IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Antes de morir, un hombre le cuenta a su hija un secreto: era ladrón de bancos y fugitivo de la justicia

Thomas Randele murió en 2021, poco después de revelar que había estado viviendo bajo una identidad falsa tras perpetrar un atraco al Society National Bank de Cleveland en 1969.

Por David K. Li - NBC News

Ashley Randele tenía una relación especialmente estrecha con su difunto padre, quien la trataba más como a una confidente.

"Creo que me contaba cosas porque pensaba que yo podía manejarlas mejor que mi madre o porque yo tengo el terrible don de compartimentar las cosas y guardarlas en una estantería", dijo Randele recientemente sobre su padre, un hombre al que conoció como Tom Randele, vendedor de coches.

"Es posible que él le diera el 10% de la historia y que yo me quedara con el 30% pero, sin duda, yo me quedaba con más que ella", contó en el podcast Smoke Screen: My Fugitive Dad, en un episodio que se emitió el lunes.

Pero incluso con ese nivel de confianza, Ashley Randele dijo que su padre esperó hasta sus últimos días para revelar una verdad impactante: él no era Tom Randele, sino Ted Conrad, quien llevó a cabo uno de los mayores atracos a bancos de la nación.

[Roban en el aeropuerto de Toronto un contenedor con oro valorado en 15 millones de dólares]

Antes de morir de cáncer de pulmón en mayo de 2021, admitió ante su hija que había estado utilizando la fecha de nacimiento falsa del 10 de julio de 1947 pero, en realidad, nació el 10 de julio de 1949.

Conrad tenía 71 años en el momento de su muerte.

"Me dijo: 'Si te lo digo, tienes que prometerme que no lo investigarás. No quiero que investigues nada. No quiero que se lo cuentes a nadie'", explicó la hija en el podcast.

Conrad trabajaba como cajero en el Society National Bank de Cleveland cuando, despreocupadamente, se fue a casa el viernes 11 de julio de 1969, según el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

No fue hasta el lunes por la mañana cuando los directivos del banco se dieron cuenta de que faltaban 215,000 dólares -unos 1.8 millones de dólares en valor actual- y Conrad, según el servicio de alguaciles.

["Están muy bien hechos": hispanos son víctimas del robo de identidades que se venden a inmigrantes]

Partió de Cleveland con el dinero y empezó una nueva vida dejando atrás a todos sus amigos y familiares.

A pesar de lo audaz del crimen, las personas más cercanas a Conrad dijeron que su atraco no fue un shock total porque el joven de 20 años había quedado fascinado por The Thomas Crown Affair, la película clásica de 1968.

Conrad se quedó prendado del personaje de Steve McQueen, Thomas Crown, que lleva a cabo un elaborado atraco a un banco de Boston simplemente por diversión.

Conrad hablaba abiertamente de lo fácil que sería huir con el dinero de su banco, según cuentan sus amigos en el podcast.

"No ha habido un solo día en el que no haya pensado en él", dijo Russell Metcalf, su mejor amigo del instituto. "Aunque han pasado 52 años sigo pensando que me lo voy a encontrar o que lo veré o que hablaré con él".  

[Roban 100,000 dólares en monedas de 10 centavos de un camión en Philadelphia]

Metcalf y Conrad cenaron y almorzaron los días previos al atraco. Se suponía que iban a jugar al golf ese sábado 12 de julio, pero Metcalf, que trabajaba en un banco cercano al de su amigo, no se asustó cuando tocó la puerta del apartamento de Conrad sin obtener respuesta.

El lunes siguiente se corrió la voz entre la comunidad bancaria de Cleveland que faltaban 215,000 dólares, y Conrad había desaparecido. Metcalf contó en el podcast que lo llamaron al despacho del abogado de su banco.

"Había dos tipos trajeados sentados en su mesa. Los miré, y les dije: 'Deben ser del FBI, ¿cuánto se ha llevado?'", explicó Metcalf, quien dijo que bromeó, sin darse cuenta de que no era cosa de risa y que su amigo acababa de desaparecer con una pequeña fortuna.

"Me dijeron: 'Bueno, no podemos hablar de eso, pero ¿sabe por casualidad dónde está Ted?'".

Conrad adoptó una nueva identidad y vivió en Lynnfield, Massachusetts, donde Ashley Randele lo conocía como un padre cariñoso aficionado a los pantalones caqui de pliegues y a las camisas de golf.

[Hombre de Florida amenaza con disparar contra cualquiera en una farmacia CVS a menos que le dieran "todos los frascos" de Viagra]

"Creía que conocía a mi padre", dijo la mujer en el podcast, "pero eso fue antes de enterarme que fue un fugitivo durante décadas".

Ashley Randele dijo que todavía le cuesta creer que su padre fuera una especie de criminal brillante.

"En lo absoluto", dijo. "Siempre fue muy relajado y tranquilo. Nunca habría imaginado cuántos secretos tenía".