IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Más del 90% de los empleados federales cumplen el mandato de vacunación

Este lunes vence el plazo que impuso el presidente a los trabajadores del Gobierno para inmunizarse contra el COVID-19 o solicitar una exención médica o religiosa.

Por Zeke Miller - The Associated Press

Más del 90% de los trabajadores federales había recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 este lunes, día en el que finaliza el plazo fijado por el presidente, Joe Biden, para que se inmunicen, según informaron fuentes oficiales.

Biden anunció en septiembre un mandato para que los más de 3.5 millones de empleados del Gobierno federal se vacunen, sin la opción de someterse en su lugar a pruebas periódicas de diagnóstico para detectar si estaban infectados, a menos que obtuvieran una exención médica o religiosa válida.

Un sanitario sostiene un certificado de vacunación contra el COVID-19 Getty Images

Un funcionario aseguró que la gran mayoría de trabajadores federales están totalmente vacunados y que un número menor tiene exoneraciones pendientes o aprobadas.

En total, más del 95% de los empleados cumplen con el mandato de Biden, agregó, ya sea por estar inmunizados o por haber solicitado una exención.

Aquellos que no cumplan con la orden comenzarán un proceso de "asesoramiento", que podría acabar con su despido si finalmente no se vacunan o no consiguen una excepción válida a la vacunación.

[Por qué no se autorizaron antes las vacunas de refuerzo contra el COVID-19 para todos los adultos]

El funcionario habló bajo anonimato al no estar autorizado para hacerlo públicamente antes de que el Gobierno difunda los datos oficiales a lo largo del lunes.

El plazo que fijó Biden fue una importante medida de presión para impulsar la vacunación en todo el país, estrategia por la que apuesta su Administración para combatir la propagación del virus y salir lo antes posible de la pandemia.

Más allá de la orden impuesta a los trabajadores federales, su Gobierno está tratando de imponer a las grandes empresas a partir de enero de 2022 la vacunación obligatoria o medidas diagnósticas periódicas, métodos que cubrirían a más de 84 millones de empleados. Estos planes están por ahora en el aire, después de que una corte suspendiera su entrada en vigor.

El mandato de vacunación a empleados federales generó una gran preocupación ante la duda de si la mayoría lo seguiría, principalmente entre las fuerzas de seguridad, los miembros de las agencias de inteligencia y los trabajadores desplegados en zonas de tránsito de viajes de cara a la temporada de fiestas que comienza esta semana.

La Casa Blanca afirma que no se prevé ninguna interrupción en el ámbito federal como consecuencia del mandato. El 99% de los trabajadores de la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés) cumplió la orden de Biden, y en la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, en inglés) la cifra llega a 93%. El 98% de los agentes fronterizos ya están vacunados.

Según el funcionario, el 98% de los empleados del Servicio de Impuestos Internos (IRS, en inglés) cumple ahora con el requisito.

[Cientos de agentes fronterizos están en riesgo de perder su empleo por no haberse vacunado]

La Casa Blanca pretende utilizar el mandato federal de vacunación como modelo para que las empresas privadas apliquen los suyos.

Desde que Biden anunció los primeros mandatos federales a principios de este verano, el número de personas en Estados Unidos mayores de 12 años sin vacunar ha descendido de unos 100 millones a menos de 60 millones.

Las autoridades sanitarias sostienen que la inmensa mayoría de los casos de enfermedad grave y muerte por COVID-19 se dan ahora entre quienes no han recibido la vacuna.