IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Esta niña estaba a punto de morir. Recibió miles de dólares y regalos. Pero su enfermedad pudo ser un invento de su madre

Esta madre lanzó campañas durante años para recaudar fondos tras afirmar que su hija se estaba muriendo de una enfermedad incurable. Ahora se enfrenta a una denuncia de las autoridades que lo cambia todo.

Rylee Abbuhl estuvo acudiendo durante los últimos tres años a un especialista para que la ayudara a "procesar su propia muerte". La joven, de tan solo 11 años, ya había interiorizado el mensaje que la habían repetido: sufría una afección médica incurable que podía causar que su sistema nervioso central fallara en cualquier momento. 

Mientras lidiaba con la realidad de que nunca podría jugar al softbol o ingresar a la escuela secundaria, la atención nacional sobre Rylee comenzó a aumentar, lo que le permitió a su familia recaudar miles de dólares de ayuda solidaria. 

Su difícil situación les reportó a ella y a su madre, entre otros regalos, boletos para el parque acuático Sea World, fue invitada de honor en un partido de softbol en Texas.

["Escuchaba voces que le decían que los matara": detienen en Arizona a una mujer acusada de asesinar a sus hijos de 7 y 9 años]

"En este punto, los médicos están más enfocados en la calidad de vida de Rylees frente a la cantidad de vida. Conocer a Rylee en cualquier entorno es amarla, es amiga de todos y su sentido del humor te hará reír hasta que duela", señala la página abierta en su nombre en la plataforma de micromecenazgo GoFundMe.

“Desafortunadamente, la salud de Rylees continúa deteriorándose y, aunque continúa luchando, no solo necesita oraciones sino que necesita a su madre. Por favor, ayude y muestre su apoyo", añade.

Pero las autoridades locales de Canton, Ohio, revelaron esta semana que Rylee no está enferma y que su madre, Lindsey Abbuhl, lo fingió todo para financiar su casa, viajes y otros gastos durante años.

[La madre latina acusada de matar a sus tres hijos en Los Ángeles confiesa su crimen: "¿Desearía no haber hecho eso? Sí"]

"No hay evidencia que respalde la afirmación [de la] madre de que Rylee tiene una enfermedad terminal", apunta una denuncia por negligencia y abuso presentada esta semana en el Tribunal de Familia por la División de Servicios para Niños del Condado de Stark y obtenida por el periódico local Canton Repository.

La denuncia señala que un profesional médico revisó todos los registros médicos de la menor y no encontró ninguna enfermedad.

La sorprendente revelación llevó a la Oficina del Sheriff del condado de Stark a sacar a Rylee de la casa de su madre y abrir una investigación sobre las acusaciones de que Abbuhl usó a su hija para beneficio personal.

Después de llevar temporalmente a Rylee con un amigo de la familia, un juez de la Corte de Familia del condado de Stark la trasladó el viernes con su padre, Jamie Abbuhl, quien estaba cada vez más preocupado por las afirmaciones de su exesposa sobre su hija. Lindsey Abbuhl, de 34 años, no ha sido acusada de ningún delito.

"Si necesitaba mi corazón, se lo daría hoy. En cuanto a que ella va a morir... no", dijo su padre al citado diario.

[Autoridades detienen a un joven de 18 años por la muerte de un niño de 4 en Texas]

Rylee recibió atención nacional por su supuesta enfermedad, incluido un mensaje de video personalizado de jugadores de softbol profesionales como Sierra Romero. En una entrevista del 1 de marzo con la emisora WHBC, Abbuhl dijo que 25 colegios y universidades se habían puesto en contacto con Rylee para mostrarle su apoyo.

Rylee Abbuhl, en el centro de espaldas, junto a su madre, a la derecha, y una amiga de la familia, en un complejo deportivo.Cortesía de Jamie Abbuhl

Incluso lanzó el primer lanzamiento en un partido del pasado 16 de febrero entre la Universidad de Walsh y la Universidad de Malone después de reunirse con miembros del equipo y entrenadores.

