IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Qué tan eficaz es la vacuna de Johnson & Johnson y por qué provoca dudas y rechazo

Por su composición y efectividad, la nueva arma contra el coronavirus es recibida con cierto escepticismo. “Le mantendrá fuera de la morgue”, insisten los expertos. Le explicamos por qué.
/ Source: Telemundo

Por Erika Edwards y Denise Chow – NBC News

[El alcalde de Detroit, Mike Duggan, declinó el primer envío de vacunas de Johnson & Johnson sembrando dudas sobre su eficacia. "La vacuna de Johnson & Johnson es muy buena. La de Moderna y la de Pfizer son las mejores. Y yo voy a hacer todo lo posible para asegurarme de que los ciudadanos de Detroit obtienen lo mejor", dijo el político demócrata el jueves en Michigan.]

Los primeros cuatro millones de dosis de la vacuna de Johnson & Johnson se están distribuyendo esta semana, sumándose así a las de Moderna y Pfizer-BioNTech, que se aplican en todo el país desde diciembre. La nueva vacuna requiere de una sola dosis, al contrario que las otras dos mencionadas, y se fabrica de forma diferente, por lo que a primera vista podría parecer menos eficaz. 

Pero eso no significa necesariamente que sea inferior. He aquí el motivo:

¿Qué eficacia tiene la vacuna de Johnson & Johnson?

Cuando las empresas informan de los resultados de los ensayos clínicos, comunican el "porcentaje de eficacia" de una vacuna. Un 90% de efectividad en la prevención de enfermedades no significa que el 10% de las personas que la recibieron enfermarán, sino que las personas que recibieron la vacuna tuvieron un 90% menos de probabilidades de enfermar en comparación con las personas que no la recibieron.

En el ensayo de Johnson & Johnson, los investigadores analizaron los diferentes resultados en distintas partes del mundo. En Estados Unidos, por ejemplo, la vacuna resultó ser 72% eficaz en la prevención de lo que la empresa definió como COVID-19 de moderado a grave. Se trata de una definición amplia, que abarca desde una combinación de síntomas más leves, como fiebre y dolor de cabeza, hasta los más graves, como dificultad para respirar y niveles bajos de oxígeno.

[Planifica tu vacuna contra el COVID-19: dónde y cómo vacunarse en Estados Unidos]

La eficacia varió cuando los investigadores probaron la vacuna en otros países donde circulan variantes del coronavirus. En América Latina, donde ha aparecido la variante P.1, la vacuna resultó ser 66% eficaz. En los estudios realizados en Sudáfrica, donde circula una variante denominada B.1.351, la eficacia fue menor: 64%.

Pero estas cifras no lo dicen todo.

Cuando los investigadores analizaron específicamente la protección de la vacuna contra las formas más graves de la enfermedad, la eficacia se disparó al 86%. Y evitó el 100% de las hospitalizaciones y muertes relacionadas con el COVID-19.

Ninguna de las personas que recibieron la vacuna de Johnson & Johnson fue hospitalizada o murió a causa del coronavirus durante el periodo de seguimiento del estudio de 28 días después de la vacunación.

Es más, se comprobó que la eficacia de la vacuna de Johnson & Johnson contra la enfermedad grave aumentaba con el tiempo, llegando hasta más del 90% al mes y medio de haber vacunado.

[Las razones por las que la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19 puede profundizar las desigualdades geográficas y raciales en el país]

Lo que todo esto significa en la práctica es que incluso si una persona vacunada se infecta con el coronavirus es probable que la enfermedad se pueda controlar desde casa, dicen los expertos. Esto es así independientemente de la variante.

"Incluso si se vacunan teniendo el COVID-19, sus síntomas son mucho más leves que los de las personas que recibieron el placebo y se vacunaron con COVID-19", dijo el director de la Clínica de Investigación de Vacunas de Alabama, Paul Goepfert, quien también es profesor de medicina de la Universidad de Alabama. Goepfert fue investigador en los ensayos de la vacuna de Johnson & Johnson.

Paul Offit, investigador de vacunas en el Hospital Infantil de Filadelfia, lo dijo más claramente: la vacuna Johnson & Johnson "definitivamente te mantendrá fuera del hospital, te mantendrá fuera de la unidad de cuidados intensivos y te mantendrá fuera de la morgue".

¿Cómo se compara la vacuna de Johnson & Johnson con otras inyecciones?

A primera vista, la vacuna de Johnson & Johnson parece ser la opción inferior en comparación con las vacunas de Pfizer y Moderna, ambas con una eficacia de alrededor del 95% en sus ensayos clínicos de fase 3.

