago. No es la única

“Su muerte prematura ha roto los corazones de muchos", escribió un familiar. En las últimas dos semanas han muerto tiroteados otros dos menores, de 1 y 3 años.
/ Source: Telemundo

Lena Núñez, una niña latina de 10 años estaba viendo la televisión junto a su hermano en el apartamento de su abuela en Chicago, Illinois, cuando una bala perdida atravesó la ventana y le segó la vida en la noche del pasado 27 de junio.

Hasta este lunes, la cuenta abierta por su familia en la plataforma GoFundMe para recaudar fondos para el entierro ya había superado los 54,000 dólares.

La menor es descrita como “una dulce niña llena de alegría, esperanzas y sueños”. “Su muerte prematura ha roto los corazones de muchos”, se asegura en la página de GoFundMe.

“La violencia es el resultado de la pobreza y debe abordarse con servicios y apoyo humano”, dijo el congresista demócrata La Shawn Ford. “Está fuera de control cuando incluso niños inocentes pierden la vida”, denunció el activista Raúl Montes Jr.

En las últimas dos semanas han muerto baleados dos menores, de 1 y 3 años, en Chicago. Este fin de semana perdieron la vida en total 10 personas en tiroteos, y otras 60 resultaron heridas, entre ellas 10 menores.

"A medida que nos acercamos al fin de semana, quería hacer un llamamiento a la paz en nuestras calles porque se han perdido demasiados niños", dijo hace 10 días la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, "es importante saber sus nombres, es importante ver sus caras".

"El dolor de perder a un hijo nunca desaparece", señaló por su parte la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, “como madre, estoy cansada de los funerales, estoy cansada de enterrar a nuestros hijos".

Días más tarde, cientos de personas salieron a la calle frente a la casa de Núñez con velas y flores en una emotiva vigilia a la que muchos pastores de la comunidad acudieron a mostrar sus condolencias.

"Todos queremos justicia. Rezo por la paz de la familia que está de luto por esta pérdida", dijo David Marrero, pastor de New Life Covenant Humboldt Park Campus,"estoy rezando para que haya un duro cambio en los corazones de la gente".

En aquel fatídico fin de semana también fueron asesinados un bebé de 1 año y un adolescente de 17.

El jefe de detectives de la policía, Brendan Deenihan, aseguró que a niña la mató presuntamente un pandillero que disparaba contra rivales a casi una cuadra de distancia. Deenihan añadió que los detectives identificaron un "vehículo sospechoso", aunque no se han hecho arrestos.

Con información de Chicago SunTimes, CBS, ABC y NBC Chicago.

Lea también:

Chicago: un plan para salvar a los jóvenes de la delincuencia

Un grupo de latinas en Chicago se unen para salvar a las mariposas Monarca