La oportunidad de lanzar, que Rylee le dijo a FOX 8 era su "parte favorita" del encuentro, fue especialmente significativa ya que aparentemente se vio obligada a dejar de jugar el año pasado cuando supuestamente su salud empeoró.

"A sus médicos les preocupaba que el deporte fuera demasiado físico para ella debido a su salud. Así que tuvimos que tomar la difícil decisión el año pasado de que ella se iría y no podría jugar más", afirmó su madre a FOX 8.

[Disfrazándose de anciano: así robó este hombre más de 100,000 dólares de diferentes casinos]

El mismo día, la mujer declaró al citado diario que a su hija le quedaban "dos meses" de vida, según informó el medio.

Abbuhl a menudo publicaba información en las redes sociales sobre la enfermedad de su hija y lanzaba campañas de recaudación de fondos para ayudar a cubrir los supuestos gastos. En varias publicaciones, menciona estadías en el hospital con Rylee.

"Estoy buscando un lugar para una fiesta, que no tenga restricciones [sobre] la cantidad de personas debido al COVID-19. Queremos que la celebración de cumpleaños de Rylee sea súper especial este año, y necesitamos espacio para que toda su familia, amigos y simpatizantes puedan venir", escribió Abbuhl en una publicación de Facebook del 28 de febrero.

Aproximadamente un mes después, Abbul publicó sobre un torneo "benéfico" de softbol juvenil llamado Rylee Warriors (Guerreros de Rylee) que tuvo lugar entre el 30 de abril y el 2 de mayo. "Todas las ganancias se destinarán a la menor y su familia para gastos médicos y de manutención", indicaba su publicación en redes sociales.

[Este hombre fingió su muerte para evitar ir a la cárcel. Un error ortográfico destapó su plan]

Según el diario Canton Repository, la denuncia de negligencia y abuso indicaba que, a pesar de la insistencia de Abbuhl en que su hija estaba enferma, el especialista de Rylee descubrió este año que la niña estaba sana.

"[Lindsey Abbuhl] también le dijo al especialista, que está de baja por maternidad, que es posible que Rylee no esté viva cuando la especialista regrese", dice la denuncia.

El periódico local agregó que habían recibido varias preguntas de los lectores sobre la enfermedad de Rylee. Le pidieron a Abbuhl los registros médicos de la niña, pero se los denegó. Abbuhl también le dijo anteriormente que tenía antiguos amigos que estaban tratando de poner en duda la enfermedad de su hija para desacreditarlos.

También se mostró reacia a permitir que los médicos del Hospital de Niños de Akron, donde dijo que habían tratado a Rylee, hablaran con el periódico.

"Tiene todo un equipo de médicos trabajando para ella", explicó Lindsey, que añadió que los doctores la habían realizado múltiples pruebas a su hija, pero no pudieron determinar la raíz de su enfermedad.

[Una madre graba a la directora de una escuela en Florida golpeando a su hija con una paleta de madera]

La madre afirmó que su hija sufría convulsiones nocturnas con regularidad, apenas podía comer, tomaba analgésicos y casi siempre estaba agotada.

"Es triste que la gente tenga que causar drama. Rylee se sienta durante sus citas con el médico; ella sabe lo que le está pasando. Así que llamarme mentirosa es llamarla mentirosa", añadió.

Kate Marksell explicó al diario que su hija se hizo amiga de Rylee, que parecía saludable y continuó jugando, comiendo y viajando. Sin embargo, la madre siempre "estaba tratando de hacer más pruebas", señaló Marksell.

"Creo que Lindsey está muy enferma y necesita ayuda. Le gusta la atención, pero no sabe cómo conseguirla", afirmó Marksell, que agregó al diario Daily Mail que debe rendir cuentas por los daños que ha causado.

Con información de FOX8, Daily Mail y Canton Repository.