IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

¿Por qué se sigue tardando tanto en obtener los resultados de las pruebas de COVID-19?

La probabilidad de hacerse un test y obtener los resultados a tiempo puede variar mucho en el país por diferentes motivos. “Seguimos donde estábamos hace 18 meses”, lamenta una paciente.

Por Rae Ellen Bichell - Kaiser Health News

En una semana reciente, un neoyorquino obtuvo una prueba gratuita de COVID-19 en un santiamén con resultados al día siguiente, mientras que un habitante de color tuvo que desembolsar 50 dólares para una prueba a dos pueblos de su ciudad natal tras una frenética ronda de compras en la farmacia.

Un hombre de Montana condujo una hora de ida y vuelta para hacerse un test, preguntándose si, esta vez, volvería a tardar cinco días en obtener los resultados.

Aunque las pruebas de coronavirus son mucho más fáciles de conseguir que al principio de la pandemia, la probabilidad de hacerse una prueba y obtener los resultados a tiempo puede variar mucho en el país. Un sistema de pruebas fragmentado, una logística complicada, el agotamiento de los técnicos y los picos de demanda contribuyen a los baches.

[Un estudio federal concluye que mezclar vacunas del COVID-19 es eficaz y seguro]

“Seguimos donde estábamos hace 18 meses”, lamentó Rebecca Stanfel, la mujer de Montana que tuvo que esperar cinco días para obtener los resultados de las pruebas en Helena el mes pasado, después de haber estado expuesta a alguien con el virus.

Las esperas imprevisibles pueden ser un problema para quienes intentan planificar un viaje, volver a la escuela después de la cuarentena o incluso recibir un tratamiento de anticuerpos monoclonales que les salve la vida dentro de la ventana óptima si tienen COVID-19.

La Casa Blanca dijo este mes que planea comprar 1,000 millones de dólares en pruebas rápidas de antígenos para ayudar a mejorar el acceso a los kits de venta libre difíciles de encontrar. Pero la gente también tiene problemas para conseguir pruebas moleculares, incluidas las pruebas PCR de referencia.

Los laboratorios de salud pública ya no están atascados por los cuellos de botella en el suministro de componentes individuales de las pruebas, como los hisopos o los reactivos, según Kelly Wroblewski, directora de programas de enfermedades infecciosas de la Asociación de Laboratorios de Salud Pública.

Pero siguen soportando grandes cargas de pruebas, que ella esperaba que se trasladaran más a los laboratorios comerciales u hospitalarios a estas alturas.

[Muere de COVID-19 una madre latina luego de dar a luz prematuramente]

Los laboratorios de pruebas también se enfrentan a la escasez de trabajadores, al igual que los restaurantes, según Mara Aspinall, cofundadora del programa de diagnóstico biomédico de la Universidad Estatal de Arizona, que también escribe un boletín semanal de seguimiento de la capacidad nacional de pruebas y forma parte de la junta directiva de una empresa de test rápidos.

“La escasez de personal es muy real y frena el aumento de la capacidad [de hacer pruebas]”, afirmó.

Algo tan simple como la proximidad también sigue dictando la rapidez con la que los pacientes obtienen los resultados.

“El norte de Maine es un buen ejemplo. Cualquier cosa que se haga con la PCR va a llevar un día más, porque hay que volar o conducir hasta allí”, dijo Aspinall.

Incluso en un lugar como Longmont (Colorado), cerca de muchos laboratorios y hospitales, las muestras de PCR del centro local de pruebas masivas se envían por aire cada tarde a un laboratorio de Carolina del Norte.

[El gobernador de Texas prohíbe los mandatos de vacunación del COVID-19 en todo el estado]

Esta operación de pruebas masivas se ha trasladado recientemente a su ubicación original en el recinto ferial del condado, después de pasar el verano en el aparcamiento de una pequeña iglesia. La demanda de pruebas PCR en el condado se cuadruplicó, pasando de 600 test semanales en julio a 2,500 en septiembre.

Chris Campbell, director de emergencias de Salud Pública del condado de Boulder, atribuye la gran afluencia a la reapertura de los colegios, al aumento de las infecciones y a la dificultad de adquirir las pruebas rápidas de venta libre.

Campbell dijo que a veces los residentes tardaban cuatro o cinco días en obtener los resultados de la PCR, aunque eso se ha reducido a dos a medida que el contratista, Mako Medical, ha vuelto a aumentar la capacidad de su laboratorio.

“Es bastante inexcusable tener un tiempo de respuesta tan largo. Afecta a nuestra capacidad para detener la transmisión”, señaló Campbell. “Además, tiene un impacto económico en las empresas, las escuelas y los centros de educación infantil”, añadió.

El laboratorio de Mako funciona 24 horas al día, 7 días a la semana, y la empresa utiliza aviones privados para agilizar los envíos, según el director de operaciones Josh Arant en un comunicado.

Aunque el tiempo medio de entrega semanal de Mako nunca superó las 72 horas el mes pasado, según el comunicado, en las últimas semanas ha devuelto los resultados a los residentes de la zona una media de 46 horas después de la recogida de las muestras.

