Se buscan voluntarios para la vacuna del coronavirus. Es vital para tenerla lista hacia fines de este año

La doctora latina Angélica Kottkamp explica por qué es tan importante la colaboración de los hispanos y desmiente algunos de los mitos sobre estos ensayos clínicos.

Suscríbete al Email de Noticias Telemundo

Todos los días, las últimas noticias directamente en tu correo electrónico
SUBSCRIBE
/ Source: Telemundo
By Felipe Gálvez Tabach

El número de voluntarios y su diversidad racial son dos factores claves que determinarán el éxito o fracaso de las vacunas que se están desarrollando en todo el mundo contra el coronavirus, explica la doctora latina Angélica Kottkamp.

Kottkamp, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Nueva York, forma parte del equipo médico que monitorea a los voluntarios en los que se está probando la vacuna que desarrolla la compañía Pfizer en Estados Unidos.

Al ser la comunidad latina una de las más golpeadas por la pandemia, se hace importante la representatividad hispana entre 30,000 voluntarios en esta fase final de ensayos, que comprueba su eficacia y seguridad.

[Pfizer busca probar su vacuna experimental contra el COVID-19 en la comunidad latina]

"Es importante tener una muestra de población que represente a las personas a las que va dirigida esta vacuna", explica Kottkamp , de origen colombiano, mediante una videoconferencia desde Nueva York.

"No sólo es importante en el aspecto étnico, sino también en cuanto a la edad, necesitamos personas jóvenes y también adultos mayores", agrega.

Kottkamp considera "realista" tener una vacuna antes de final de año pero sólo con "una buena cantidad de participantes" en los ensayos: "Los resultados de estos estudios dependen de cuántos voluntarios reciben las muestras. Si el estudio es para 30,000 personas pero solo se inscriben mil, los resultados van a tardar mucho más".

Admite en cualquier caso que una de las dificultades para lograr voluntarios es el miedo a los efectos secundarios, de forma que su responsabilidad es diluir antes mitos irreales: "Esto no se trata, como muchos pacientes me han preguntado, de inyectar el virus a las personas. No, a nadie le van a inyectar el coronavirus, así no es como estas vacunas funcionan".

["Me siento optimista de que tendremos una vacuna para fin de año", afirmó Fauci ante el Congreso]

Tampoco es cierto que quienes reciben la vacuna pueden propagar la enfermedad a sus familiares.

Lo que sí puede provocar son algunas reacciones secundarias adversas como dolor muscular, dolor de cabeza o fiebre. "Pero no quiere decir que le esté dando coronavirus", dice Kottkamp, "sino que su cuerpo está generando esa reacción inmunológica, esa protección que queremos".

El financiamiento apura el desarrollo de la vacuna

Pfizer está desarrollando una vacuna experimental junto con la compañía alemana BioNTech. Los resultados de las primeras dos fases de la vacuna, en las que se realizaron pruebas con grupos reducidos de pacientes, fueron positivos.

Aparte de algunos síntomas leves, las dosis aplicadas generaron el desarrollo de anticuerpos contra el coronavirus, lo que impulsó a la compañía a avanzar hasta la fase 3, donde los estudios clínicos se escalarán a unas 30,000 personas.

Esta fase puede tardar en completarse cerca de dos años, período en el que se estudiará la reacción de los pacientes a la medicina y la cantidad de tiempo que permanecen activos los anticuerpos.

Sin embargo, si los resultados arrojan resultados positivos en los próximos meses, la farmacéutica podrá presentar la vacuna ante la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés) para conseguir la autorización para su producción y distribución antes de esos dos años.

[Cuánto falta para tener una vacuna contra el coronavirus y cuán eficaz será]

Kottkamp explica que otra clave es la financiación. Antes la pandemia, podían hacer falta meses o años para encontrar el dinero necesario para desarrollar una vacuna como ésta.

"Cuando uno tiene soporte económico del Gobierno y de organizaciones mundiales se pueden hacer estos estudios clínicos a una velocidad súper masiva", dice. 

El Gobierno de Donald Trump alcanzó un acuerdo con Pfizer para la compra de 100 millones de dosis, y de 500 millones adicionales en una segunda etapa, por 1,900 millones de dólares.

"Con un capital grande puedes tener no sólo uno hospital realizando el estudio, sino 100. Puedes pagar los salarios para trabajar a tiempo completo", agrega la doctora. Y todo sin dejar de realizar todas las fases del desarrollo de una vacuna: "Está todo en regla, todo sigue los procesos normales, sin tratar de cortar esquinas".

Para quienes deseen ser parte del estudio clínico, el sitio web https://coronaviruspreventionnetwork.org/ ofrece toda la información sobre el proceso y permite completar una encuesta para ver si se cumplen los requisitos para registrarse como voluntario.