IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Autoridades de Michigan dudan que los padres del adolescente acusado de matar a cuatro compañeros fueran a entregarse

Los Crumbleys fueron detenidos el sábado tras una amplia persecución en un edificio cerca del centro de Detroit. Los hechos muestran que ambos parecían estar ser reacios a entregarse, pese a las garantías de su equipo legal de que lo harían.

Por Dennis Romero - NBC News

Las autoridades de Michigan avanzan en una amplia investigación sobre el tiroteo en la escuela del pasado martes. Han puesto bajo la lupa a un posible cómplice de los padres del sospechoso y analizan las acciones tomadas después de que los funcionarios de la escuela fueran advertidos sobre el comportamiento supuestamente perturbador del adolescente.

Al comparecer en vídeo el sábado por la mañana, los padres James y Jennifer Crumbley se declararon no culpables de cuatro cargos cada uno de homicidio involuntario, cargos que alegan que contribuyeron indirectamente a la muerte de cuatro adolescentes el martes en el instituto de Oxford, a unas 40 millas (65 kilómetros) al norte de Detroit.

[Imponen fianza de 1 millón de dólares a los padres del adolescente acusado del tiroteo en Michigan]

Al detallar los cargos contra los padres, la fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald, ha alegado culpabilidad, diciendo que los padres compraron al sospechoso el arma utilizada en el tiroteo y no actuaron cuando el personal de la escuela les advirtió sobre un comportamiento perturbador.

“Estos dos individuos podrían haberlo evitado”, afirmó McDonald durante la comparecencia de la pareja el sábado por la mañana.

Shannon Smith, uno de los dos abogados que representan a los Crumbleys, dijo durante la sesión judicial: “Nuestros clientes van a pelear contra estos cargos. Están tan devastados como todos los demás”, declaró.

La defensa también argumentó en el tribunal el sábado por la mañana que el sospechoso no tuvo acceso a un arma.

“Esa pistola estaba cerrada bajo llave”, señaló en el tribunal la co-abogada de los Crumbleys, Mariell Lehman. “Así que cuando la fiscalía está afirmando que este niño tenía libre acceso a un arma, eso es absolutamente falso”, agregó.

[El joven detenido por el tiroteo en Michigan grabó un video donde expresa su intención de matar a sus compañeros]

En una conferencia de prensa el sábado, el sheriff del condado de Oakland, Michael Bouchard, dijo que los Crumbleys parecían ser reacios a entregarse a pesar de las garantías de su equipo legal de que lo harían.

La fiscal del condado de Oakland, Karen McDonald, se dirige a los medios de comunicación en su oficina, el viernes 3 de diciembre de 2021, en Pontiac, Michigan.Carlos Osorio / AP

Con las órdenes de detención en la mano, Bouchard dijo que las fuerzas del orden comenzaron a buscar a los Crumbleys. Los funcionarios fueron informados de que la pareja no respondía a los mensajes de texto ni a las llamadas telefónicas de uno de sus abogados.

Ambos fueron localizados en un estudio de arte en un edificio cerca del centro de Detroit a última hora del viernes después de que alguien viera su vehículo aparcado fuera y se pusiera en contacto con las autoridades.

"¿Realmente iban a hacerlo? No lo sé"

La persona que llamó para informar sobre el vehículo podría recibir una oferta de hasta 20,000 dólares por información que conduzca a la detención de los Crumbleys, según explicó el alguacil Owen Cypher en la conferencia de prensa.

“Cuando llegó el aviso, la persona estaba aparentemente fuera fumando, y prácticamente huyó”, dijo Bouchard. “Dónde estaban y cómo estaban parece confirmar que se estaban escondiendo, y no iban a entregarse en ese momento”, opinó.

[El estudiante que mató a sus compañeros en una escuela de Michigan disparó más de 15 veces]

El jefe de la policía de Detroit, James E. White, agradeció el papel crucial que desempeñó su departamento, que se apresuró a establecer un perímetro en una zona cercana a la frontera canadiense, en la captura de los dos.

Cuando el dúo estaba supuestamente huido, los abogados de la pareja insistieron en que estarían en una comparecencia pospuesta el sábado por la mañana, cosa que hicieron tras ser detenidos.

“¿Realmente iban a hacerlo?”, se preguntó Bouchard. “No lo sé. Pero teniendo en cuenta que se escondían en un almacén en Detroit, hace que levante las cejas”, agregó.

Las autoridades están investigando si alguien de Detroit ayudó a la pareja, y en última instancia será la fiscalía la que sopese los cargos, según el sheriff.

[Fue un regalo de Navidad: cuatro días antes del tiroteo de Michigan los padres del sospechoso le compraron el arma]

“Creemos que fueron ayudados”, apuntó.

Los Crumbleys y su hijo están detenidos en aislamiento en la cárcel del condado de Oakland.

Cuatro estudiantes murieron en el ataque y han sido identificados como Hana St. Juliana, de 14 años; Madisyn Baldwin, de 17; Tate Myre, de 16; y Justin Shilling, de 17. Otros siete, incluido un profesor, resultaron heridos.

Según las autoridades, un día antes del ataque, un profesor planteó la cuestión de que el sospechoso supuestamente buscaba munición en su teléfono móvil.

Y el día del crimen, los Crumbleys fueron convocados para hablar con los administradores después de que el adolescente supuestamente creara imágenes perturbadoras que incluían una pistola, munición y las palabras “sangre por todas partes”, comunicó McDonald después del tiroteo.

[Estudiantes que sobrevivieron al tiroteo de Michigan dicen que el atacante se hizo pasar por policía]

El chico no fue retirado de la escuela, ni se le prohibió la entrada al campus, indicó, y el ataque tuvo lugar después de esa reunión.

Bouchard sugirió que la escuela debería haber notificado a las autoridades cuando los Crumbleys fueron convocados.

“En ese momento nos hubiera gustado que nos avisaran”, señaló.

El sheriff expresó su preocupación por los estudiantes y las fuerzas del orden que presenciaron la violencia y sus consecuencias inmediatas.

“Hubo unos 18 disparos que no se gastaron. Podrían haber sido 18 niños más”, afirmó Bouchard.

[El FBI investiga amenazas de tiroteos que obligaron a cerrar decenas de escuelas en Michigan]

Tim Throne, superintendente de las Escuelas Comunitarias de Oakland, dijo en una carta a la comunidad del distrito el sábado que ha pedido una “revisión por parte de terceros” de las acciones de los administradores antes del tiroteo.

Pero pareció defender su decisión de mantener al sospechoso, identificado por las autoridades como Ethan Crumbley, de 15 años, en el campus.

“Dado que el niño no tenía infracciones disciplinarias previas, se tomó la decisión de que volviera a las aulas en lugar de enviarlo a casa vacía”, explicó Throne.

Bouchard no descartó incluir a los funcionarios de la escuela en la investigación, pero reiteró que los posibles cargos son competencia de los fiscales.

“Todo lo que ocurrió será investigado. Todo lo que averigüemos se entregará a nuestro fiscal para seguir con los cargos, si procede”, dijo Bouchard.