IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Arrestan a un adolescente de 14 años por la muerte a golpes de un padre hispano en una estación del metro de Chicago

Familiares denuncian que nadie intervino para frenar la agresión. “Sólo queremos compartir su historia para que esto no siga ocurriendo a los hijos y hermanos de la gente”, explican.

Un joven de 14 años enfrenta cargos de asesinato por agredir y causar la muerte a un hombre en una estación de metro de Chicago.

Bernardo Gómez, de 26 años, esperaba el tren el pasado martes por la tarde en la estación Cicero, en la calle West Lake, cuando una persona le golpeó en la cabeza, según informaron las autoridades locales. Fue llevado a un hospital, donde murió al día siguiente.

Gómez estaba a punto de celebrar su cumpleaños y aspiraba a ser policía. "Sólo queremos compartir su historia para que esto no siga ocurriendo a los hijos y hermanos de la gente", dijo su hermana menor, Carla Torres al diario Chicago Sun Times.

Los investigadores dijeron a la familia que el agresor dio una patada al bastón que utilizaba la víctima tras sufrir una lesión ,y empezó a golpearle sin motivo aparente, según relató la publicación, que añadió que, según la familia, ninguno de los presentes en el andén de la estación intervino para detenerlo.

La madre de Gómez, Araceli Ocampo, agregó que si su hijo hubiera presenciado un incidente de este tipo sí "habría hecho algo".

[La policía detuvo el auto de una madre que tenía una ventana rota. Un rastro de sangre les llevó al cadáver de su hijo en la cajuela]

El presunto autor de la agresión fue arrestado el pasado jueves y ahora enfrenta cargos de asesinato en primer grado. La familia de la víctima dice que buscarán la mayor pena posible. Hasta el momento no han sido detenidos otros sospechosos por este crimen.

Gómez se había mudado recientemente del suburbio de Waukegan a Chicago. Tenía un hijo de un año, que estaba en un hogar de acogida, y había solicitado su custodia.

Su madre dice que era un joven bueno y que quería convertirse en policía para ayudar a su comunidad: "Se enfurecía al ver que robaban a todo el mundo", dijo Ocampo "quería desempeñar un papel para acabar con eso".