IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Crecen las acusaciones de racismo en Google tras el despido de una segunda empleada negra

April Christina Curley, reclutadora de diversidad en Google, y Timnit Gebru, investigadora en inteligencia artificial ética, anunciaron que fueron despedidas de la compañía californiana este año. Ambas desempeñaban importantes cargos en la empresa.
Protestas en las oficinas de Google en California.
Empleados de Google durante unas protestas por la gestión de la compañía de denuncias de conducta sexual, el 1 de noviembre de 2018, en Mountain View, California.Mason Trinca/Getty Images

Por April Glaser y Char Adams - NBC News

El lunes por la noche, April Christina Curley, reclutadora de diversidad en Google, anunció en Twitter que había sido despedida en septiembre.

Comenzó a trabajar en la compañía en 2014, ayudando a la empresa a mejorar sus relaciones con colegios y universidades históricamente afroamericanos. Antes de aceptar el trabajo, Curley tuiteó que la empresa no había "contratado a un solo estudiante de las Facultades y universidades históricamente negras (HBCU, por su sigla en inglés) para un puesto de tecnología".

Seis años después, Curley tuiteó que había traído a "más de 300 estudiantes negros de las HBCU que fueron contratados para puestos [de ingeniería]".

La salida de Curley de Google es la segunda disputa pública de este mes entre el liderazgo de la empresa y las mujeres negras que han sido reconocidas por su éxito en el campo de la tecnología. A principios de diciembre, una de las principales ejecutivas de Google, Timnit Gebru, una científica investigadora muy respetada, conocida por su defensa de una mayor diversidad en la industria tecnológica, declaró que también la habían despedido. El jefe de investigación de la empresa replicó que Gebru había dimitido.

[Cómo influye Google en nuestra vida y por qué el Departamento de Justicia lo acusa de monopolio]

La partida de Gebru, que ejerció como codirectora del Equipo de Inteligencia Artificial Ética de la compañía, se produjo después de que enviara un correo electrónico a sus colegas diciendo que la compañía la había obligado a retractarse de un documento sobre problemas éticos que involucran sistemas de inteligencia artificial utilizados para comprender a los humanos, incluido uno que impulsa el motor de búsqueda de Google.

Esta vez, las acusaciones de Curley sobre la empresa fueron aún más profundas. Curley denunció en Twitter que durante su tiempo en Google le negaron múltiples promociones, le pusieron planes para mejorar su trabajo, le redujeron su compensación, la gritaron, la excluyeron de las reuniones, la negaron roles de liderazgo y la acosaron, incluso le dijeron que su acento de Baltimore era un problema del que que necesitaba informar a sus colegas. Curley además alegó que una vez un gerente le preguntó "con cuál de sus compañeros de equipo se acostaría", escribió en Twitter.

Google rechazó reiteradas solicitudes de comentarios sobre estas acusaciones.

Historia familiar

El anuncio de Curley de esta semana culmina un año en el que los empleados de Google se han pronunciado sobre el trato que la empresa da a los empleados negros. En las tres semanas desde que Gebru anunció en Twitter que fue despedida, más de 2,690 empleados de Google firmaron una carta de apoyo.

"En lugar de ser aceptadao por Google como una colaboradora excepcionalmente talentosa y prolífica, Gebru se ha enfrentado a la defensiva, al racismo, al vacío, la censura de la investigación y ahora un despido como represalia", se lee en el comunicado.

[Google se cae por una hora: servicios como YouTube y Gmail resultaron afectados]

Una investigación realizada por NBC News en mayo encontró que los programas de diversidad, equidad e inclusión de la compañía se habían reducido, según empleados actuales y anteriores, quienes dijeron por separado que las reducciones se hicieron para evitar ser percibidos como sesgados. Google negó que los recortes se hicieran como reacción a las críticas conservadoras. Pero la investigación provocó una consulta de 10 miembros del Congreso sobre cómo está trabajando Google para cultivar la diversidad dentro de su fuerza laboral.

En junio, Black Googler Network, un grupo de recursos para empleados, trabajó con miles de trabajadores para elaborar una lista de demandas con respecto a la representación de la fuerza laboral, el reconocimiento interno, la salud mental y el tiempo libre adecuado, según un empleado de Google, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias de la empresa.

Los copresidentes de la red se reunieron con Sundar Pichai, el director ejecutivo de Alphabet, la empresa matriz de Google, y otros líderes para presentar sus demandas el 9 de junio, según el empleado.

[“Google, no voy a tener suerte”. USCIS traduce a los migrantes de un modo muy problemático]

"Todo lo que hicieron fue decir: 'Nos comprometemos a contratar al 30% de los líderes subrepresentados para 2025", afirmó el empleado en una entrevista.

Timnit Gebru, investigadora en inteligencia artificial ética despedida por Google, el 7 de septiembre de 2018 en San Francisco, California.Kimberly White/Getty Images for TechCrunch

Pero los compromisos "con poca fuerza" son solo una respuesta a los empleados negros que exigen equidad, agregó el empleado.

