IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El dueño de la 'limusina de la muerte' esquiva la cárcel por el accidente que dejó 20 muertos en Nueva York

“¡Mató a 20 personas!”, gritó una de las asistentes al juicio de Nauman Hussan, quien evitó pisar la cárcel a pesar de haber sido acusado de 20 cargos de homicidio negligente después de que uno de sus vehículos se quedara sin frenos.

Por Michael Hill – The Associated Press

El responsable de una compañía de limusinas se salvó de ir a prisión este jueves, luego de que fuera acusado de un accidente en 2018 en el que murieron 20 personas que festejaban una fiesta de cumpleaños en una limusina que se quedó sin frenos cuando bajaba una colina a toda velocidad en el norte del estado de Nueva York.

Los seres queridos de las víctimas excoriaron a Nauman Hussan, de 31 años, mientras él se sentaba en silencio en la mesa de la defensa durante una audiencia que se llevó a cabo en el gimnasio de una escuela en Nueva York, que sirvió de corte para que los familiares, amigos y miembros de la prensa pudieran acudir sin dejar de practicar la distancia social.

Hussain, quien trabajaba para Prestige Limousine, había sido acusado originalmente de 20 cargos de homicidio por negligencia criminal y homicidio imprudencial en segundo grado, en lo que fue el peor accidente de tránsito en Estados Unidos en más de una década.

[El dueño de la limusina accidentada en Nueva York fue informante del FBI]

Pero en virtud de un acuerdo con la fiscalía para que Hussain se declarara culpable solo de los cargos de homicidio negligente -para evitarle a las familias el dolor emocional y la incertidumbre de un juicio- y enfrentará cinco años en libertad condicional y 1,000 horas de servicio comunitario. Su caso se había retrasado por la pandemia de coronavirus.

El juez George Bartlett III escuchó los testimonios de los familiares y amigos de las víctimas, mientras se preparaba para aceptar el acuerdo de culpabilidad. Frustrados porque el operador pudiera evitar la cárcel, hablaron sobre cómo se habían truncado sus vidas tras el accidente y del hueco que había dejado en ellos.

Nauman Hussain -quien ha sido acusado de 20 cargos de homicidio imprudencial y negligente por un choque mortal en Nueva York en 2018- acude a la corte el 2 de septiembre de 2021.AP

"Todos los días trato de entender esta situación imposible", dijo Sheila McGarvey, quien perdió en el accidente a su hijo de 30 años, Shane McGowan, y su nuera, Erin McGowan. "Odio cada día sin él", agregó.

Para ella, hubiera sido mejor si una fracción del dinero que Hussain gastó en abogados se hubiera destinado a reparar los frenos de la limusina.

A Hussain lo han acusado de haber puesto a las víctimas dentro de una trampa mortal.

[Un mensaje antes de la catástrofe avisó del mal estado de la limusina. Chocó en una carretera mortal]

"Mi hijo, mi bebé, fue asesinado en una limusina mientras intentaba estar a salvo", se quejó Beth Muldoon, la madre de Adam Jackson, de 34 años, quien murió junto con su esposa, Abigail King Jackson.

La pareja tenía dos hijos. Habían alquilado la limusina para no conducir después de beber alcohol. Muldoon lamentó todos los cumpleaños y los logros de los niños que se perderán.

Una de las espectadoras salió de la audiencia maldiciendo, gritando: "¡Mató a 20 personas!". Luego se disculpó con la jueza y se fue.

Hussain se sentó en silencio mientras los padres descargaban su dolor e ira. El abogado defensor Joseph Tacopina aseguró que su cliente aceptaba la responsabilidad y lloró mientras los familiares hablaban.

El 6 de octubre de 2018, Axel Steenburg de Amsterdam, a 30 millas al oeste de Albany, alquiló la limusina Ford Excursion 2001 para el cumpleaños número 30 de su esposa, Amy. El grupo de entre 24 y 34 años incluía al hermano de Axel, las tres hermanas de Amy y dos de sus maridos, además de amigos cercanos.

De camino a la cervecería Ommegang, al sur de Cooperstown, los frenos de la limusina fallaron en un tramo cuesta abajo de la autopista estatal número 30. El vehículo se pasó una señal de alto en una intersección en T a más de 100 millas por hora y se estrelló en una cañada cerca de una tienda country.

Murieron 17 familiares y amigos, junto con el conductor y dos transeúntes que estaban fuera de la tienda.

La compañía aumentó el número de asientos para el que tenía capacidad el vehículo y violó otras medidas de seguridad, según documentos oficiales.

Tras la tragedia, en 2020, el exgobernador Andrew Cuomo firmó leyes para mejorar la seguridad en las limusinas, entre otras cosas requiriendo cinturones de seguridad y licencias especiales para los conductores.