[El gobernador de Texas, Greg Abbott, da positivo al COVID-19 tras oponerse a las órdenes de uso de la mascarilla]

Los dispositivos portátiles pueden eliminar la necesidad de enviar muestras. Pueden realizar análisis moleculares, incluidos los de PCR, en menos de una hora, un proceso que suele durar al menos cuatro o cinco horas en un laboratorio.

Un camión de análisis de Washington D.C., lleva tres máquinas de la empresa de diagnóstico molecular Cepheid a bordo, cada una del tamaño de una impresora. Combinadas, pueden dar los resultados de la PCR a una docena de personas en menos de una hora, sin coste alguno para los examinados.

Aun así, la demanda supera a la oferta de pruebas moleculares tan rápidas, en gran parte debido a la montaña rusa de casos, según Doug Sharpe, vicepresidente de ventas de capital de laboratorio de Medline Industries, que suministra componentes de pruebas de coronavirus a laboratorios de todo el país. “No creo que nadie pensara que estaríamos aquí sentados. Estamos vendiendo más test que en el momento álgido de 2020”, afirmó.

Chantel Powell se somete a una prueba de PCR de COVID-19 en un centro de pruebas del condado de Miami-Dade, Florida, el lunes 26 de julio de 2021.Marta Lavandier / AP

Gigi Kwik Gronvall, inmunóloga del Centro de Seguridad Sanitaria Johns Hopkins que dirige el seguimiento de las pruebas de COVID-19 del centro, sugirió que la variabilidad en el tiempo que se tarda en obtener los resultados ha creado un mercado donde las empresas compiten por ofrecer los resultados a mayor velocidad a cambio de más dinero. “La gente va a pagar por ese tipo de garantía. Existe la posibilidad de que la gente sea desplumada, sin duda”, afirmó.

MedRite ofrece resultados de PCR analizados en tres horas en Nueva York y Florida para aquellos que estén dispuestos a pagar más de 200 dólares por cada uno. La empresa ofrece otras pruebas, como las de antígenos y las de PCR, más lentas, sin coste alguno.

Celeste Di Iorio se sintió desplumada después de pasar un día conduciendo de farmacia en farmacia en Fort Collins, Colorado, en busca de una prueba que le diera una respuesta en menos de tres días.

[¿Por qué es incorrecto asumir que haber contraído COVID-19 genera tanta protección como la vacuna?]

Como músico, había estado viajando fuera del estado y quería saber si podía ser infecciosa antes de asistir, entre otras cosas, a un funeral por un pariente que murió por coronavirus. Ella y su pareja acabaron encontrando pruebas rápidas de antígenos en una farmacia situada a dos ciudades de distancia.

“Acabamos de pagar 50 dólares por cada una de estas pruebas, algo que me fastidia”, dijo. “Porque todos hemos estado sin trabajo durante un año y medio, y este estado tiene el dinero”, añadió.

La temporada de gripe podría aumentar la demanda de pruebas de COVID-19

En Helena, Montana, Stanfel se ha sometido a una prueba de PCR cada semana durante muchos meses porque toma medicamentos inmunosupresores para una rara enfermedad llamada sarcoidosis.

Sus médicos le dijeron que se hiciera las pruebas con regularidad porque, aunque está totalmente vacunada -y ha recibido una dosis adicional de refuerzo-, lo más probable es que necesitara un tratamiento de anticuerpos monoclonales lo antes posible si contraía COVID-19 para evitar que una infección temprana “se convirtiera en algo realmente malo".

[Lo que debemos saber sobre la vacuna del COVID-19 para niños de 12 a 15 años]

Cuando Stanfel se enteró de que una amiga a la que visitó había dado positivo por coronavirus, se hizo inmediatamente una prueba en la consulta de su médico. Tardó cinco días en saber que había dado negativo.

El laboratorio de salud pública de Montana se encuentra en la ciudad de Stanfel, pero el volumen de test desde principios de agosto ha superado regularmente la capacidad del laboratorio, según Jon Ebelt, un portavoz del departamento de salud estatal.

El organismo ha tenido que dar prioridad a las pruebas de personas hospitalizadas o sintomáticas y enviar otras muestras a laboratorios privados, un proceso que puede alargar el tiempo de espera de los resultados hasta siete días.

En la ciudad de Nueva York, donde las furgonetas de pruebas móviles están aparcadas en todos los distritos y se ofrecen pruebas domiciliarias en persona, los residentes informan de la rapidez de las pruebas moleculares porque los laboratorios que analizan sus muestras están cerca.

Por ejemplo, en Manhattan, Justin Peck volvió de un viaje por carretera a Canadá un martes por la noche, caminó unos cinco minutos hasta una furgoneta de pruebas móviles el miércoles y tuvo los resultados de la PCR el jueves por la mañana, lo que le permitió ir a trabajar por primera vez en 18 meses como bailarín de El fantasma de la ópera en Broadway.

[Los negocios que violen la exigencia de vacunas en Los Ángeles podrán ser multados con hasta $5,000]

Aspinall cree que es probable que la temporada de gripe aumente la demanda de pruebas de COVID-19, ya que las personas con síntomas similares querrán aclarar qué enfermedad sufren y esto agravará los problemas de personal. “Estamos en un punto muy precario. No es suficiente para seguir adelante si el volumen de pruebas continúa como espero que lo haga”, señaló.