IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Protege una mascarilla de tela frente a la variante delta del coronavirus?

Es posible diseñar una mascarilla casera con alta protección, pero un estudio muestra que los cubrebocas quirúrgicos son la mejor opción. "Cuando vi esos resultados, tiré mi mascarilla de tela", dijo un investigador.

Por Amanda Michelle Gomez - Politifact

En los últimos meses, algunas aerolíneas europeas han prohibido el uso de mascarillas de tela para controlar la propagación del coronavirus en los vuelos, y en su lugar exigen que los pasajeros utilicen mascarillas quirúrgicas, a veces denominadas médicas o desechables, o respiradores N95.

Se trata de una nueva vuelta de tuerca en el debate sobre la eficacia de la omnipresente mascarilla de tela, que se impuso en los primeros días de la pandemia, cuando las mascarillas quirúrgicas y los respiradores N95 eran más difíciles de encontrar. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) todavía promueven las mascarillas de tela en su guía de prevención.

Las mascarillas siguen siendo una herramienta de mitigación fundamental porque las personas se infectan con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, principalmente al inhalar pequeñas partículas que permanecen en el aire o grandes gotas respiratorias producidas al toser y estornudar.

Pero la variante delta que predomina en Estados Unidos es mucho más contagiosa que el coronavirus original, por lo que la densidad del virus en el aire es mayor. Y algunos expertos han ajustado sus consejos a la nueva realidad.

“Dada la variante delta que existe, probablemente necesite actualizar su mascarilla“, dijo Ashish Jha, un destacado experto en COVID-19 y decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, en la cadena Fox News el 5 de septiembre.


¿Qué tipo de mascarilla deberíamos usar?

No se preocupe si está confundido. Las recomendaciones sobre el uso de mascarillas han ido cambiando desde el inicio de la pandemia, y una reciente investigación alteró aún más las ideas que se tenían al respecto. Por eso decidimos ahondar en la información más actual sobre las mascarillas. Esto es lo que sabemos: 

Al inicio de la pandemia se nos dijo que las mascarillas no eran necesarias. Poco después esa recomendación cambió, pero se le pidió al público que no comprara mascarillas de estilo quirúrgico utilizadas por los profesionales de la salud debido a la grave escasez de ese producto. A los ciudadanos en Estados Unidos se les recomendó usar mascarillas de tela o que hicieran sus propias mascarillas. La escasez no parece ser un gran problema ahora, aunque los CDC aún desaconsejan la elección de respiradores N95.

"Probablemente sea más importante usar algo con lo que se sienta cómodo y que pueda usarse durante largos períodos de tiempo en un entorno en particular".

Peter Chin-Hong, Universidad de California-San Francisco

A finales de agosto, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci, se negó a recomendar mascarillas de mayor calidad. "“En lugar de preocuparse por qué tipo de mascarilla, simplemente usen una mascarilla", dijo en la cadena MSNBC.

Peter Chin-Hong, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de California-San Francisco, explicó que Fauci estaba adoptando un enfoque de reducción de daños: "Probablemente sea más importante usar algo con lo que se sienta cómodo y que pueda usarse durante largos períodos de tiempo en un entorno en particular [...] en lugar de decir que se necesita usar en todo momento lo mejor que hay".

"Lo básico debería ser una mascarilla quirúrgica", agregó el especialista, "es más fácil de implementar. Es barato, aunque no siempre es ecológico". Personalmente, Chin-Hong solo usa respiradores N95 cuando hay incendios forestales. “Incluso en el hospital, llevo principalmente una mascarilla quirúrgica”, explica.

Las mascarillas de tela se han convertido en una opción común para las familias frente al COVID-19. Un nuevo estudio muestra que para prevenir la variante delta lo mejor es utilizar cubrebocas quirúrgicos.Mary Altaffer / AP

Si bien cree que el Gobierno y los funcionarios de salud pública deberían enfatizar el uso de mascarillas quirúrgicas, Chin-Hong dijo que las de tela pueden ofrecer suficiente protección en ciertas circunstancias. Por ejemplo, una persona completamente vacunada, explica, probablemente tendría la protección adecuada dentro de un edificio si usa una cubierta de tela para la cara durante breves períodos de tiempo, siempre que el lugar no esté lleno.

Mucho depende del contexto, por lo que él plantea estas preguntas para ayudar en la decisión: si va a entrar en un lugar, ¿el edificio estará lleno de gente? ¿Cuánto tiempo estará adentro? ¿Es muy probable que todos usen mascarillas? ¿Está usted y las personas a su alrededor completamente vacunadas? ¿Es usted una persona inmunodeprimida?

Cuanto más riesgosa sea la situación, más probable es que la mascarilla de mayor calidad sea la mejor opción. “Nada tiene riesgo cero, por lo que es solo una cuestión de reducción del riesgo”, dijo Chin-Hong.

