IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Una enfermera de Michigan es arrestada por robarse y vender tarjetas de vacunación contra el COVID-19 

Bethann Kierczak cobraba entre 150 y 200 dólares por los certificados, los vendía en Detroit y sus alrededores y se comunicaba con sus compradores a través de Facebook Messenger.

Una enfermera de un hospital de Veterans Affairs de Michigan fue arrestada el miércoles pasado por robar y vender tarjetas de vacunación contra el COVID-19, según las autoridades. 

Bethann Kierczak tenía acceso a los registros de vacunación, ya que administraba las dosis a los pacientes, lo que le facilitó vender las tarjetas oficiales emitidas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Kierczak, de 37 años, escribía o proveía a sus clientes los números de los lotes de las vacunas para hacer más creíble la falsificación y las vendía a precios de entre 150 y 200 dólares, según una denuncia penal en el Tribunal del Distrito Este de Michigan.

[COVID-19: alertan sobre la venta de tarjetas de vacunación falsas]

Durante más de cuatro meses, la enfermera vendió las tarjetas en todo el área metropolitana de Detroit y se comunicaba con los compradores a través de Facebook Messenger.

En la denuncia se explica la interacción de Kierczak con sus clientes. Según los documentos cuando una persona envió un mensaje solicitando tarjetas de vacunación la enfermera prometió hacer “todo lo posible”.

Las autoridades han advertido que la venta de certificados falsos es un delito que además puede poner en riesgo la salud de otras personas.AP

La mujer fue descubierta luego de que el 12 de agosto las autoridades del Departamento de Asuntos de los Veteranos en Michigan alertaron a las autoridades federales sobre sobre Kierczak.

Una persona, reconocida en la denuncia penal como "fuente confidencial" compartió con las autoridades mensajes con la enfermera para sustentar su acusación. En una ocasión, Kierczak entregó una tarjeta de vacunación en blanco sin cobrar, señala la denuncia.

[Arrestan a un trabajador de CVS por vender falsas tarjetas de vacunación contra COVID-19]

La enfermera se negó a rellenar el certificado pero proporcionó verbalmente el nombre del fabricante, el número de lote y las fechas en que se habrían administrado las dosis de vacunas para que la persona anónima pudiera poner la información. 

La mujer añadió que supuestamente podía proporcionar más tarjetas si se le pedían. Según la denuncia, en otro mensaje, Kierczak dijo a la fuente no identificada que tenía cinco tarjetas de vacunación en el cajón de su escritorio que vendería por 200 dólares cada una.

[Los universitarios se preocupan por la falsificación de las tarjetas de vacunación de COVID-19 en sus institutos]

Luego vendió a la fuente no identificada las cinco tarjetas de vacunas en blanco por 1,000 dólares y le dio una comisión de 300 dólares, según la denuncia.

Ese día, según los registros judiciales, Kierczak también le dio a la fuente una hoja de papel con los números de los lotes de vacunas para completar las tarjetas.

Las autoridades federales confirmaron que la mayoría de los números de lote proporcionados coincidían con las vacunas que se habían entregado en el hospital.

 “Independientemente de que una persona decida vacunarse, instamos a todos a evitar recurrir a esquemas como estos para evadir los requisitos de vacunación”

Saima S. Mohsin, FISCAL FEDERAL EN FUNCIONES

Kierczak es una de las últimas personas acusadas de vender tarjetas de vacunación contra el coronavirus para evadir los requisitos de vacunación, según reporta el diario The Washington Post.

Desde que las vacunas se generalizaron en Estados Unidos, las autoridades federales han acusado al propietario de un bar, a un farmaceuta y a policías estatales, entre otros, de vender los certificados de vacunación que ahora se exigen para entrar en algunos restaurantes, escuelas y espacios públicos.