IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El Pentágono castiga a 14 mandos de Fort Hood por la muerte de Vanessa Guillén y otros soldados

"Los problemas en la base militar tienen que ver con falta de liderazgo, estoy profundamente decepcionado, no actuaron cuando se denunciaron acusaciones de agresión y abuso sexual", dice el secretario del Ejército. Esto es lo que ocurrirá ahora.

El secretario del Ejército, Ryan D. McCarthy, anunció este martes el despido o suspensión de 14 oficiales de Fort Hood como resultado de la investigación independiente sobre los fallos en los procedimientos para atender denuncias de acoso sexual, asesinatos y suicidios en la base texana, que salieron a la luz tras el asesinato de la soldado latina Vanessa Guillén, además de otros militares.

"Los problemas en Fort Hood tienen que ver con falta de liderazgo, estoy profundamente decepcionado por esa falta de liderazgo, no actuaron cuando se denunciaron acusaciones de asalto y abuso sexual", lamentó McCarthy.

El clima de mando en la base militar de Fort Hood en Texas creó un "ambiente permisivo para la agresión sexual y el acoso sexual", detalla el informe.

Los despidos o suspensiones incluyen al general de división del Ejército Scott Efflandt, al cargo de la base cuando Guillén fue asesinada, así como a Jeffery Broadwater, comandante de la Primera División de Caballería.

Un altar por la muerte de Vanessa Guillén.Getty Images

Estas acciones administrativas pueden desencadenar otra serie de investigaciones y más sanciones, desde una simple carta de amonestación hasta una baja militar.

[Identifican al soldado vinculado al caso de Vanessa Guillén que se suicidó: el Ejército insiste en que no está relacionado con su desaparición]

El comandante de la base, el teniente general Pat White, no enfrentará ninguna acción administrativa. El Pentágono argumentó que "fue enviado" a Irak durante gran parte del año, aunque el reporte independiente analiza crímenes que se remontan incluso a 2014.

El secretario de la Armada hizo autocrítica con el protocolo de desapariciones de militares que se aplicaba hasta hace unas semanas. En algunos casos, los soldados se consideraban como desertores (AWOL, en su sigla militar en inglés) y no eran buscados por las Fuerzas Armadas.

Eso es lo que ocurrió con el soldado Gregory Wedel Morales, de 23 años, y que desapareció en agosto de 2019. Sus restos fueron hallados en Killeen, Texas, a las afueras de la base, 10 meses después y mientras se buscaba a Vanessa Guillén. La familia se quejó de la falta de apoyo del Ejército cuando Wedel Morales no volvió a presentarse en la base.

McCarthy dijo en rueda de prensa que el nuevo protocolo de soldados desaparecidos se activará en las primeras 48 horas sin noticias del militar y se coordinará con la familia, algo que a menudo no pasaba hasta ahora.

["No voy a parar hasta saber lo que pasó con mi hija", asegura la madre de Vanessa Guillén]

En los últimos meses, el Pentágono ha cuestionado si existe un ambiente tóxico en la base y se ha comprometido a depurar responsabilidades.

El mayor general John B. Richardson, que supervisa Fort Hood desde septiembre, compartió por anticipado algunas conclusiones de ese informe en una entrevista con Noticias Telemundo Investiga.

Richardson admitió problemas en la base militar más extensa del país.

“Los soldados no se sentían cómodos dirigiéndose a sus superiores para reportar un acoso o abuso sexual, porque no confiaban en que sus superiores fueran a tomar alguna medida o responsabilizar a otros líderes”, dijo el alto rango.

Al menos 26 soldados de Fort Hood murieron en los primeros ocho meses del año, según estadísticas militares. El Ejército reconoce que Fort Hood tiene una de las tasas más altas de asesinato y agresión sexual de todo el país.

Richardson evitó dar respuestas sobre las decenas de muertes violentas, suicidios y desapariciones de los últimos años, pero vinculó la criminalidad y el acoso sexual a “un déficit de confianza entre los soldados y los líderes”.

La desconfianza de los soldados, indicó, es consecuencia de “20 años de guerra” en el Medio Oriente, tras los ataques terroristas del 9/11 en Nueva York y Washington D.C. En su opinión, los altos rangos olvidaron el cuidado de sus subordinados porque tenían prioridades más urgentes.

Un crimen que inició quejas más sonoras

La sospecha de acoso sexual sobrevuela el crimen contra Vanessa Guillén, que con sólo 20 años de edad fue asesinada, descuartizada, quemada y enterrada cerca de un río de la zona.

Su familia dice que la soldado se sinceró con su madre y sus amigas. Les reveló que era víctima de acoso sexual, pero nunca se atrevió a reportarlo. La joven creía que tan solo le iba a complicar la existencia en la base, dijo su madre, Gloria Guillén, a Noticias Telemundo.

Tras negarlo inicialmente, el Ejército ni confirma ni desmiente ahora que Guillén estuviera siendo acosada. Alega que forma parte de la investigación criminal. Pero gran parte de las medidas que ha tomado tras el crimen van encaminadas a frenar el acoso y el abuso sexual.

Un proyecto de ley con su nombre busca ser aprobado en el Congreso para proteger mejor a víctimas dentro del Ejército. Y los buzones de la familia Guillén han recibido cientos de mensajes que aseguran que ese no es un problema aislado e individual que sufrió la hermana mayor de la casa.

Puede compartir su experiencia en el Ejército contactando de manera confidencial a Noticias Telemundo Investiga a través del email ntinvestiga@nbcuni.com