IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

No, las mascarillas no afectan el desarrollo y aprendizaje de los niños

Pese a la oposición de algunos padres y sectores conservadores a los cubrebocas en las escuelas, no hay evidencia de que afecten a los niños. Los especialistas aseguran que el riesgo de contagio de COVID-19 sigue siendo mayor que cualquier problema derivado de su uso. Lo explicamos aquí. 

Si quiere recibir nuestros artículos de T Verifica o enviarnos temas sobre los que tenga dudas para que los verifiquemos, comuníquese vía WhatsApp haciendo click en este enlace.

Dos tercios de los distritos escolares más grandes de Estados Unidos requieren que los estudiantes utilicen mascarillas en las aulas para prevenir contagios de COVID-19. Y aunque las autoridades federales de salud recomiendan su uso general en las escuelas primarias, sin importar el estatus de vacunación de los niños, el requerimiento de mascarillas ha generado oposición de algunos padres y sectores conservadores. 

Uno de los argumentos que utilizan quienes se oponen a las mascarillas es que estas podrían afectar el aprendizaje de los niños. Un artículo de opinión publicado en el diario New York Post el pasado domingo asegura que las mascarillas están afectando el desarrollo cognitivo de los menores. El texto, firmado por la columnista Karol Markowicz, quien también escribe para Fox News, califica el uso de mascarillas en las escuelas como “precauciones locas e innecesarias que dañan activamente el aprendizaje’’

[La FDA autoriza la dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus para los jóvenes de 16 y 17 años]

La oposición a las mascarillas en las escuelas es bien conocida en las páginas del diario neoyorquino. En octubre, su consejo editorial calificó la medida como una “tortura” y acusó de “mala praxis” a los profesionales de salud que la recomiendan. 

¿Será cierto que las mascarillas están dañando a los niños que las usan en la escuela todo el día? Tras consultar a varios expertos y analizar los argumentos de quienes se oponen concluimos que no hay evidencia que respalde esa afirmación


Varios niños con mascarillas en una escuela de Madrid, España, el 7 de septiembre del 2021. En diversos países se ha implantado el uso obligatorio mascarillas en las escuelas para prevenir los contagios de COVID-19.Manu Fernandez / AP

Dos epidemiólogos afiliados a universidades estadounidenses consultados por Noticias Telemundo coincidieron en que no existe evidencia válida de que las mascarillas representan algún riesgo de salud para las personas, incluso los niños. 

“No hay ningún estudio que sugiera que las mascarillas son dañinas. Se han publicado algunos artículos de opinión o comentarios que sugieren que son dañinas pero ninguno ha utilizado datos o estudios válidos como evidencia en apoyo de este argumento”, explicó la epidemióloga Sandra Albrecht, profesora de la Universidad de Columbia en Nueva York.  

[Falsas publicaciones atribuyen alto riesgo de muerte a la vacuna infantil del COVID-19]

No conozco ninguna condición médica que haga el uso de mascarillas peligrosas. Tenemos miles de médicos trabajando turnos de varias horas sin sacarse las mascarillas, atletas, incluso maratonistas que se han entrenado con mascarillas, y muchos otros casos extremos donde la mascarilla no ha afectado el rendimiento ni la salud de las personas”, explicó el epidemiólogo Ricardo Castillo-Neyra, profesor e investigador de la Escuela de Medicina Perelman de Universidad de Pennsylvania.

Entonces, ¿en qué se apoyan las personas que critican las mascarillas en las escuelas? 

En su artículo de opinión, Karol Markowics afirma que un estudio de la Universidad de Brown “atribuye una caída dramática” en el desarrollo cognitivo de los niños al uso de mascarillas. No está claro a cuál estudio se refiere Markowics, pues el enlace que ofrece lleva al lector a otro artículo de opinión del New York Post y no a un reporte científico. 

Sin embargo, sí existe un reciente estudio sobre el impacto de la pandemia del COVID-19 en el desarrollo cognitivo de los niños, realizado por investigadores de la Universidad de Brown y el Hospital de Rhode Island, y publicado en agosto de 2021. 

Básicamente, el estudio encontró evidencia inicial de que “los niños nacidos durante la pandemia tienen un rendimiento verbal, motor y cognitivo significativamente reducido en comparación con los niños nacidos antes de la pandemia”. También señala que los cambios en el ambiente donde se desarrollan los menores, debido a la pandemia de COVID-19,  “están afectando de manera significativa y negativa el desarrollo de bebés y niños”. 

[La FDA aprueba el primer medicamento para prevenir la infección del COVID-19]

Según el estudio, el estrés y los apuros económicos de los padres, y la falta de interacción social y estimulación en el hogar podrían ser la causa. Además, los niños de hogares de bajos recursos se han visto más afectados.

