IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una jueza desestima la demanda de los empleados de un hospital de Houston que se negaron a vacunarse contra el COVID-19

La demandante principal comparó la exigencia del centro médico con la experimentación médica forzada durante el Holocausto y el letrado de los 117 querellantes afirmó apelarían a la Corte Suprema de Estados Unidos "si fuera necesario".

Por Dennis Romero - NBC News

Un tribunal federal de Texas desestimó el sábado una demanda de 117 empleados del Hospital Metodista de Houston que impugnaron el requisito de vacunación contra el COVID-19 del centro sanitario.

La jueza Lynn N. Hughes, del Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito Sur de Texas, dijo que la demandante principal, la enfermera Jennifer Bridges, y otros 116 empleados del centro sanitario que desafiaron el requisito, no tenían ningún argumento para la demanda.

[La vacunación contra el COVID-19 entre adolescentes se retrasa en el sur y avanza en el noroeste]

El Hospital Metodista de Houston fue el primer sistema hospitalario del país en exigir que todos sus empleados se vacunen. La jueza federal argumentó que la ley federal no impide que los empleadores emitan ese mandato.

Después de meses de advertencias, el centro médico había suspendido sin paga a más de 170 de sus 26,000 empleados el lunes y les advirtieron que los despedirían si no estaban vacunados antes del 21 de junio.

El hospital ya había dejado que no era un farol: despidió al director de riesgo corporativo, Bob Nevens, y a otro gerente en abril, cuando no cumplieron con el plazo anterior para jefes.

El abogado de los empleados, Jared Woodfill, respondió en un comunicado el sábado: "Esto es una batalla dentro de una guerra más grande para proteger los derechos de los empleados a no verse obligados a participar en un ensayo de vacunas como condición para mantener su empleo".

El letrado afirmó apelarían a la Corte Suprema de Estados Unidos "si fuera necesario".

En las últimas semanas otros hospitales importantes han seguido el ejemplo del hospital de Houston, como la Universidad de Pennsylvania, la Universidad de Louisville, el New York Presbyterian y varios hospitales importantes en el área de Washington D.C.

[La gran mayoría de los casos de miocarditis en jóvenes vacunados contra el COVID-19 se han recuperado]

Hughes abordó los argumentos de los demandantes uno por uno. Sobre el requisito de vacunación que viola el debido proceso, escribió: "Texas no reconoce esta excepción de voluntariedad del empleado".

Sobre su argumento de que el requisito obligaría a los trabajadores a infringir la ley: "Recibir una vacuna COVID-19 no es un acto ilegal y no conlleva sanciones penales".

Una enfermera recoge a un paciente en el parking del Hospital Metodista de Houston, Texas, el 28 de junio de 2020.REUTERS/Callaghan O'Hare

"Ella [Bridges] se niega a aceptar la vacuna que, a juicio del hospital, la hará más segura para sus trabajadores y pacientes bajo el cuidado del centro médico", escribió Hughes.

Sobre respondió a su afirmación de que estaban siendo coaccionados: "Esto no es coerción. El hospital está tratando de salvar vidas sin transmitir el COVID-19. Es una decisión que se tomó para mantener más seguros al personal, los pacientes y sus familias".

[La FDA extiende la validez de la vacuna de Johnson & Johnson ante el peligro de que millones de dosis expiren sin usarse]

También apunta al alegato de los demandantes sobre que se les exige que tomen un medicamento "no aprobado": "La ley federal autoriza al secretario de Salud y Servicios Humanos a introducir en el comercio interestatal productos médicos destinados a ser utilizados en una emergencia".

Hughes parece deslegitimar de los demandantes, diciendo, por ejemplo, que su denuncia fue escrita "al estilo de un comunicado de prensa".

Los querellantes "malinterpretaron" la ley y "tergiversaron los hechos" de la vacunación, incluido que el requisito equivalía a experimentación médica forzada porque las vacunas contra el coronavirus han recibido autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés), pero no la aprobación total.

La jueza también sacude una comparación con los experimentos médicos forzados en la Alemania nazi.

"Es reprobable equiparar el requisito de la inyección con la experimentación médica en los campos de concentración", escribió.

El director ejecutivo del Hospital Metodista de Houston, Marc Boom, predice que otros centros sanitarios se unirán pronto a esta iniciativa. "Podemos dejar esto atrás y continuar con nuestro enfoque en la seguridad, calidad, servicio e innovación incomparables".

[Exasesor de Seguridad Nacional pide crear una comisión del Congreso para investigar los orígenes del COVID-19]

Hughes concluyó diciendo que "los demandantes no aceptarán nada" del hospital.

Bridges prometió no darse por vencida, según el USA Today, y ha iniciado una petición en la web de peticiones patrocinadas change.org, que hasta el sábado había recogido más de 9,000 firmas, y un anuncio en la plataforma de micromecenazgo GoFundMe para pagar la demanda con el que ya ha recaudado 130,000 dólares.

"No me sorprende nada. Es una empresa muy grande y está bastante bien protegida en muchas áreas. Sabíamos que iba a ser una gran pelea y estamos preparados", declaró al USA Today.

Con información de USA Today y NBC News.