IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Más latinos, negros y nativoamericanos que blancos murieron por COVID-19 en 2020, según estudio

Murieron dos veces más latinos que blancos debido a la pandemia, y cuatro veces más negros y nativoamericanos. Esto se debe, según los investigadores, a las disparidades de salud causadas por el racismo.

Por Antonio Planas - NBC News

Durante la pandemia de 2020, el COVID-19 mató a un número desproporcionado de latinos, negros, y nativoamericanos en Estados Unidos, al tiempo que la enfermedad agravó las desigualdades de salud entre esos grupos, concluyó un nuevo estudio.

Se estima que 477,200 más personas murieron por COVID-19 y otras causas entre marzo y diciembre de 2020, en comparación con el mismo período de 2019, según un análisis dirigido por investigadores del Instituto Nacional del Cáncer, publicado este lunes en Annals of Internal Medicine.

El total de muertes de hombres y mujeres negros, latinos y nativoamericanos fue de dos a tres veces mayor en comparación con los hombres y mujeres blancos y asiáticos durante el período evaluado de 2020, cuando se contabilizó por cada 100,000 personas, señaló el estudio.

De las 477,200 “muertes adicionales” en 2020, 351,400 — o cerca del 74% — murieron por COVID-19 como causa principal, afirmaron los investigadores. El estudio señaló que las muertes de latinos, negros y nativoamericanos relacionadas con el virus fueron “al menos dos veces mayores” que las de sus homólogos blancos.

Según el estudio, las desigualdades fueron similares si se tienen en cuenta las 61,200 víctimas mortales que no se atribuyeron a COVID-19. Las muertes entre los negros y los nativoamericanos fueron de tres a cuatro veces más altas, y las de los latinos fueron casi dos veces más altas, en comparación con las poblaciones blancas, según el informe.

Meredith Shiels, investigadora del Instituto Nacional del Cáncer que dirigió el estudio, señaló este martes en un correo electrónico que los efectos desproporcionados de la pandemia en las comunidades negra, latina y nativa americana, subrayan la urgencia de reducir “antiguas desigualdades estructurales”.

“Estos hallazgos nos advierten de que es probable que se produzca una grave profundización de las disparidades raciales y étnicas en la mortalidad por todas las causas a medida que se publiquen los datos a más largo plazo”, dijo.

“Aunque las tasas de vacunación se aceleraron rápidamente durante la primavera de 2021, las desigualdades raciales/étnicas continúan y acentuarán aún más las brechas de mortalidad si no se abordan con urgencia y competencia cultural, como lo han hecho las comunidades tribales”, añadió.

Según el estudio, en 2020 los negros, los latinos y los nativoamericanos también murieron a tasas más altas —aunque hubo aumentos entre todos los grupos— debido a condiciones médicas como la diabetes, las enfermedades cardíacas y el Alzheimer.

“Aunque las diferencias raciales/étnicas en las tasas de mortalidad por COVID-19 han sido profundas, centrarse solo en las muertes por COVID-19 puede subestimar el alcance de las disparidades raciales/étnicas provocadas por la pandemia”, señalaron los investigadores.

En el periodo analizado en 2020 murieron en total 2.88 millones de personas. Para obtener sus conclusiones, los investigadores recopilaron datos de los certificados de defunción de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), junto con las estimaciones de población de la Oficina del Censo de Estados Unidos.

El informe enumera las desigualdades estructurales como factores que han provocado que la pandemia afecte negativamente a muchas comunidades de color.

“Las disparidades raciales/étnicas en el riesgo, la hospitalización y la muerte por COVID-19 se han atribuido a los factores estructurales y sociales determinantes de la salud, con raíces profundas y establecidas en el racismo”, dice el estudio.

El informe menciona las barreras específicas que contribuyen a las disparidades entre los negros, los latinos y los nativoamericanos.

“Las personas de raza negra y los latinos tienen más probabilidades de estar expuestas al COVID-19 en el trabajo que las personas de raza blanca; también es más probable que vivan en hogares multigeneracionales y en barrios más poblados y que tengan menos acceso a la atención sanitaria y al transporte privado”, señalaron los investigadores.


Un trabajador administra una dosis de la vacuna del COVID-19 de Pfizer en una clínica de vacunación en Reading, Pennsylvania, el 14 de septiembre de 2021.Matt Rourke / AP

“Las comunidades indígenas estadounidenses y nativas de Alaska que viven en reservas corren un mayor riesgo de infección debido a la falta de infraestructura y a la escasez crítica de fondos de los centros de atención sanitaria. Se necesita una distribución equitativa de la vacuna para evitar que se agraven las disparidades raciales/étnicas en el riesgo y la mortalidad por COVID-19.”

Las dudas sobre la vacunación entre las comunidades negra y latina fueron un impedimento durante  la distribución del año pasado, dijeron los funcionarios.