[Toda nuestra cobertura de la pandemia de COVID-19]

Los expertos afirman que esos porcentajes no deben interpretarse de ningún modo de forma que sugieran que la vacuna de Johnson & Johnson es 23 puntos porcentuales menos efectiva.

Los porcentajes no pueden compararse directamente entre sí, porque los ensayos se realizaron de forma diferente. Las vacunas se estudiaron en diferentes momentos de la pandemia, cuando circulaban diferentes variantes.

El SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, ha ido cambiando desde que se descubrió en Wuhan. "El virus que arrasó en China no fue el virus que salió de China", dijo Offit, "el virus que salió de China era la primera variante, y era más contagioso que el que apareció originalmente".

Moderna y Pfizer lograron atacar esa variante, denominada D614G, que era la predominante cuando se realizaron sus ensayos. Los ensayos clínicos de fase 3 de Johnson & Johnson comenzaron más tarde, tras la aparición de otras variantes.

[Expertos defienden la efectividad de la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19]

Esto podría explicar la menor eficacia registrada en los ensayos de Johnson & Johnson; no hay forma de saber cómo les habría ido a las vacunas Moderna y Pfizer en el mismo escenario.

"Estoy especulando", dijo William Schaffner, experto en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, "pero la idea es que, sí, creemos que si la gente de Moderna y Pfizer hubiera estado en Sudáfrica al mismo tiempo que Johnson & Johnson estaba probando su vacuna, probablemente obtendríamos resultados muy comparables".

En definitiva, las tres vacunas tienen las mismas probabilidades de "mantener fuera de la consulta del médico" a quien se infecte, dijo Offit, que formó parte del panel independiente de expertos que votó unánimemente para recomendar que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizara la vacuna de Johnson & Johnson para su uso de emergencia.

¿Cuáles son las ventajas de esta vacuna?

La vacuna de Johnson & Johnson puede conservarse en refrigeradores normales y no requiere condiciones de conservación en frío tan estrictas como las vacunas Moderna y Pfizer. Esto hace que sea más fácil de transportar y distribuir, lo que podría convertirla en una opción más práctica para los centros de vacunación móviles y para las comunidades rurales.

[La eliminación de restricciones contra el coronavirus puede provocar una cuarta oleada mortal de contagio]

"Tiene el potencial de llegar a muchas personas que han tenido grandes barreras logísticas", dijo Muriel Jean-Jacques, profesora de medicina en la Universidad Northwestern, "se ha necesitado literalmente a la Guardia Nacional y al Ejército para hacer llegar la vacuna de forma efectiva a muchas comunidades rurales. Qué maravilloso es poder hacerlo de forma mucho más sencilla".

La vacuna de Johnson & Johnson también requiere una sola dosis, lo que aliviará la carga administrativa de programar dos inyecciones con varias semanas de diferencia. En consecuencia, podría ser ideal para las comunidades que han tenido dificultades para conseguir las otras vacunas.

"Tengo muchos ancianos confinados en casa a los que les encanta la idea de que alguien vaya a su casa una vez -o si tienen que salir de su casa, sólo tienen que salir una vez- y luego están protegidos", dijo Jean-Jacques, "así que hay muchas personas que estarían muy contentas con una vacuna de una sola dosis".

Carlos del Río, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, se mostró de acuerdo y dijo que la opción de una sola dosis podría ser la mejor opción para algunas personas que se les hace más difícil acudir a dos citas.

[Los CDC preparan una nueva guía para personas vacunadas contra el COVID-19]

Algunas personas "no pueden permitirse el lujo de tomarse un día libre para vacunarse por segunda vez", dijo, "si es poco probable que vuelvas para una segunda vacuna, creo que la de Johnson & Johnson puede ser lo mejor".

¿Cómo funciona la vacuna?

La vacuna Johnson & Johnson es lo que se conoce como una vacuna vectorial de adenovirus inactivado, un tipo de virus que puede causar el resfriado común y que ha sido diseñado para llevar el código genético de la proteína de la espiga del coronavirus.

Las instrucciones genéticas permiten al organismo construir la proteína de la espiga, que el sistema inmunitario aprende a reconocer. De este modo, si aparece el virus real, el sistema inmunológico ya sabrá cómo defenderse.

La vacuna utiliza un adenovirus modificado para entrar en las células y entregar el código genético de la proteína de la espiga, pero el vector viral en sí es inofensivo.

"No es un verdadero virus: se ha modificado para que no se infecte", explicó el director del programa de células madre de la Universidad de California en San Francisco, Arnold Kriegstein.

[La pandemia desata un aumento de casos de violencia contra las mujeres y los niños]

Las vacunas fabricadas por Moderna y Pfizer-BioNTech utilizan un enfoque diferente para enseñar al cuerpo a construir la proteína de la espiga del coronavirus. Ambas vacunas utilizan ARN mensajero sintético, o ARNm, para enviar trozos de código genético a las células para desencadenar una respuesta inmunitaria.

