IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Detenidos en conexión con el asesinato del presidente de Haití aseguran que los contrató una empresa de Miami

El grupo de 17 colombianos que permanecen bajo custodia en Haití tras el asesinato de Jovenel Moïse dijo en un interrogatorio citado por el Miami Herald que los reclutó una firma llamada CTU Security, radicada en Doral, Florida, y dirigida por un emigrado venezolano. Es probable que el FBI investigue qué papel desempeñó la empresa en el ataque.

El grupo de ciudadanos colombianos detenidos en Haití en conexión con el asesinato del presidente Jovenel Moïse el miércoles dijo a las autoridades de ese país que fueron contratados por una empresa de seguridad de Miami, según un reporte del diario Miami Herald en el que se cita a un funcionario que interrogó a los sospechosos. 

Los detenidos aseguraron haber sido reclutados por la firma de bajo perfil CTU Security, radicada en Doral, en el sur de Florida. La empresa está dirigida por un emigrado venezolano identificado como Antonio Enmanuel Intriago Valera, quien no ha dado declaraciones sobre su posible conexión con el asesinato.

Haití mantiene bajo custodia a diecisiete colombianos y dos haitiano-estadounidenses en conexión con el fatal ataque a Moïse en su residencia en Puerto Príncipe, la capital del país. En el atentado también resultó herida la primera dama, Martine Moïse, quien fue trasladada a Miami para recibir tratamiento, debido a la gravedad de sus heridas.

Al ser interrogados, los colombianos dijeron que habían estado en Haití durante al menos tres meses y que habían viajado a ese país a través de República Dominicana. Una fuente dijo al Herald que los hombres fueron contratados para proporcionar seguridad VIP con un salario de alrededor de 3,000 dólares mensuales. Familiares de los detenidos han confirmado esta versión. 

La esposa de uno de ellos, identificado como Francisco Uribe, dijo a la prensa local colombiana que el hombre había sido contratado por CTU y recibía un salario mensual de 2,700 dólares para ofrecer servicios de seguridad a familias poderosas. Uribe había sido sido investigado por ejecuciones extrajudiciales cuando era soldado en Colombia. 

Por su parte, el Gobierno colombiano ha identificado a 13 de los supuestos integrantes del comando como militares retirados del servicio entre 2018 y 2020. 

Es probable que el Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) investigue qué papel desempeñó la firma del venezolano Antonio Enmanuel Intriago Valera en Miami en el asesinato del presidente haitiano.

Ese país ha pedido ayuda al FBI, en parte dada la gran cantidad de empresarios y bandas de narcotraficantes que podrían haber tenido interés en deshacerse de Moïse. Colombia también envió agentes a Puerto Príncipe para indagar junto al Gobierno haitiano sobre el papel de los colombianos sospechosos en el ataque.

Dos sospechosos del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, comparecen ante los medios de comunicación en la Dirección General de la Policía en Puerto Príncipe, Haití, el jueves 8 de julio de 2021.AP

El Gobierno interino de Haití también solicitó a Estados Unidos el despliegue de tropas para proteger sus infraestructuras, como el puerto y el aeropuerto, mientras intenta estabilizar la situación en la nación y prepara el camino para las próximas elecciones. Sin embargo, Washington no ha tomado aún una decisión sobre el pedido.

Intriago es conocido en los círculos de expatriados venezolanos en el sur de Florida, y el Herald conversó con conocidos suyos que lo describieron como un hombre que se jactaba de su experiencia policial en el país sudamericano y que tenía conexiones con agencias estadounidenses.

Su empresa de seguridad, CTU, fue registrada en Florida en 2019 bajo su nombre. Intriago está autorizado por el estado para brindar servicios de seguridad y portar armas de fuego. No hay mucha información pública sobre él, a excepción de una orden de detención en su contra en 2011. 

Moïse no es el primer presidente haitiano asesinado. En 1915, una turba enfurecida arrastró al entonces presidente Vilbrun Guillaume Sam fuera de la embajada francesa y lo golpeó hasta matarlo.