Definitivamente, las mascarillas deben reforzarse para combatir la variante delta, pero eso no significa que aquellos que no pueden pagar por las N95 no tengan opciones”, dijo Raina MacIntyre, directora del programa de investigación de bioseguridad de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, Australia, quien ha realizado numerosos estudios sobre mascarillas.

MacIntyre añadió que es “posible diseñar una mascarilla de tela de alto rendimiento”. Un estudio experimental de laboratorio del que fue coautora descubrió que una mascarilla de varias capas de tela puede bloquear eficazmente las gotas. El estudio, publicado en mayo en la revista ACS Biomaterials Science & Engineering, recomienda usar un mínimo de tres capas, con una combinación de algodón,  lino, poliéster y nailon, para que el rendimiento de bloqueo de gotas sea similar al de las mascarillas quirúrgicas.

No solo las capas son importantes para mejorar la filtración, también lo es el ajuste. Una técnica recomendada por los CDC para mejorar el ajuste de una mascarilla quirúrgica o de tela es anudar las correas y doblar los lados. Por lo general, una mascarilla le queda bien si siente que entra aire caliente por la parte delantera mientras inhala y exhala.

¿Qué dice la investigación más reciente?

Un estudio a gran escala publicado este mes encontró que las mascarillas quirúrgicas son especialmente efectivas para reducir las infecciones sintomáticas.

Investigadores de Yale, Stanford y la organización sin fines de lucro GreenVoice monitorearon a más de 340,000 adultos en zonas rurales de Bangladesh durante al menos ocho semanas. Cerca de la mitad de los bangladesíes recibieron promoción y distribución gratuita de mascarillas. En las aldeas donde intervinieron los investigadores, el uso de mascarillas aumentó del 13% al 42%. En esas mismas aldeas se reportaron menos infecciones de COVID-19 confirmadas y hubo una menor incidencia de síntomas relacionados.

Las aldeas donde se distribuyeron las mascarillas de tela reportaron una reducción del 8,5% en los síntomas, mientras que las aldeas que recibieron mascarillas quirúrgicas vieron una reducción del 14%. Cuando un tercio de los adultos con síntomas comúnmente asociados con COVID-19 aceptaron hacerse un análisis de sangre para detectar el virus, los investigadores descubrieron una reducción del 11% entre quienes usaban mascarillas quirúrgicas. 


“Cuando vi esos resultados, tiré mi mascarilla de tela”

Stephen Luby, UNiversidad de Stanford

Entre las personas de 60 años o más, las mascarillas quirúrgicas redujeron las infecciones en un tercio. Los investigadores observaron una reducción del 5% en las infecciones entre quienes usaban mascarillas de tela. Este estudio se realizó antes de que la variante delta circulara ampliamente en el país y no ha sido sometido a una evaluación científica, pero algunos expertos ya han elogiado su metodología y resultados.

“Cuando vi esos resultados, tiré mi mascarilla de tela”, dijo Stephen Luby, coautor del estudio y profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Stanford. “Si delta está circulando y vas a usar una mascarilla, ¿por qué no usas una que, según los datos, es buena?”, agregó.

“Encontramos pruebas muy sólidas de que las mascarillas quirúrgicas son efectivas”, agregó Jason Abaluck, economista de Yale que ayudó a dirigir el estudio. “Mi lectura de eso es que las mascarillas de tela probablemente tienen algo de efectividad. Probablemente sean mejores que nada”, añadió.

Abaluck sospecha que su estudio ofrece evidencia mixta para las mascarillas de tela porque solo cerca de un tercio de las personas que dijeron tener síntomas aceptaron someterse a análisis de sangre por COVID-19. En otras palabras, el tamaño de la muestra era demasiado pequeño para observar algo significativo. 

“La interpretación más probable de toda esta constelación de resultados es que [las mascarillas de tela] realmente ayudan. De hecho, hacen que seamos menos propensos a contraer COVID-19, por eso vimos menos síntomas “, dijo. Una segunda posibilidad es que las mascarillas de tela previenen otras enfermedades respiratorias que tienen síntomas similares, dijo.

Algunos otros estudios encontraron que el uso comunitario de mascarillas, incluyendo las de tela, reduce la propagación del COVID-19. Pero los investigadores que trabajaron en Bangladesh dicen que esos análisis tienen inconvenientes, por lo que llevaron a cabo su ensayo clínico aleatorio. 

Por ejemplo, algunos de esos estudios no pudieron observar el efecto independiente de las mascarillas en entornos normales, porque se realizaron cuando era obligatorio usar mascarillas y mientras se estaban implementando otras medidas de mitigación del COVID, como el distanciamiento físico. Sin embargo, los investigadores están de acuerdo con la evaluación general de dichos estudios: las personas que usan mascarillas tienen menos probabilidades de infectarse que las personas que no las usan.

“Esta es la naturaleza de la ciencia. La ciencia evoluciona”, dijo Luby, "teníamos evidencia de que obtenemos algo de protección con las mascarillas de tela, y ahora tenemos evidencia más reciente de que obtenemos una mejor protección con las mascarillas quirúrgicas”.