¿Qué contiene la vacuna?

Después de que la vacuna de Johnson & Johnson recibiera la autorización de uso de emergencia por parte de la FDA, surgió la preocupación de qué contiene y cómo se fabricó.

La Arquidiócesis de Nueva Orleans emitió el lunes una declaración en la que instaba a sus feligreses a evitar la vacuna, calificándola de "moralmente comprometida" por su relación con células derivadas de tejidos de fetos abortados. La declaración se aleja de la posición de El Vaticano que dijo este año que era "moralmente aceptable" para los católicos recibir cualquier vacuna contra el COVID-19.

La vacuna de Johnson & Johnson no contiene tejido fetal, pero, como muchas otras vacunas, fue probada y desarrollada utilizando células derivadas de tejido fetal. Las células se utilizan habitualmente en la investigación científica porque pueden replicarse fácilmente, lo que significa que los científicos tienen en efecto un suministro ilimitado de estas líneas celulares "inmortalizadas".

"Se pueden cultivar muy rápidamente y luego sólo se dividen y se dividen y se dividen", dijo Kriegstein.

[En 15 estados la mascarilla para proteger de los contagios de COVID-19 no es obligatoria]

En la investigación de vacunas, las líneas celulares fetales humanas se utilizan para evaluar el rendimiento de los candidatos. Las células fueron fundamentales, por ejemplo, para el desarrollo de vacunas que protegen contra la varicela, la rubeola y la poliomielitis, dijo Kriegstein.

"Si se trata de probar una vacuna para ver si funciona eficazmente y se necesita crear grandes cantidades del virus, la forma más rápida es cultivarlas en estas células humanas", dijo, "son huéspedes perfectos para el virus".

Johnson & Johnson utilizó células derivadas del tejido fetal para cultivar los adenovirus necesarios para fabricar la vacuna. Pero las células no son un ingrediente de las propias vacunas.

"Las células que se utilizan ahora nunca estuvieron en un feto, no son células fetales", dijo Kriegstein, "de hecho, estas líneas celulares se han utilizado durante décadas, y se han dividido y dividido decenas de miles de veces, por lo que no estamos hablando de ninguna célula que proceda directamente de un feto".

[Obispos católicos rechazan vacuna de Johnson & Johnson por supuesto tejido fetal]

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Los efectos secundarios más comunes de los que se informó en los ensayos clínicos de Johnson & Johnson son los que generalmente se esperan después de cualquier vacunación. Incluyen dolor en el lugar de la inyección, enrojecimiento de la piel, dolor muscular, dolor de cabeza, fatiga, náuseas y fiebre. Aunque pueden ser incómodos, en realidad indican que el sistema inmunitario está respondiendo a la vacuna.

"Se tolera mejor que la vacuna de Pfizer o la de Moderna en términos de lo que llamamos reactogenicidad local, es decir, causa menos dolor en el brazo y menos efectos secundarios sistémicos, como fatiga, fiebre, mialgias y dolor de cabeza", dijo Goepfert.

Durante los ensayos clínicos de Johnson & Johnson no se registraron efectos secundarios graves o a largo plazo, pero la empresa está investigando dos casos de reacciones alérgicas graves que se registraron posteriormente. Se aconseja a los profesionales sanitarios que vigilen a las personas con antecedentes de reacciones alérgicas durante 30 minutos después de la vacunación y a todos los demás pacientes durante 15 minutos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) se produjeron casos raros de anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente mortal, a una tasa de 4.5 casos por cada millón de dosis administradas tanto de la vacuna Moderna como de la de Pfizer.

[“Tenemos que seguir usando la mascarilla”: experto de la salud rechaza la flexibilización de medidas contra el COVID-19]

¿Cuándo estará disponible?

Los estados ya han recibido los primeros lotes de la vacuna de Johnson & Johnson esta semana. Además de los cuatro millones de dosis que se enviaron el lunes, se espera que la empresa haya entregado un total de 20 millones de dosis para finales de mes.

El martes se anunció un acuerdo entre Johnson & Johnson y Merck para acelerar la producción de la vacuna de dosis única. Como informó en primer lugar el diario The Washington Post, el Gobierno federal negoció la asociación entre los gigantes farmacéuticos después de que los funcionarios de la Administración de Joe Biden se enteraran de que Johnson & Johnson se había retrasado en sus objetivos de fabricación.

El director general de Johnson & Johnson, Alex Gorsky, dijo el lunes a la cadena NBC News que la empresa tiene como objetivo distribuir 100 millones de vacunas para finales de junio y 1,000 millones para finales de año.