IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Condenan a 8 meses de cárcel a un seguidor de Trump que asaltó el Capitolio: “Amenazó la democracia”

Paul Allard Hodgkins, de 38 años y residente en Florida, se declaró culpable de obstruir la certificación de la victoria electoral de Biden. “El daño que provocó persistirá en este país por décadas”, afirmó el juez.

Por Pete Williams – NBC News

Un hombre de Florida que fue fotografiado portando una enorme bandera roja con el lema ‘Trump 2020’ en el Senado durante el asalto del 6 de enero al Capitolio federal fue condenado este lunes a ocho meses de prisión. Se trata de la primera sentencia por un delito que se dicta por lo sucedido aquel día.

Paul Allard Hodgkins, de 38 años y residente de Tampa, fue arrestado el 16 de febrero después de que el FBI recibiera un aviso que lo identificaba como uno de los cientos de personas que habían ingresado al Capitolio de manera violenta. En junio se declaró culpable de obstrucción de un procedimiento oficial, un crimen que conlleva una sentencia máxima de 20 años en prisión.

"Aunque usted era sólo uno de los integrantes de la turba, participó activamente en un evento de gran envergadura que amenazó al Capitolio y a la democracia", le dijo el juez de la corte de distrito de Washington, D.C. Randolph Moss.

Paul Allard Hodgkins, uno de los partidarios de Trump que participó en el asalto al Capitolio el 6 de enero de 2021.FBI

"El daño que provocó fue mucho más allá de una demora de varias horas en la certificación del voto. Persistirá en el país durante varias décadas", agregó.

El abogado de Hodgkins, Patrick Leduc, pidió al juez que no le impusiera una pena de prisión, alegando que Hodgkins es un ciudadano "respetuoso de la ley, trabajador, honesto, comedido, amable, reflexivo y generoso". "Es el tipo de persona que usted querría tener como vecino", añadió, según consta en los documentos de la corte.

Pero que el día del disturbio "perdió el camino, se dejó llevar, y tomó la fatídica decisión de seguir a la multitud, encontrándose durante 15 minutos en un lugar en el que sinceramente lamenta haber estado", concluyó el letrado.

Hodgkins afirmó ante el juez que lamentaba lo que hizo y aseguró que no habría entrado al Capitolio de haber sabido que se cometerían actos violentos en el interior.

"Puedo decir sin la menor duda que estoy realmente arrepentido de mis acciones, no porque enfrente consecuencias sino por el daño que causó el incidente de ese día y por la forma en que este país que amo ha sido lastimado", aseguró.

Aunque destacó que no cometió actos violentos en el edificio ni dañó ninguna propiedad, reconoció que su "participación contribuyó a un problema mayor". "Haber formado parte de los que permanecimos más tranquilos en nuestras protestas puede haber hecho que otros se envalentonaran", aseguró.

[La Policía y las Fuerzas Armadas investigan si sus miembros participaron en el asalto al Capitolio]

Los fiscales pidieron una sentencia de 18 meses en prisión. "Se unió voluntariamente al disturbio, y siguió siendo parte de este firmemente", dijo la fiscal adjunta Mona Sedky, quien alegó que Hodgkins pudo haberse retirado del edificio tan pronto como vio el caos.

Según Sedky, la intención de Hodgkins al ingresar al Capitolio había sido "perturbar el proceso electoral e interrumpir la transferencia pacífica del poder".

Seguidores de Trump irrumpen en el Capitolio de Estados Unidos en Washington, el 6 de enero de 2021.REUTERS/Shannon Stapleton

Imponerle un castigo que incluya un tiempo en prisión "enviará un mensaje fuerte y claro a otros posibles alborotadores de que, si los atrapan, se enfrentarán a una sentencia grave. Así no se repetirá este episodio", elaboró.

["Así voy a morir": lo que pensó este sargento latino cuando enfrentó a asaltantes del Capitolio]

Hodgkins es la tercera persona que recibe una sentencia judicial por haber participado en el asalto del 6 de enero y su pena es la más severa que se ha impuesto hasta ahora.

Una mujer de Indiana, Anna Morgan-Lloyd, fue sentenciada a tres años en libertad bajo palabra después de que se declarara culpable de manifestarse de manera ilegal en el Capitolio. Michael Curzio, de Florida, fue condenado a seis meses en prisión tras declararse culpable del mismo cargo, pero fue puesto en libertad el 14 de julio porque un juez contó el tiempo que estuvo detenido a la espera de juicio.