IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El jurado halla culpable de homicidio involuntario a Jennifer Crumbley por el tiroteo que hizo su hijo en la escuela de Oxford

La madre del adolescente fue acusada por su presunta responsabilidad en la masacre en Michigan, llevada a cabo con el arma semiautomática que le regaló unos días antes al joven.

Un jurado de Michigan halló culpable de homicidio involuntario este martes a Jennifer Crumbley por su responsabilidad en la masacre que cometió su hijo en la escuela de Oxford (Michigan) en 2021, que le costó la vida a cuatro estudiantes.

El veredicto se produce en el segundo día de deliberaciones del jurado, en un caso sin precedentes que giró en torna a una cuestión inusual: ¿pueden ser los padres responsables de una masacre cometida por sus hijos?

“No deben dejar que la simpatía, parcialidad o prejuicios influyan en su decisión”, había pedido el lunes al jurado la jueza del condado de Oakland, Cheryl Matthews, antes de que marcharan a deliberar.

Crumbley, de 45 años, fue hallada culpable de los cuatro cargos de homicidio involuntario que le habían imputado, uno por cada una de las víctimas. Su hijo, Ethan Crumbley, se declaró culpable como adulto de asesinato, terrorismo y otros delitos. Fue sentenciado en diciembre a cadena perpetua.

La madre enfrenta hasta 60 años en prisión por los cuatro cargos, 15 años por cada uno como máximo. Su sentencia está programada para el 19 de abril.

Jennifer Crumbley espera a ser escoltada fuera de la sala del tribunal del condado de Oakland el viernes 2 de febrero de 2024, en Pontiac, Michigan.
Jennifer Crumbley espera a ser escoltada fuera de la sala del tribunal del condado de Oakland el viernes 2 de febrero de 2024, en Pontiac, Michigan.Carlos Osorio / AP

Tanto ella como su esposo, James Crumbley, llevan más de dos años en la cárcel, luego de que no pudieran pagar una fianza de 500,000 dólares mientras esperaban el juicio.

James Crumbley, de 47, enfrenta un juicio aparte en el que también se le acusa de cuatro cargos de homicidio involuntario.

Los fiscales aseguraron que Jennifer Crumbley fue gravemente negligente cuando no informó a los funcionarios de la escuela secundaria que la familia tenía armas, incluida una pistola semiautomática de 9 milímetros que su esposo y ella le regalaron a su hijo y que Ethan Crumbley usó para cometer la masacre y que ya había usado unos días antes en un campo de tiro.

[Investigan a un presunto cómplice de los padres de Ethan Crumbley, acusado del tiroteo en Michigan]

La escuela estaba preocupada por un macabro dibujo de una pistola, una bala y un hombre herido, acompañado de frases desesperadas, en una tarea de matemáticas. Pero a Ethan se le permitió permanecer en la institución el 30 de noviembre de 2021, tras una reunión de unos 12 minutos con Jennifer y James Crumbley, que no se lo llevaron a casa.

El adolescente sacó la pistola de su mochila por la tarde y disparó contra 10 alumnos y un profesor, matando a cuatro compañeros. Nadie había revisado la mochila.

“Literalmente hizo un dibujo de lo que iba a hacer. Dice: ‘ayúdame’”, contó el pasado viernes la fiscal Karen McDonald durante los alegatos finales en los suburbios de Detroit.

Jennifer Crumbley sabía que el arma del dibujo era idéntica a la nueva que tenía en casa, agregó McDonald.

“Ella sabía que no estaba bien resguardada”, añadió la fiscal. “Sabía que él era diestro con el arma. Sabía que él tenía acceso a munición”.

“Incluso las medidas más pequeñas” de Jennifer Crumbley podrían haber salvado las vidas de Hana St. Juliana, Tate Myre, Justin Shilling y Madisyn Baldwin, afirmó el fiscal.

La abogada defensora Shannon Smith les dijo a los miembros del jurado que una condena tendría un efecto amedrentador sobre los padres cuyos hijos infringen la ley. La tragedia, argumentó, no era previsible.

Ethan Crumbley era un “hábil manipulador” que no padecía ninguna enfermedad mental, y el arma era responsabilidad de James Crumbley, no de su esposa, agregó Smith.

“Desgraciadamente, éste es un caso en el que la fiscalía tomó una decisión de acusación demasiado rápida”, insistió Smith. “Fue motivado por razones obvias, para obtener beneficios políticos y hecho para llamar la atención de los medios”.

Añadió que el caso no hará justicia a las víctimas ni a sus familias: “Desde luego, no devuelve ninguna vida”.

Los Crumbley son los primeros padres en Estados Unidos acusados de un tiroteo masivo en una escuela cometido por su hijo. Este último se enfrenta a juicio en marzo.

Ethan Crumbley, que ahora tiene 17 años, se declaró culpable de asesinato y terrorismo y cumple cadena perpetua.

Además de conocer el arma, los Crumbley están acusados de ignorar las necesidades de salud mental de su hijo. En un diario encontrado por la policía en su mochila, escribió que no escuchaban sus súplicas de ayuda.

“Tengo cero ayuda para mis problemas mentales y eso está provocando que dispare a la... escuela”, escribió Ethan.

Con información de The Associated Press.