IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

"No eres un caballo. No eres una vaca": qué es la ivermectina y por qué no se recomienda contra el COVID-19

La creencia de que el antiparasitario para ganados puede ser útil contra el virus empezó meses atrás con un experimento de laboratorio en Australia. La intoxicación en humanos puede ser mortal. Esta es su base actual científica contra el coronavirus.

El uso de la ivermectina se ha popularizado como supuesto tratamiento para el COVID-19 en Estados Unidos, con el impulso de prominentes figuras de los medios de comunicación y políticos conservadores, así como por algunos médicos, pese a las duras advertencias emitidas por autoridades de la salud y asociaciones médicas.

La preocupación de los especialistas viene de un hecho concreto: es un antiparasitario para ganado sin una eficacia probada contra el coronavirus.

"No eres un caballo. Basta de #Ivermectina. No está autorizada para tratar el #COVID", fue uno de los mensajes que publicó, junto a la foto de un reluciente equino, el mes pasado la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) en sus redes sociales.

 

 

La alerta llegó mientras las autoridades sanitarias registraban una ola de prescripciones del fármaco sin precedentes: 88,000 recetas por semana en agosto según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC). Un salto considerable desde las 3,600 que se pedían por semana antes de la pandemia. En paralelo, se dispararon los llamados a emergencias por intoxicaciones con el fármaco.

Lo que ocurre con este antiparasitario puede sonar a historia repetida

"Ya tuvimos el triste ejemplo de la hidroxicloroquina, que se utiliza para la malaria, que claramente no mostró ningún efecto positivo [contra el coronavirus]", dijo Sunil Parikh, profesor de la Escuela de Salud Pública de Yale, en una entrevista con The Washington Post.

[¿Cuál es la vacuna más eficaz y segura ante el COVID-19]

La hidroxicloroquina fue el medicamento impulsado por el expresidente Donald Trump y varias figuras públicas durante las primeras etapas de la pandemia. "Me temo que en este momento nos dirigimos hacia ese camino con la ivermectina", advirtió Parikh.

  • Qué es la ivermectina y para qué sirve

El fármaco se utiliza habitualmente como antiparasitario para una amplia gama de animales, como perros, gatos, caballos y ganado en general, y se presenta en diversas formas, como inyectables, pomadas o líquidos.

Los comprimidos de ivermectina sí están aprobados por la FDA para humanos en el tratamiento de algunos parásitos, como las lombrices intestinales. También se usa en tratamientos tópicos para los parásitos externos (piojos) y para ayudar a las afecciones de la piel (rosácea).

 

La ivermectina para animales puede ser comprada en línea o en veterinarias sin necesidad de una receta, lo que ha despertado preocupación de que las personas se automediquen.

  • Cuál es la efectividad ante el COVID-19 

No hay ninguna investigación confiable que lleve a los expertos a recomendar el uso de la ivermectina para prevenir o tratar el coronavirus. La FDA no la ha aprobado para ninguna enfermedad viral. 

Incluso Merck, una empresa farmacéutica que fabrica la ivermectina, dijo que sus expertos siguen revisando los datos disponibles pero hasta ahora no han encontrado "ninguna base científica para un posible efecto" en el tratamiento contra el coronavirus. 

La Organización Mundial de la Salud recomienda usar ivermectina sólo para ensayos clínicos que permitan probar su eficacia en personas enfermas de coronavirus. Pero los resultados de los estudios no son prometedores. 

Un grupo de expertos internacionales independientes analizaron 16 ensayos clínicos con 2,407 pacientes ambulatorios y hospitalizados con COVID-19 que recibieron un tratamiento con el fármaco. Concluyeron que no se obtuvieron pruebas confiables de que reduzca las probabilidades de morir a causa del virus ni de necesitar respiración asistida. Los pacientes tampoco mostraron una mejoría más rápida ni necesitaron menos tiempo de hospitalización. 

