IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Un niño se salva por poco de ser impactado por balas perdidas en un tiroteo grabado por la cámara de seguridad de su casa

El menor, de 9 años, estaba con sus perros antes de cenar y tuvo que agacharse para ponerse a salvo. “Nos cambió la vida para siempre. Estamos traumatizados”, lamenta su madre.

Por Patrick Smith — NBC News

Un niño de 9 años estuvo a sólo unas pulgadas de ser alcanzado por balas perdidas cuando estaba sentado en su casa en Fort Worth (Texas) durante un tiroteo cerca de su complejo de apartamentos.

En un incidente grabado por la cámara de seguridad de su familia, Errol Hill estaba sentado antes de cenar con sus dos perros cuando la habitación se llenó de polvo y ruido al chocar contra una pared varias balas perdidas. El niño se agachó para ponerse a salvo .

El pequeño Errol Hill se agacha ante las balas perdidas que impactaron en su departamento.
El pequeño Errol Hill se agacha ante las balas perdidas que impactaron en su departamento.

El tiroteo del 2 de mayo junto al complejo de apartamentos de Las Vegas Trail dejó seis heridos, entre ellos cuatro menores con edades comprendidas entre los 3 y los 19 años. El autor de los disparos no ha sido detenido.

“Atravesó la pared”, dijo Errol a la estación de la cadena de noticias NBC News en Dallas-Fort Worth. “Pensé que sólo eran fuegos artificiales, pero cuando oí los gritos, observé para afuera”, agregó.

Su madre, que tiene otros dos hijos, relató a NBC News que ahora viven con el temor de otro tiroteo, y están buscando mudarse.

Gonzales, una auxiliar médico, acudió a auxiliar a las seis personas heridas frente a su casa, incluido el niño de 3 años que, según dijo, no podía mantenerse consciente.

[Feligreses evitan un posible tiroteo en una iglesia de Louisiana]

“Me aseguré de que [mi hijo] estaba bien, salí para ver dónde habían disparado exactamente, y mientras estaba fuera, escuché a todas las familias de abajo gritando”, explicó Mary Jane Gonzales.

“Nos cambió la vida para siempre. Estamos traumatizados”, dijo, “nunca había visto disparar a nadie, y menos a un niño”. La familia había firmado un nuevo contrato de alquiler para el apartamento justo semanas antes del tiroteo. Ahora ha creado una página de GoFundMe para recaudar dinero y “mudarse a un lugar seguro”.

“El miedo que sentimos esa noche todavía nos persigue, en especial a nuestros hijos, que ahora tienen temor de quedarse en el lugar que hemos llamado hogar durante cuatro años”, se lee en la página.