IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

La víctima de un asesino serial es identificada 37 años después de su muerte gracias a pruebas de ADN

Robin Pelkey fue asesinada en Alaska por Robert Hansen cuando tenía 19 años. Él dijo haber matado a 17 mujeres, pero solo fue condenado por la muerte de cuatro.

Por Mark Thiessen — The Associated Press

Pruebas genéticas han ayudado a revelar, luego de 37 años, la identidad de una víctima de un asesino serial de Alaska.

La víctima, inicialmente conocida como Horseshoe Harriet, fue identificada el viernes como Robin Pelkey. Tenía 19 años y vivía en las calles de Anchorage cuando fue asesinada por Robert Hansen a principios de la década de 1980, según la unidad que indaga en los casos sin resolver de la Oficina de Investigación de Alaska.

El comisario del Departamento de Seguridad Pública de Alaska, James Cockrell, agradeció a las autoridades involucradas durante casi dos décadas por esclarecer este caso. “Sin su duro trabajo y su tenacidad, es posible que nunca se hubiera conocido la identidad de la Sra. Pelkey”, declaró en un comunicado.

Hansen, que tenía una panadería, se ganó el apodo de Carnicero Panadero (Butcher Baker) por secuestrar y cazar mujeres —muchas de ellas trabajadoras sexuales— en los parajes naturales del norte de Anchorage a principios de la década de 1980, cuando la mayor ciudad del estado estaba en auge debido a la construcción del oleoducto transatlántico.

[Muere a los 80 años el asesino en serie que más víctimas provocó en Estados Unidos. Dijo que mató a 93 personas]

La construcción del oleoducto de 800 millas (casi 1,288 kilómetros) era una fuente de empleos bien remunerados y atrajo a quienes deseaban ganar dinero con ellos, desde trabajadoras del sexo hasta traficantes de drogas. 

Las víctimas de Hansen incluían inicialmente a cualquier mujer que le llamara la atención, pero rápidamente aprendió que las strippers y las prostitutas eran más difíciles de ser rastreadas, dijo el policía retirado Glenn Flothe, que ayudó a poner a Hansen entre rejas, al medio Anchorage Daily News en 2008.

La película Frozen Ground (2013), protagonizada por Nicolas Cage y John Cusack, narra la investigación y la captura de Hansen.

Este fue condenado por la muerte de cuatro mujeres pero confesó haber matado a varias más, según los agentes. Un día voló con los investigadores sobre una zona al norte de Anchorage, donde señaló dónde estaban enterradas 17 de sus víctimas.

En 1984, la policía estatal de Alaska volvió a estas zonas, donde se descubrieron los restos de ocho mujeres. En total, se han encontrado 12 cuerpos; 11 de ellos fueron identificados, dijo el portavoz de la policía Austin McDaniel.

[El asesino serial más prolífico: confesó haber matado a más de 90 mujeres y el FBI le creyó. Ya han comprobado 50 casos]

La única persona que aún no ha sido identificada se conoce solo como Eklutna Annie, que se cree que fue la primera víctima de Hansen, señaló McDaniel. Su cuerpo fue encontrado cerca del lago Eklutna, al norte de Anchorage.

Entre los restos óseos encontrados en 1984, Pelkey fue descubierta tirada en el suelo cerca del lago Horseshoe, a pocas millas al noroeste de Anchorage, dijeron los policías.

La víctima inicialmente identificada como Horseshoe Harriet no llevaba ninguna identificación con ella. Hansen había dicho a los investigadores que era una trabajadora sexual a la que secuestró en el centro de Anchorage en algún momento del invierno de 1983. La llevó al lago en su pequeña avioneta, la asesinó y se deshizo del cuerpo, aseguró a los investigadores. No sabía su nombre ni nada más de ella.

Pruebas genéticas

La autopsia confirmó que el cuerpo era el de una mujer blanca de entre 17 y 23 años. No hubo informes de personas desaparecidas que coincidieran y fue enterrada en el cementerio municipal de Anchorage como desconocida.

Pero en 2014 el caso se reabrió, el mismo año en que Hansen murió en prisión a los 75 años.

El cuerpo fue exhumado y se enviaron muestras para crear un perfil de ADN, que se añadió a la base de datos nacional de personas desaparecidas del FBI pero no proporcionó una identificación.

[“Los maté a todos, por supuesto”. Acusan al millonario Robert Durst de asesinar a su esposa, que lleva 40 años desaparecida]

Años después, en septiembre de 2020, los investigadores hicieron otro intento de identificar los restos utilizando la genealogía genética.

Una muestra de hueso fue enviada a un laboratorio privado y se extrajo ADN adicional que fue enviado para la secuenciación del genoma completo, dijeron los policías. Estos datos se enviaron a otro laboratorio, donde se generó un perfil de ADN que se cargó en una base de datos genealógica de acceso público en abril.

Trabajadores y médicos forenses exhuman el cuerpo de la desconocida #3 de un cementerio en Anchorage, Alaska, en septiembre de 2014.Rachel D'Oro / AP

Los policías encontraron varias coincidencias cercanas y crearon un árbol genealógico de la víctima. La investigación indicó que la víctima podría ser una mujer llamada Robin Pelkey, que nació en Colorado en 1963, dijeron los policías.

Los policías hallaron que vivió en Anchorage a principios de la década de 1980, pero ningún registro indicaba que estuviera viva después de 1984.

Con el tiempo, las autoridades localizaron a familiares cercanos en Arkansas y Alaska. La policía estatal dijo que acabó viviendo en las calles de Anchorage, pero que desapareció a finales de 1982 o principios de 1983.

[El hijo de un millonario mató a una latina al manejar demasiado deprisa su auto de lujo. Su castigo ha enfurecido a sus familiares]

Un cotejo de ADN con un pariente cercano de Arkansas confirmó la identidad de Pelkey y se notificó a la familia en septiembre. Esta aseguró, a través de la policía, que no quería ser contactada por los medios.

“Obviamente, estoy muy contento de haber averiguado por fin quién es y dar a su familia un cierre”, dijo McPherron. “La genealogía genética ha supuesto un gran avance en la resolución de homicidios no resueltos, pero también en la identificación de personas, así que es muy satisfactorio ver que finalmente se ha conseguido”.

Los policías han comprado una nueva lápida para Pelkey, afirmó McDaniel.