IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

No, es falso que haya un mayor riesgo de aborto espontáneo por la vacuna de COVID-19

Publicaciones erróneas en redes sociales malinterpretan una investigación de los CDC para alarmar a las personas. La mayoría de las participantes del estudio preliminar todavía están embarazadas o no han reportado cómo les fue con el embarazo.
/ Source: Telemundo

*Si quiere recibir nuestros artículos de T Verifica o enviarnos temas de los que tenga dudas para que los verifiquemos, comuníquese con nosotros vía WhatsApp haciendo click en este enlace.

Por Samantha Putterman - Politifact

Los hallazgos preliminares de un artículo que evaluó cómo les estaba yendo a las mujeres embarazadas meses después de recibir una vacuna de ARN mensajero contra el COVID-19, están siendo tergiversados en línea.

Algunas publicaciones alarmantes, como una compartida en Instagram el 6 de julio, afirman que el 82% de las mujeres que se vacunaron al principio de su embarazo experimentaron un aborto espontáneo. Eso es falso

[EE.UU. descarta una tercera dosis de Pfizer para los ya vacunados]

"Tasa de aborto espontáneo del 82% entre las mujeres que recibieron el líquido entre los 30 días y las 20 semanas de embarazo", dice el título del la publicación falsa.

La nota en Instagram fue marcada como parte de los esfuerzos de Facebook para combatir las noticias falsas y la información errónea en su muro. (Lea más sobre la asociación de Politifact con Facebook).

El resultado que ofrece la publicación es sesgado porque no toma en cuenta todos los embarazos que se evaluaron en el estudio, solo los que se consideran completos en el momento en que se publicó. La mayoría de las participantes aún están embarazadas o aún no han tenido un seguimiento con los autores del artículo para saber qué pasó con sus embarazos.

Si bien los resultados no encontraron un mayor riesgo de aborto espontáneo asociado con la vacuna de COVID-19, todavía hay un déficit de información. Los investigadores reconocen que los datos disponibles sobre el tema siguen siendo limitados y requieren más investigación.

¿Qué dice el estudio?

El estudio, titulado "Hallazgos preliminares sobre la seguridad de la vacuna de ARNm de COVID-19 en personas embarazadas", fue publicado por la revista médica New England Journal of Medicine el 17 de junio. Fue realizado por un equipo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 

Los autores utilizaron datos de mujeres embarazadas que recibieron las vacunas Pfizer o Moderna y registraron su información en tres sistemas federales que monitorean la seguridad de las vacunas

[¿Es seguro mezclar vacunas? ¿Puedo reforzar la dosis de Johnson & Johnson con otra de Moderna o Pfizer?]

Los investigadores contactaron a 3,958 mujeres que se habían inscrito en un registro de embarazos durante la pandemia del coronavirus, aproximadamente tres meses después de su vacunación.

Descubrieron que 712 habían dado a luz a bebés sanos, 104 sufrieron abortos espontáneos y un caso resultó en muerte fetal. También se resistraron 10 casos de aborto inducido y embarazo ectópico. El resto de las participantes, más de 3,100, todavía estaban embarazadas o no habían tenido una llamada de seguimiento con los investigadores.

Una mujer embarazada recibió la vacuna del Pfizer contra el COVID-19 en la Ciudad de México el 13 de mayor del 2021. Las autoridades de salud mundial consideran estas vacunas seguras para las mujeres embarazadas. Fernando Llano/AP

Los resultados mostraron una tasa de aborto espontáneo del 12,6% entre los 827 embarazos evaluados, que es comparable con la tasa promedio de aborto espontáneo del 10 al 20%. (Algunos expertos creen que esta cifra puede ser mayor).

La tasa de aborto espontáneo del 12,6% solo refleja los embarazos completos que los autores conocían en el momento de la publicación del artículo.

Los autores de la publicación falsa de Instagram dicen que el problema es que 700 de esas 827 mujeres recibieron la vacuna cuando ya estaban en su tercer trimestre de embarazo, un punto en el que los fetos están mucho más desarrollados y el aborto espontáneo es menos común. Entonces, cambiaron el denominador al excluir esos 700 casos para calcular una nueva tasa de aborto espontáneo de aproximadamente 82%. Otras publicaciones en redes sociales lo han puesto tan alto como 84%.