“Los padres están estresados y agotados ... esa interacción que el niño normalmente tendría ha disminuido sustancialmente”, explicó al diario The Guardian, Sean Deoni, uno de los autores del estudio. 

Sin embargo, y este es el punto que aquí nos interesa, aunque el estudio señala que el uso de mascarillas contribuyó a alterar el ambiente para los niños, los investigadores no estudiaron su impacto en el desarrollo cognitivo de los menores, y así lo reconocen. Así que no existe evidencia alguna de si las mascarillas afectaron o no, si sí, cuánto. Por lo tanto, la afirmación de Markowics en su artículo de opinión es engañosa. 

De hecho, los niños nacidos antes de la pandemia que participaron en el estudio no muestran una reducción en sus habilidades o rendimiento, a pesar de que también fueron evaluados por personal que usaba mascarillas. Los resultados parecen sugerir que es “el desarrollo temprano” de los menores, durante los primeros 1,000 días de vida, el que se vería más afectado por los cambios provocados por la pandemia.


Marshall Groves y su gemelo Charlie son alumnos del Lockland Design Center en Nashville, Tennessee. Su madre está de acuerdo en que los niños que no han sido vacunados contra el COVID-19 usen mascarillas en la escuela.John Partipilo / AP

Opinión versus realidad

El editorial del New York Post contra las mascarillas en las escuelas, publicado en octubre, utilizaba como respaldo un artículo publicado en la revista The Atlantic por el médico oncólogo Vinay Prasad, profesor de epidemiología y bioestadística de la Universidad de California en San Francisco. Prasad afirma que las mascarillas podrían privar a los niños de estimulación necesaria y dice que su efecto negativo en la educación es mayor que el beneficio de utilizarla.

Sin embargo, Prasad no ofrece evidencia de que eso sea así. De hecho, en su texto reconoce que no existen estudios que prueben si las mascarillas afectan el proceso educativo. “Desafortunadamente, los científicos no han podido realizar el tipo de ensayos aleatorios que pueden proporcionar respuestas más confiables”, escribe Prasad. 

[¿Cuán efectivas son las vacunas del COVID-19 frente a la nueva variante ómicron?]

En el mismo artículo, Prasad también reconoce que las mascarillas no representan un peligro de salud para los niños. “A pesar de las afirmaciones de algunos críticos, es poco probable que los niños que usan una cubierta facial sufran problemas significativos al exhalar dióxido de carbono o inhalar oxígeno”, escribe.

Y aunque las mascarillas podrían limitar la interacción social de los niños e impedir que reconozcan a algunas personas, los pequeños se pueden adaptar a las nuevas condiciones y encontrarán formas de comunicarse. Así lo cree la pediatra Perri Klass, luego de entrevistar a varios científicos que han estudiado cómo procesan la información los niños. 

Klass, directora médica de Reach Out and Read, un programa que promueve la alfabetización temprana de los niños a través de la atención pediátrica, escribe una columna semanal en el diario The New York Times. En octubre del 2020, publicó un artículo en el que recoge la opinión de varios especialistas, entre ellos Eva Chen, psicóloga del desarrollo y profesora asociada en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

Chen explicó que no hay evidencia de que los niños de culturas donde habitúan cubrirse la cara sean peores para reconocer rostros o emociones. También explicó que en un ambiente donde se utilizan mascarillas, los niños podrían desarrollar la habilidad de leer e interpretar otras señales como el lenguaje corporal y los tonos de voz de las personas. 

“Los niños son muy, muy adaptivos, más adaptables que nosotros; aprenden muy rápido (...) no creo que los padres deban estar demasiado preocupados”, opinó el Dr. Kang Lee, profesor de psicología aplicada y desarrollo humano en la Universidad de Toronto, con quien la doctora Klass también conversó. 

[No, las vacunas de Pfizer y Moderna para niños no son más letales que el COVID-19]

Los epidemiólogos Ricardo Castillo y Sandra Albrecht creen el beneficio de usar mascarillas para prevenir el contagio de COVID-19 supera a cualquier otro problema derivado de su uso. “No hay evidencia de ningún riesgo de mala salud o desarrollo deficiente para los niños que usan mascarillas. Sin embargo, existe evidencia de que el uso de mascarillas puede limitar la transmisión”, dijo Albrecht. 

La epidemióloga explicó que en pocos casos se podría recomendar que los niños no utilicen una mascarilla: si son menores de dos años o mayores pero no pueden quitarla o ponerla por sí mismos, o si tienen lesiones o diferencias anatómicas de la cabeza, el cuello o la garganta que hagan peligroso su uso. En el caso de los pequeños con ansiedad, Albrecht dice que pueden necesitar ayuda para aprender gradualmente a tolerar la mascarilla.