IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Arrodillarse sobre el cuello de George Floyd fue "totalmente innecesario": testifica el policía de mayor experiencia en Minneapolis

"Una vez que la persona está esposada, el nivel de amenaza baja por completo", declaró el teniente Richard Zimmerman en la quinta jornada del juicio contra el expolicía acusado de matar a George Floyd. "¿Cómo puede esa persona lastimarte?", inquirió.

Mantener la rodilla sobre el cuello de George Floyd durante nueve minutos y 29 segundos fue "totalmente innecesario", declaró este viernes el oficial de mayor experiencia en el Departamento de Policía de Minneapolis, el teniente Richard Zimmerman, durante la quinta jornada del juicio contra el expolicía Derek Chauvin por la muerte de este hombre negro durante su arresto en mayo de 2020.

Zimmerman, quien ha estado al frente de la división de homicidios durante más de 12 años, testificó que las maniobras de inmovilización de Chauvin violaron la política del departamento, al presionar su peso sobre el cuello de Floyd incluso cuando ya estaba esposado y boca abajo, y se quejaba de no poder respirar.

La policía no recibe entrenamiento para arrodillarse sobre el cuello de ninguna persona, dijo el agente sobre las acciones de Chauvin, quien enfrenta tres cargos de homicidio, el más grave con una condena de hasta 40 años de prisión.

Chauvin no era un oficial novato. Trabajó por 19 años en el Departamento de Policía de Minneapolis antes de ser despedido en mayo de 2020, producto del encuentro fatal con Floyd, que desató protestas internacionales contra la violencia policial y el racismo sistémico.

"Una vez que la persona está esposada, el nivel de amenaza baja por completo", dijo Zimmerman al jurado, "¿cómo puede esa persona lastimarte?", inquirió. Y recalcó que mantener a una persona esposada y en una posición boca abajo "bloquea su respiración".

En esta imagen obtenida de un video, el principal detective de homicidios en el Departamento de Policía de Minneapolis, Richard Zimmerman, testifica en el juicio contra Derek Chauvin, el 2 de abril de 2021. AP

"Entonces, en su opinión, ¿debería haberse detenido esa maniobra una vez que lo esposaron y lo pusiron contra el suelo?", le preguntó el fiscal Matthew Frank.

“Absolutamente”, respondió Zimmerman, quien dijo que recibe entrenamiento sobre el uso de la fuerza anualmente, como el resto de los oficiales, desde que se unió al cuerpo de policías de la ciudad en 1985.

También testificó que los oficiales tienen el deber de cuidar a una persona en peligro, incluso si ya se ha llamado a una ambulancia. Sin embargo, los oficiales siguieron sujetando a Floyd incluso luego de que dejó de responder: Chauvin se mantuvo arrodillado sobre su cuello, otro policía sobre su espalda, y un tercero le sujetó los pies los pies hasta que llegó la ambulancia.

En jornadas anteriores del juicio, los paramédicos que atendieron a Floyd ante la tienda Cup Foods, en la que el este intentó pagar por un paquete de cigarrillos con un billete de 20 dólares falso, testificaron que nunca pudieron recuperar su pulso. 

El abogado de Chauvin, Eric Nelson, ha mantenido que la muerte de Floyd no fue causada por la rodilla en su cuello, como afirman los fiscales, sino por una respuesta a las drogas que fueron encontradas en su organismo tras la autopsia.  

También este viernes testificó un exsupervisor de Chauvin, el sargento David Pleoger, quien ya no trabaja con el Departamento de Policía de Minneapolis.

Pleoger dijo que la fuerza debe detenerse cuando el detenido está bajo control policial. Su testimonio se centró en los protocolos policiales para el uso de la fuerza. Los oficiales pueden usarla en ciertas circunstancias, declaró, pero esa fuerza debe detenerse una vez que la persona esté bajo control.

Pleoger testificó que, luego de ver las imágenes de la cámara corporal de Chauvin, supo que su uso de la fuerza debió haber terminado antes.

"Cuando Floyd ya no ofreció más resistencia a los oficiales, podrían haber terminado con la maniobra", dijo, "sería razonable poner una rodilla en el cuello de alguien hasta que ya no se resista, pero debería detenerse cuando la persona ya no se comporte combativa".

En las jornadas anteriores ha testificado una lista larga de testigos y personas cercanas a Floyd: desde la adolescente que grabó con su teléfono celular el video viral del fatal incidente, su expareja, los paramédicos que acudieron a la escena y varios oficiales del Departamento de Policía de Minneapolis.

Con información de NBC News