IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

A 20 días para su ejecución en Texas, Ivan Cantu tiene la esperanza de ser absuelto

La defensa de Ivan Cantu, condenado a muerte en 2001, afirma que el hecho de que un testigo clave se retractara de lo que dijo en el juicio y otros factores prueban la inocencia de su cliente, quien sigue con su ejecución programada para el 28 de febrero.

Ivan Cantu, un hombre condenado a muerte en Texas por dos asesinatos en el año 2000, será ejecutado por el estado a finales de mes tras dos cancelaciones, incluida la apelación de última hora ocurrida hace menos de un año, en la que se describieron falsos testimonios durante su juicio que convencieron a un juez republicano de posponer la ejecución.

Cantu, de 50 años, quien fue condenado a muerte por los homicidios en Dallas de su primo y su prometida, James Mosqueda y Amy Kitchen, asegura que diversas pruebas surgidas después de su juicio que lo encontró culpable en 2001 son suficientes para anular su fatídica sentencia, indicó The Texas Tribune.

Los abogados de Cantu, así como detectives privados, han logrado obtener dichas pruebas que consideran esclarecedoras, incluido un testigo clave que admitió haber mentido mientras testificaba, y el hallazgo de un reloj que el sentenciado fue acusado de robar, amplió el medio digital.

Sin embargo, a pesar de ello, el equipo legal de Cantu no ha logrado que ningún tribunal federal o estatal haya revisado por completo toda la información reciente. Incluso, luego de la última suspensión de su ejecución, el Tribunal de Apelaciones de Texas desestimó su solicitud de una audiencia probatoria sin dar una explicación al respecto.

La ejecución de Cantu está programada para el próximo 28 de febrero en la Unidad Huntsville. 

Ivan Cantu fue condenado a muerte en Texas en 2001.
Ivan Cantu fue condenado a muerte en Texas en 2001.TDCJ (Texas Department of Criminal Justice) / Getty Images

El juicio y un testigo clave

Durante el juicio contra Cantu, los fiscales del condado de Collin se basaron en gran medida en el testimonio de Amy Boettcher, prometida del reo, quien aseguró que él había cometido los asesinatos y que incluso la había llevado al lugar del crimen, antes de viajar hasta Arkansas para visitar a su familia, amplió el reporte de The Texas Tribune.

Los fiscales, además, aseguraron haber hallado unos pantalones de mezclilla ensangrentados en la cocina de Cantu que presuntamente contenían ADN de las víctimas y un reloj Rolex. Los artículos fueron tomados como pruebas fehacientes de que había cometido los asesinatos.

Boettcher testificó que ella misma había puesto los pantalones ensangrentados en un cesto de basura en la cocina de Cantu tras los asesinatos y que lo vio tirar el reloj, que pertenecía a Mosqueda, por la ventana de su automóvil cuando la pareja se dirigía al centro de la ciudad.

Un día después de que la policía encontrara los cadáveres también descubrieron el coche de Mosqueda afuera del departamento de Cantu, de acuerdo con documentos judiciales citados por el portal noticioso.

Durante más de 20 años, Cantu ha mantenido su inocencia y ha asegurado que Mosqueda fue asesinado por un traficante de drogas local al que le debía mucho dinero. 

"¿No es una locura? Estoy en el corredor de la muerte, tengo una abogada maravillosa que sabe lo que hay que hacer para solucionar estos problemas con la corte, y las leyes están diciendo que sus manos están atadas a la espalda", declaró Cantu, citado por The Texas Tribune.

Las pruebas de la defensa

Las dudas del equipo legal comenzaron con una declaración jurada firmada por una agente que realizó un control de bienestar a Cantu, que fue solicitado por su madre tras enterarse de que su primo había sido asesinado, y en la que aseguró que no vio ropa ensangrentada en la vivienda. La visita ocurrió cuando Cantu y Boettcher se encontraban en Arkansas.

