IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

El año escolar acaba de empezar y el distrito de Albuquerque ya sufre las consecuencias de un hecho armado

El niño que fue asesinado el viernes pasado en una escuela de Nuevo México intentaba a ayudar a compañero acosado, según la policía, que acusó formalmente de homicidio y porte ilegal de un arma mortal al compañero de clases de 13 años que le disparó. "Díganle a mi mamá que lo siento", reaccionó el acusado.

Solo han pasado unos días desde el inicio del nuevo año escolar, pero el distrito más grande de Nuevo México se está recuperando de la conmoción provocada por un tiroteo que dejó a un estudiante muerto y a otro detenido bajo custodia. Según la policía, el alumno que falleció intentaba proteger a otro niño que estaba sufriendo una agresión.

El incidente en la escuela Washington Middle School sucedido durante la hora del almuerzo del viernes fue el segundo tiroteo registrado en Albuquerque en menos de 24 horas. Mientras la ciudad experimenta una ola de homicidios que podría superar sus récords de años anteriores, altos funcionarios estatales dijeron que estaban desconsolados por lo que describieron como un flagelo.

“Estas tragedias nunca deberían ocurrir. Eso nos dice que hay mucho trabajo por hacer”, dijo la gobernadora Michelle Lujan Grisham.

[Un estudiante de 13 años mata a tiros a un compañero en una escuela de Albuquerque en la primera semana de clases]

El niño que fue asesinado, identificado por la policía como Bennie Hargrove, de 13 años, “fue un héroe”, dijo el jefe de policía Harold Medina en un comunicado.

“Defendió a un amigo y trató de calmar una confrontación violenta entre compañeros de clase”, dijo Medina. Dijo que el incidente es “una tragedia que ha sacudido a nuestra comunidad”.

Una declaración de causa probable publicada el sábado dijo que Juan Saucedo, un niño de 13 años, fue acusado de un cargo de homicidio y de porte ilegal de un arma mortal en las instalaciones de la escuela.

Familiares de los estudiantes de la Washington Middle School en Albuquerque, Nuevo México, el 13 de agosto de 2021.AP

[La pandemia disparó la venta de armas de fuego en Estados Unidos. Y todavía sigue en aumento]

Un alumno de 13 años que atestiguó el suceso les dijo a los detectives que el tiroteo ocurrió después de que Hargrove se acercó al sospechoso para decirle que dejara de acosar y golpear a un niño más pequeño.

El testigo dijo que el sospechoso sostenía una pistola detrás de su pierna para que Hargrove no pudiera verla cuando se acercó y luego le disparó varias veces, según la declaración de causa probable.

Las autoridades afirman que una oficial de policía asignada a la escuela escuchó el tiroteo, corrió hacia los niños y esposó al sospechoso a una cerca antes de pedir ayuda por radio y atender al joven herido hasta que llegó el personal médico.

[Biden anuncia órdenes ejecutivas para prevenir la violencia con armas, tras varios tiroteos recientes]

Cuando la policía detuvo a Saucedo, el joven les dijo: “Díganle a mi mamá que lo siento”. Y, según la acusación, cuando los oficiales le ofrecieron comida en la estación de policía, no quiso probar los alimentos diciendo: “No merezco comer”.

Más tarde, la policía se enteró de que el padre del sospechoso, justo antes del tiroteo, se dio cuenta de que su arma no estaba en la casa y fue a la escuela, donde llegó para ver a su hijo esposado, según las autoridades.

El testigo de 13 años también le dijo a la policía que Saucedo era un buen chico, pero recientemente se relacionó con otros chicos y actuaba como si fuera un pandillero, según el comunicado.

[Por qué las acciones de Biden para prevenir la violencia con armas no son suficientes, según los expertos]

El viernes fue el tercer día de clases en el distrito escolar público de Albuquerque. Si bien los estudiantes no regresarán hasta el martes, el superintendente Scott Elder dijo que el personal hará los preparativos para garantizar que los estudiantes tengan acceso a consejería y cualquier otro servicio de apoyo que necesiten.

“Por supuesto que es extremadamente difícil”, dijo sobre el tiroteo. “Hay mucha presión en la comunidad. La gente está nerviosa. Fue un incidente terrible entre dos personas. Nunca debió haber sucedido... Esto no debería suceder en la comunidad. Ciertamente no debería pasar en una escuela”, agregó Elder.

La policía dijo que habrá más oficiales presentes cuando los estudiantes regresen con el fin de brindar una mayor sensación de seguridad y también para garantizar que los estudiantes puedan compartir más información sobre el tiroteo.

[Biden anuncia órdenes ejecutivas para prevenir la violencia con armas, tras varios tiroteos recientes]

También se escucharon disparos el jueves por la noche en un bar y restaurante deportivo cerca de un concurrido distrito comercial de Albuquerque. La policía dijo que una persona murió y tres resultaron heridas después de que alguien sacó un arma durante una pelea.

En ese caso no se han realizado arrestos. Los investigadores están revisando los videos de vigilancia y entrevistando a los testigos.

Estos incidentes han sucedido mientras el alcalde Tim Keller convocó su última sesión con otros funcionarios para hablar sobre cómo frenar la violencia y el crimen en la ciudad. Su Administración espera presentar recomendaciones para mejorar el sistema de justicia penal y abordar el problema de los infractores reincidentes.

La oficina del alcalde señaló que para la mayoría de los homicidios de Albuquerque sucedidos este año, más del 45% de los delincuentes fueron acusados ​​y casi el 60% de los sospechosos tienen antecedentes penales.

“En cuanto a los infractores leves, necesitamos reforzar los programas de ayuda y garantizar un acceso real a los recursos que pueden cambiar sus vidas”, dijo Keller en un comunicado. “Pero en el caso de los delincuentes violentos tenemos que actuar de manera enérgica”.

Con información de AP, Santa Fe New Mexican y Albuquerque Journal