"Esta historia de Timnit realmente duele porque hemos visto lo que les sucede a las mujeres negras en Google que presionan contra el status quo y tratan de lograr resultados más equitativos", señaló el empleado. "Por lo general, se ven obligadas a irse de la empresa, al ver a personas que no fueron despedidas pero que se sintieron miserables y terminaron renunciando. He visto esas tácticas. También he visto: 'Oh, esta persona está hablando. Sáquenlos de la empresa".

Google rechazó repetidas solicitudes de comentarios sobre estas discusiones.

"Constantemente deshumanizada"

El correo electrónico de Gebru, enviado poco antes de dejar la empresa, detalla su frustración con los esfuerzos de Google por crear un espacio de trabajo más inclusivo. Dijo que se sentía “constantemente deshumanizada” en Google. La empresa declinó hacer comentarios, pero en un correo electrónico a los empleados del jefe de investigación de Google, Jeff Dean señaló, publicado por el boletín de tecnología Platformer, afirmó que Gebru había renunciado.

['Narcomarketing': la nueva estrategia de los narcos en TikTok para atraer a los jóvenes]

Después de que Gebru dejara la empresa este mes, los miembros del Congreso comenzaron a plantear preguntas sobre la contratación por diversidad. Redactaron una carta exigiendo respuestas sobre cómo Google pretende mejorar sus problemas con la retención de una fuerza laboral diversa.

"Punto final: no podemos evitar el sesgo algorítmico en la tecnología si la gente de color no tiene un asiento en la mesa", escribió la representante Yvette Clark, demócrata por Nueva York, quien encabezó la carta.

Google no es la única empresa de tecnología que ha enfrentado serias acusaciones de racismo interno este año. Pinterest fue acusado de racismo por dos exfuncionarios de políticas públicas, Ifeoma Ozoma y Aerica Shimizu Banks, quienes renunciaron a finales de mayo e hicieron las declaraciones en junio. En ese momento, Pinterest alegó a CNBC que la empresa había realizado una investigación y había concluído que los empleados habían sido tratados de manera justa.

[Un hacker logró adivinar la contraseña de Twitter de Trump: “maga2020!”, según fiscales]

La industria de la tecnología es conocida desde hace mucho tiempo por estar dominada por hombres blancos, particularmente en trabajos técnicos. En Google, las mujeres negras representan solo el 0.7% de su fuerza laboral técnica y los empleados negros constituyen el 2.4% de la fuerza laboral técnica en general, según el informe de diversidad 2020 de la empresa. En Facebook, los empleados negros representan solo el 1.7% de su fuerza laboral tecnológica, según el informe de diversidad.

Seguidores leales

Después de que Curley compartiera su experiencia el lunes, los estudiantes de colegios y universidades históricamente afroamericanos con los que trabajó durante años respondieron con mucho apoyo.

"Puedo decirles a todos, personal y profesionalmente, que April tuvo un impacto en mi viaje hacia la informática con su presencia activa en el campus, los recursos que me ayudó a conseguir y los eventos que organizó para los estudiantes", escribió Brianna Fugate en Twitter. Fugate es ingeniera en Mailchimp y se graduó de Spelman College en 2018.

[Una nave espacial china regresa a la Tierra con muestras de roca y polvo lunar]

Otros que trabajan para elevar a los estudiantes de las HBCU expresaron consternación por la historia de Curley a medida que se extendía rápidamente por las redes sociales el lunes por la noche.

Nicole Tinson fundó la empresa HBCU20x20 hace tres años para conectar a las personas negras de la comunidad de HBCU con trabajos bien remunerados y oportunidades de pasantías. La organización comenzó a colaborar con Google en septiembre.

Pero Tinson y su equipo desconfiaron de la empresa después de enterarse de la situación de Gebru. Cuando leyeron el hilo de Twitter de Curley el lunes por la noche, Tinson decidió poner fin a la asociación entre HBCU20x20 y Google.

“Es muy importante para mí saber que cuando nos asociamos con una empresa para enviar a un estudiante que busca una pasantía o un profesional en busca de su próximo paso profesional, estén en un lugar donde serán apreciados", explicó Tinson.

“Queremos saber que se dirigen a algún lugar donde haya algún tipo de cultura establecida para la inclusión, donde puedan sentirse cómodos siendo ellos mismos y sentirse parte del equipo. Lo que seguimos viendo con Google es una cultura que no está dispuesta a ser interrumpida y a aceptar a todos como son", añadió.

[El telescopio Hubble envía nuevas imágenes de otras galaxias]

Los expertos opinan que lo que les sucedió a Gebru y Curley es un síntoma de un problema mayor con la forma en que se trata a los negros en la industria de la tecnología. Meredith Broussard, profesora de periodismo en la Universidad de Nueva York especializada en investigación de inteligencia artificial y periodismo de datos, describió a Gebru como "una de los investigadores de ética de IA más talentosas del mundo".

"El hecho de que la echaran es terrible y sacó a la luz estos problemas de largo recorrido que enfrentan las mujeres negras dentro de las grandes empresas de tecnología", afirmó Broussard. “En las grandes empresas de tecnología hay problemas de racismo sistémico y de sexismo institucionalizado igual que en todo el mundo. Y estas firmas necesitan reconocerlo", añadió.