IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una mujer de 90 años del Reino Unido es la primera persona en recibir la vacuna de Pfizer contra el COVID-19

Margaret Keenan recibió la primera de las dos dosis a primera hora de la mañana en el Hospital Universitario de Coventry, en el centro de Inglaterra, una semana después de que los reguladores británicos dieran luz verde a la farmacéutica estadounidense para distribuirla.

Margaret Keenan, de 90 años, se convirtió este martes en la primera persona en el Reino Unido y en el mundo en recibir la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech, una semana después de su aprobación en el país para uso de emergencia.

La mujer recibió la dosis a primera hora de la mañana en el Hospital Universitario de Coventry, en el centro de Inglaterra. Está programado que reciba la segunda dosis en 21 días.

El Reino Unido comienza este martes a administrar la vacuna a los grupos más vulnerables del país.

Keenan, que cumplirá 91 años la próxima semana y es oriunda de la localidad norirlandesa de Enniskillen -aunque ha vivido en Coventry durante más de 60 años-, es una antigua empleada de una joyería, tiene una hija, un hijo y cuatro nietos.

[Trump firmará una orden para priorizar la vacuna de COVID-19 para EE.UU.]

"Creo que hay muchas posibilidades de que miremos hacia atrás en este día como un punto de inflexión decisivo en la batalla contra el coronavirus", declaró Simon Stevens, director ejecutivo del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra.

Keenan, a quien sus amigos y familiares llaman Maggie, recibió la primera de las dos dosis de la vacuna de la enfermera May Parsons, de origen filipino, en medio de una gran atención mediática al marcar el comienzo de lo que el Gobierno del Reino Unido ha denominado el V-Day (Día de la V o vacunación). La enfermera lleva 24 trabajando para el sistema sanitario nacional británico y se incorporó al Hospital Universitario de Coventry en 2003.

"Me siento tan privilegiada de ser la primera persona vacunada contra el COVID-19. Es el mejor regalo de cumpleaños, adelantado, y porque significa que finalmente podré pasar tiempo con mi familia y mis amigos en Año Nuevo después de haber estado prácticamente sola todo el año", declaró Keenan a los medios.

[Lo peor está por llegar: el frío y la desobediencia disparan las muertes por COVID-19]

La mujer agradeció al Servicio Nacional de Salud (NHS, por su sigla en inglés) por la forma en que la han atendido y aconsejó a la gente vacunarse. "Si yo la puedo recibir a los 90 años, entonces usted también puede", afirmó.

Margaret Keenan, de 90 años, posa junto a la enfermera May Parsons tras recibir la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en el Hospital Universitario de Coventry, Inglaterra, el martes 8 de diciembre de 2020.Jacob King/Pool via AP

 

El director del NHS en Inglaterra, Simon Stevens, agradeció a todas las personas que participaron en conseguir la puesta en marcha de este nuevo e importante programa de vacunación.

"Menos de un año después de que se diagnosticara el primer caso de esta nueva enfermedad, el NHS está facilitando la primera vacuna contra el COVID-19 clínicamente aprobada", recordó.

Los funcionarios de salud pública piden al público que tenga paciencia porque solo aquellos que están en mayor riesgo de COVID-19 serán vacunados en las primeras etapas. El personal médico se pondrá en contacto con las personas para concertar citas y la mayoría tendrá que esperar hasta el próximo año antes de que haya suficientes dosis para ampliar el programa.

Unos 50 hospitales de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte empezarán este martes con las vacunaciones a mayores de 80 años y empleados del sector sanitario y de hogares de ancianos, aunque los residentes en sí tendrán que esperar a que la logística permita el traslado al lugar de la vacuna en los próximos días.

[Los mitos asociados al coronavirus frustran a los funcionarios de salud]

El Reino Unido tiene comprometidas 40 millones de dosis, que permitirán vacunar a 20 millones de personas. Las primeras 800,000 dosis se destinan a personas mayores de 80 años que están hospitalizadas o que ya tienen programadas citas ambulatorias, junto con los trabajadores de hogares de ancianos. Otros tendrán que esperar su turno. Entre los británicos programados para vacunarse se encuentra Hari Shukla, de Newcastle.

De acuerdo con los reguladores, la vacuna será efectiva siete días después de que una persona reciba la segunda dosis, si bien hay algún tipo de protección 12 días después de la primera.

 Mientras tanto, la pandemia está matando a más personas que nunca: Estados Unidos promedió 1,826 muertes diarias la semana pasada, una cada 45 segundos, según datos de NBC News, cadena hermana de Telemundo. El país ya registra más de 15 millones de contagios confirmados, de acuerdo con el mismo recuento. 

Los casos en Europa se han ralentizado tras las restricciones generalizadas en varios países, aunque en lugares como el Reino Unido y España se registran unas de las cifras más altas de muertes per cápita en el mundo.

Los suministros de las vacunas serán escasos al principio. Las autoridades estadounidenses planean enviar 6.4 millones de dosis el día que la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por su sigla en inglés) la apruebe y hasta 40 millones de dosis para fin de año. La mayoría de estos se destinarán a los 21 millones de trabajadores de la salud y a los tres millones empleados de hogares de la tercera edad.

Con información de NBC NewsAP Y EFE.