IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, asesinado a tiros en su residencia. El Gobierno asegura que tiene bajo control la seguridad del país

El mandatario, en el poder desde 2017, murió baleado por hombres armados que asaltaron su vivienda de Puerto Príncipe esta madrugada. En el ataque resultó herida de bala la primera dama, que está recibiendo atención médica en Miami, Florida.

El presidente de Haití, Jovenel Moïse, de 53 años, fue asesinado a tiros este miércoles por hombres armados que asaltaron su residencia de madrugada en el barrio de Pelerin de Puerto Príncipe, según confirmó el primer ministro interino, Claude Joseph.

En el ataque, que ocurrió cerca de la 1:00 am (hora local de Haití), resultó herida de bala la primera dama, Martine Moïse, quien fue trasladada al Aeropuerto Internacional de Fort Lauderdale, Florida, para recibir atención médica en Miami.

El primer ministro interino, quien describió la muerte del mandatario como "un acto odioso, inhumano y bárbaro", afirmó que la "seguridad del país está bajo control" y que "todas las medidas han sido tomadas para garantizar la continuidad del Estado y proteger la Nación".

Joseph declaró el estado de sitio y pidió a la población mantender la calma. Los vuelos desde el Aeropuerto Internacional de Puerto Príncipe, la capital, fueron cancelados salvo para los diplomáticos y la ayuda humanitaria. 

Los atacantes dijeron pertenecer a la Administración y Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), según se aprecia en videos que tomaron testigos cerca de la casa del presidente.

En una de estas grabaciones, reportó el diario Miami Herald, se escucha a un hombre hablar en inglés con acento estadounidense. "Operación de la DEA. Todo mundo permanezca en su sitio. Operación de la DEA. Todos atrás, nadie se mueva", dijo a través de un megáfono.

Sin embargo, fuentes gubernamentales consultadas por el diario citado aseguraron que los atacantes no estaban con la DEA, sino que eran mercenarios.

Las calles en la capital del país más pobre del continente americano, normalmente llenas de bullicio, amanecieron prácticamente vacías, aunque se registraron algunos saqueos.

"La democracia y la República triunfarán", aseguró Joseph.

El asesinato ahonda la crisis política en Haití y contribuye a un vacío de poder.

Joseph no ha sido ratificado como primer ministro por el parlamento del país y había decidido renunciar en abril de este año. El nuevo primer ministro que había nombrado Moïse esta semana, Ariel Henry, todavía no recibe la juramentación del cargo. Ni siquiera hay un presidente de la Suprema Corte, pues René Sylvestre, quien detentaba este cargo, murió de COVID-19 la semana pasada.

En este contexto de incertidumbre política, algunos miembros de la oposición se han planteado la posibilidad de que Joseph Lambert, el presidente del Senado (que está conformado por 10 miembros), sea el nuevo presidente interino.

[La Administración Biden renueva el TPS para los haitianos en Estados Unidos: "Debemos hacer lo posible para apoyarlos"]

También se produce dos meses antes de las elecciones presidenciales y legislativas convocadas para el próximo 26 de septiembre, unos comicios en los que Moïse no podía ser candidato.

El mandatario llevaba en el poder desde 2017 y gobernó por decreto durante más de dos años después de que el país no celebrara elecciones en 2018 y la oposición exigiera su dimisión en los últimos meses.

Moïse había convocado un referéndum el mismo día de los comicios para aprobar una nueva Constitución, un proyecto que no contaba con el apoyo de la oposición ni de la comunidad internacional.

El presidente de Haití, Jovenel Moise, habla durante una entrevista en su casa en Petion-Ville, un suburbio de Puerto Príncipe, Haití, el 7 de febrero de 2020.AP Photo/Dieu Nalio Chery

El presidente de Republicana Dominicana, Luis Abinader, que condenó el ataque, anunció el cierre de la frontera común con Haití y convocó una reunión de urgencia con los altos mandos del país, según informaron distintos medios.

Francia denunció el "cobarte asesinato" de Moïse, una condena a la que se unieron México, Colombia, Bolivia y Cuba.

La Casa Blanca dijo que se trata de un acto "horrible" y "trágico" y adelantó que el presidente, Joe Biden, sería informado a lo largo del día sobre la situación en Haití, de acuerdo con su portavoz Jen Psaki en declaraciones a nuestra cadena hermana MSNBC.

[Captan a migrantes haitianos y dominicanos llegando a una playa en Puerto Rico]

Haití atraviesa una fuerte crisis política desde mediados de 2018 y vivió su momento más grave el pasado 7 de febrero, fecha en la que Moïse denunció que la oposición tramaba un golpe de Estado con el apoyo de jueces.

De forma paralela, Haití atraviesa una honda crisis de seguridad, que se ha agravado en especial desde comienzos de junio por luchas territoriales entre las bandas armadas que se disputan el control de los barrios más pobres de Puerto Príncipe.

[La Corte Suprema determina que los indocumentados protegidos por el TPS no son elegibles para obtener una ‘green card’]

Los problemas económicos, políticos y sociales de Haití se han profundizado recientemente con la violencia de las pandillas en la capital, la inflación y la escasez de comida y combustible en un país donde el 60% de la población gana menos de dos dólares diarios. Estos problemas se producen cuando el país todavía intenta recuperarse del devastador terremoto de 2010 y del huracán Matthew que azotó en 2016.

Moïse nació en Trou du Nord, departamento Nordeste de Haití, el 26 de junio de 1968. Hijo de un mecánico y agricultor y de una costurera, en 1974 se trasladó con su familia a la capital del país, donde cursó estudios secundarios en el liceo Toussaint y en el centro cultural del colegio Canado Haïtien, regentado por los Hermanos del Sagrado Corazón.

Estudió Ciencias de la Educación en la Universidad de Quisqueya y en 1996 se trasladó a Port-de-Paix, capital del departamento de Nordoeste, donde creó la empresa Jomar Auto Parts y, poco después, explotó una finca de 10 hectáreas dedicadas al cultivo del banano.

Tras emprender varios proyectos empresariales, el 15 de septiembre de 2015 lanzó su candidatura para las presidenciales de ese año por el oficialista Partido Haitiano Tet Kale (PHTK).

En la primera vuelta de las presidenciales de octubre de 2015, Moïse fue el candidato más votado, con el 32,76 % de los votos, y pasó a la segunda vuelta de diciembre junto a Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y Emancipación Haitiana (LAPEH), quien obtuvo un 25.29 %. Pero, hubo denuncias de fraude masivo a su favor que obligó al aplazamiento electoral para revisar los resultados.

[El Gobierno amplía y agiliza los visados y permisos de trabajo para inmigrantes que fueron víctimas de crímenes en EE.UU.]

Después de que se invalidaran los resultados consiguió la elección presidencial en la primera vuelta en noviembre de 2016, con el 55.60 % de los votos y relevó al frente del país al interino Jocelerme Privert.

Moïse estaba casado desde 1996 con Marie Martine Etienne Joseph, antigua compañera de estudios.

Con información de EFE y AP.