Una caja de ivermectina en una farmacia en Georgia, jueves 9 de septiembre de 2021. Foto AP | Mike StewartAP / AP

Hay más ensayos clínicos publicados y en marcha, pero de gran controversia. Al menos un estudio de gran envergadura que reportaba beneficios en el uso del fármaco fue desacreditado tras las quejas por plagio y manipulación de datos.

  • De dónde surge la creencia de que es efectiva contra el virus

En Estados Unidos, personalidades como el comediante Joe Rogan lo han recomendado a millones de personas contra el COVID-19. En Ohio, un juez tuvo que detener el pedido de una mujer para obligar a un hospital a darle el antiparasitario a su esposo enfermo

La peligrosa teoría de que la ivermectina servía para combatir el virus empezó a tomar fuerza en pleno auge de la pandemia y desde el otro lado del mundo. En la primavera del 2020, investigadores observaron en Australia que el fármaco podía matar al virus en un entorno de laboratorio, pero con ciertas salvedades y advertencias. 

La cantidad necesaria para tener un efecto contra el virus es mayor a la que se recomienda para humanos. Y no es lo mismo un experimento con el virus sobre una placa en un laboratorio que el efecto de la droga dentro del cuerpo humano, señalan expertos. 

Pese a las advertencias, el fármaco se sigue utilizando. En países como Nicaragua, la desinformación es propagada por las autoridades públicas. El Ministerio de Salud (Minsa) ha distribuido tabletas de casa en casa y ha ordenado a los médicos entregarlas a pacientes con síntomas relacionados al COVID-19, entre ellos a mujeres embarazadas, denunció este viernes el diario La Prensa.

 

 

El uso del fármaco puede ser un efecto de la desesperación por una cura ante el coronavirus. 

Para aquellos que están frustrados, ansiosos, asustados, es comprensible que traten de encontrar algo", explicó Parikh. Un fármaco con un poco de información científica detrás, relativamente accesible y que puede servir como placebo, puede popularizarse en el contexto actual. 

  • Cuál es el riesgo de probar ivermectina de todas formas 

"La gente cree que es una cura milagrosa o que es altamente peligrosa y la realidad es que no es ninguna de las dos cosas", explicó al periódico David Boulware, profesor de medicina de la Universidad de Minnesota.

El fármaco es seguro en las dosis recomendadas para humanos, pero cuando se consume la versión para animales, las concentraciones son altas y tienen otros componentes, lo cual puede causar efectos graves. 

Un exceso de ivermectina puede provocar náuseas, vómitos, diarrea, hipotensión, reacciones alérgicas, mareos, problemas de equilibrio, convulsiones, coma y muerte, de acuerdo con la FDA. Además, incluso en las dosis aprobadas, la ivermectina puede interactuar con otros medicamentos, como los anticoagulantes comunes. Y su uso a largo plazo no ha sido estudiado rigurosamente.

“Las personas nunca deben tomar medicamentos veterinarios”, advierte la FDA.

Las autoridades de la salud han recibido múltiples reportes de pacientes que han requerido asistencia médica y han sido hospitalizados tras automedicarse con ivermectina para caballos.

Un adulto recientemente bebió una versión inyectable de ivermectina para uso en ganado, pensando que evitaría una infección por coronavirus, indican los CDC, y sufrió confusión, somnolencia, alucinaciones visuales, temblores y respiración rápida. Tuvo que ser hospitalizado por nueve días.

[El comediante Joe Rogan asegura haberse tratado con un desacreditado fármaco para caballos] 

Pacientes con COVID-19 pueden también correr el riesgo de no tomar otros medicamentos que sí tienen eficacia demostrada contra el virus como anticuerpos monoclonales. 

Ya tenemos algo que ha pasado por todos los requisitos reglamentarios y todas las revisiones de alto nivel, y eso es la vacuna", señaló Parikh. 

Con información de The Washington Post y Los Angeles Times.

Cualquier persona que experimente síntomas de sobredosis por ivermectina debe buscar atención médica de inmediato o llamar a la línea directa de control de intoxicaciones al (800) 222-1222.