[¿Tuvo un sarpullido en el brazo después de vacunarse? Por qué no debe preocuparle]

Victoria Male, profesora de inmunología reproductiva en el Imperial College de Londres, dijo que hablar del 84% es un "sin sentido".

"La mencionada tasa del 84% no es la tasa de aborto espontáneo", dijo Male en una serie de tuits. "Simplemente nos dice que no podemos pasar del primer trimestre a dar a luz a un bebé sano en tres meses. Creo que todos lo sabíamos, ¿verdad?", escribió. 

La tasa de aborto espontáneo del 12,6% solo refleja los embarazos completados que los autores conocían en el momento de la publicación del artículo.

El problema, dicen los defensores de la afirmación falsa, es que 700 de esas 827 mujeres embarazadas recibieron la vacuna cuando ya estaban en su tercer trimestre, un punto del embarazo en el que los fetos están mucho más desarrollados y el aborto espontáneo es menos común. Entonces, cambiaron el denominador al excluir esos 700 para calcular una nueva tasa de aborto espontáneo de aproximadamente el 82%. Otras publicaciones en redes sociales lo han puesto tan alto como 84%.

Victoria Male, profesora de inmunología reproductiva en el Imperial College de Londres, calificó al 84% de "sin sentido".

"La tasa citada del 84% no es la tasa de aborto espontáneo", dijo Male en una serie de tuits. "Simplemente nos dice que no podemos pasar del primer trimestre a dar a luz a un bebé sano en tres meses. Creo que todos lo sabíamos, ¿verdad?"

Se necesita más investigación

La Oficina de Seguridad de Inmunización de los CDC le dijo a PolitiFact que el documento era un análisis inicial de los datos del registro de embarazos durante la pandemia del COVID-19, y dijo que el departamento ha discutido sobre la mejor manera de presentar el número de abortos descritos como "espontáneos".

"Sentimos que era importante informar todos los abortos espontáneos que se habían observado en el registro hasta el momento. Al mismo tiempo, queríamos limitar el análisis a los embarazos para los cuales teníamos datos de resultados finales, ya que puede haber embarazos completos de los que aún no sabemos porque (las mujeres embarazadas) no han tenido una llamada de seguimiento programada”, dijo el CDC.

En informes futuros, los CDC planean limitar su estudio a mujeres que fueron vacunadas con menos de 20 semanas de embarazo y una vez que hayan pasado sus fechas estimadas de parto.

[¿Son seguras las vacunas para las embarazadas y los bebés lactantes? Los datos son "tranquilizadores"]

Al analizar datos limitados de mujeres que recibieron una vacuna antes de las 20 semanas de embarazo, los CDC encontraron 27 abortos espontáneos entre 1,364 mujeres, una tasa de alrededor del 2%. Pero esto probablemente sea una subestimación porque los científicos aún no saben si todos los embarazos restantes aún estaban en curso.

Nuestro veredicto

Una publicación de Instagram afirma que un artículo científico encontró una tasa de aborto espontáneo del 82% entre las mujeres que recibieron una vacuna de ARN mensajero contra el COVID-19 entre los 30 días y las 20 semanas de embarazo.

La publicación de Instagram alcanza la cifra del 82% seleccionando y manipulando datos de un estudio preliminar.

La publicación llega a una conclusión basada en una pequeña muestra de embarazos completos analizados por los investigadores. La mayoría de las participantes del estudio todavía están embarazadas o aún no han tenido una llamada de seguimiento con los autores del artículo, para saber qué pasó con sus embarazos.

Los primeros resultados no han encontrado un mayor riesgo de aborto espontáneo asociado con la vacuna de COVID-19. Pero hasta que se publiquen más datos confiables, cualquier estadística sobre este tema debe considerarse preliminar.

Por lo tanto, calificamos la afirmación que circula en Instagram como falsa.