Cantu argumentó que esta declaración jurada, firmada en el año 2000, es una prueba de que alguien puso la ropa ensangrentada en su casa para inculparlo por los homicidios, indicó el medio periodístico.

Además, los abogados del sentenciado también descubrieron en 2019 que la policía había recuperado el reloj Rolex en la casa de Mosqueda y lo había devuelto a su familia, poco después del asesinato.

Sin embargo, el elemento clave que la defensa intenta hacer valer para anular la ejecución es el cambio de opinión de un testigo clave durante el juicio, informó The Texas Tribune.

Jeff Boettcher, hermano de Amy Boettcher, también testificó contra Cantu durante el juicio, y dijo que el hombre le había contado sobre los asesinatos con antelación e incluso que lo había contratado para limpiar la escena del crimen.

No obstante, todo cambió con la muerte de Amy en 2021, lo que hizo que Jeff llamara a la policía para retractarse de lo que había dicho en el juicio, dos décadas antes.

[El Departamento de Justicia pedirá pena de muerte para el autor del tiroteo racista de Buffalo que mató a 10 personas negras]

La conversación que Jeff tuvo en 2022 con un investigador y un abogado, que viajaron hasta Minnesota para reunirse con él, quedó grabada en video y en ella se ve al hombre angustiado mientras confiesa haber mentido durante el juicio.

Jeff admitió que en aquel momento estaba pasando dificultades en su vida, que consumía drogas con frecuencia y que se encontraba fuera de Texas en el momento de los asesinatos. Lleno de remordimiento, lamentó haber contribuido a que Cantu fuera sentenciado a muerte.

Gena Bunn, abogada de Cantu, dijo a The Texas Tribune, que el caso era como un "castillo de naipes" y pidió que la ejecución fuera suspendida. "¿Qué está sosteniendo esta condena?", se cuestionó.

Bunn no pierde la esperanza de apelar la sentencia en la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado de Collin para que el caso sea revisado. "Vamos a ponerle un freno [a este caso] y suspender la fecha de ejecución", indicó, citada por el medio noticioso.

Entretanto, los familiares de Mosqueda y Kitchen siguen apoyando la ejecución de Cantu.

"Esperemos que finalmente se haga justicia para Amy [Kitchen] y James [Mosqueda], y que la ejecución siga adelante", indicó un mensaje publicado en redes sociales el 2 de febrero por el Amy Kitchen Emergency Fund, un grupo de recaudación de fondos creado en memoria de las víctimas.

Sin explicaciones

Cantu presentó un recurso de habeas corpus en abril de 2023 –una semana antes de su ejecución– en el que aseguró que había sido condenado de manera injusta. Un día después, el juez de distrito estatal Benjamin Smith, quien es republicano, retiró su orden judicial para la ejecución y alegó que los nuevos argumentos requerían revisión.

Sin embargo, la Corte de Apelaciones Penales de Texas desestimó cuatro meses después el recurso de Cantu, al considerar que la solicitud de audiencia del preso no cumplía los requisitos necesarios para una revisión, pero no se explicaba sobre por qué no debía reconsiderarse el testimonio de Boettcher.

"No nos dieron mucha información sobre por qué no cumplíamos los requisitos", indicó Bunn, citada por The Texas Tribune, y explicó que el estado tiene parámetros estrictos para que las apelaciones posteriores puedan ser consideradas.

A pesar de ello, Cantu tiene la intención de recurrir también a las cortes federales federales. Además, tiene hasta el 14 de febrero para presentar nuevos litigios ante el más alto tribunal penal del estado. Su equipo jurídico presentó una solicitud de clemencia el pasado martes.

Cantu afirmó que su corazón está con las familias de Mosqueda y Kitchen, y aseguró que la oficina del fiscal de distrito del condado de Collin tiene la responsabilidad de encontrar a la persona que realmente cometió los asesinatos.