IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El feminicidio de Sarah Everard en el Reino Unido pone el foco sobre la violencia de género

El secuestro y asesinato de la joven de 33 años ha destapado protestas masivas y una conversación sobre la violencia femenina que las mujeres británicas aseguran es una asignatura pendiente. La Policía Metropolitana ha respondido a las protestas con más violencia y está bajo fuerte escrutinio.
Sarah Everard.
Sarah Everard.Metropolitan Police/Associated Press

Sarah Everard desapareció el 3 de marzo en el sur de Londres, mientras regresaba a su casa luego de visitar a una amiga.

Eran aproximadamente las 9:30 de la noche y su trayecto hacia el vecindario de Clapham debía durar unos 50 minutos. Pero nunca llegó a su destino.

Una semana después, el cuerpo sin vida de la ejecutiva de marketing de 33 años fue hallado a unos 140 kilómetros (85 millas) al este, en un bosque de Kent.

[Por qué el impacto negativo del COVID-19 en las mujeres es desproporcionado]

El viernes, un oficial en activo de la Policía Metropolitana de Londres, de 48 años y llamado Wayne Couzen, fue acusado del secuestro y asesinato de Everard.

Sarah Everard, vista con vida por última vez el 3 de marzo, en imágenes de circuito cerrado reveladas por la Policía Metropolitana. Metropolitan Police

El feminicidio ha conmovido al Reino Unido y gran parte del mundo, y ha sumido al país en protestas masivas contra la violencia femenina, reactivando una discusión que las mujeres allí aseguran que está lejos de haberse resuelto.

Alrededor de 1,000 personas se congregaron el sábado por la noche en Clapham Common, un parque cerca del lugar donde se vio a Everard con vida por última vez, para celebrar una vigilia en su honor.

La vigilia se convirtió rápidamente en una protesta en la que las manifestantes llamaron la atención sobre el temor y al peligro que consideran parte de la vida diaria en el país y las bajas tasas de condena para quienes cometen violencia contra las mujeres allí.

Protestas fuera del Parlamento este lunes 15 de marzo, por el feminicidio de Sarah Everard.AP

Muchos participantes dejaron flores en el parque. Entre ellos estaba Kate, la duquesa de Cambridge, a quien se le vio detenida frente al mar de flores. Otras personas sostenían pancartas que decían “No seremos silenciadas” y “Ella sólo caminaba a casa”. La multitud también coreaba la frase “Hermanas unidas, jamás serán vencidas”.

Pero la policía disolvió la concentración y detuvo violentamente a cuatro mujeres, alegando que el acto ponía en peligro la salud pública. Las autoridades de Londres habían rechazado previamente autorizar la vigilia, citando las restricciones para controlar los contagios de COVID-19.

["Me violaron, me golpearon y sentí que me desaparecía": en México las mujeres sufren abusos de derechos humanos cuando salen a protestar]

Además de que uno de los suyos está siendo acusado del feminicidio que tiene al país en conmoción, el Departamento de Policía de Londres se encuentra bajo escrutinio también por la manera en que sus agentes trataron a algunas de las participantes en la protesta.

En redes sociales circularon videos en los que se ve a varios oficiales hombres que agarran a algunas mujeres y se las llevan esposadas ante los gritos de los presentes.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, condenó las acciones de la policía. “La policía tiene una responsabilidad de hacer cumplir las leyes por el COVID, pero por las imágenes que he visto, la respuesta en ocasiones no fue ni apropiada, ni proporcionada”, tuiteó Khan.

Las portadas de los periódicos británicos se llenaron el domingo de imágenes de los choques entre mujeres y oficiales en el parque. Muchas mostraban imágenes de Patsy Stevenson, de 28 años, una de las detenidas, a quien los oficiales presionaron y esposaron a la fuerza contra el suelo.

“La única forma en que puedo hacer esto no en vano es no hacerlo político, no hacerlo contra la policía ni contra nadie. Literalmente se trata solo de la seguridad de las mujeres", dijo Stevenson al sitio de noticias Sky News. “Necesitamos cambiar este sistema en el que las mujeres no tienen voz y no es seguro para ellas caminar por la calle”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que se reunirá con altos miembros del gabinete el lunes para discutir estrategias que buscan combatir la violencia contra mujeres y niñas. La reunión se produce en medio de más protestas fuera del Parlamento.

"Como todos los que lo vieron, estaba profundamente preocupado por las imágenes de Clapham Common el sábado por la noche", dijo Johnson en un comunicado emitido el domingo, refiriéndose a las imágenes de la vigilia en el sur de Londres.

Johnson encargó que se investigue cómo se manejó la vigilia del sábado, pero no apoyó el creciente número de voces que están exigiendo la renuncia de la jefa de la Policía Metropolitana de Londres.

Tributos florales en honor a Sarah Everard, en Clapham Common, Londres, este lunes 15 de marzo de 2021.AP

La comisionada de la Policía, Cressida Dick, ha desafiado esos llamamientos, calificando la vigilia como "una reunión ilegal, que representa un grave riesgo para la salud de las personas, de acuerdo con las regulaciones". Dick defendió a sus oficiales y dijo que tuvieron que llevar a cabo una "vigilancia diabólicamente difícil" para dispersar la reunión masiva.

Sarah Everard fue vista por última vez caminando por una concurrida calle bien iluminada de Londres. Imágenes de circuito cerrado obtenidas por las autoridades la muestran vistiendo ropa de colores brillantes, una de las recomendaciones que se hacen a las mujeres que necesitan caminar solas después del anochecer.

Jamie Klingler, un organizador del grupo Reclaim these Streets, dijo a NBC News, la cadena hermana de Noticias Telemundo, que esas imágenes se han vuelto "dolorosas" para muchas mujeres, porque la responsabilidad de su seguridad recae sobre ellas, a pesar del comportamiento de los agresores masculinos.

[Los casos de Manuela y Sara: la criminalización del aborto atenta contra las más pobres]

"Fue secuestrada y asesinada y nos atemorizó a todos", agregó.

El impacto del asesinato de Everard continúa resonando en las conversaciones públicas sobre la violencia contra las mujeres en todo el mundo.

"La razón por la que el asesinato de Sarah Everard nos ha conmocionado a todos es porque podría haber sido cualquiera de nosotras", dijo Rothna Begum, investigadora principal de derechos de la mujer en la organización Human Rights Watch.

Con información de NBC News y The Associated Press