IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los vacunados culpan del aumento de casos de COVID-19 a los que no se vacunan. Pero estos señalan a los viajeros y a los medios

El 80% de inmunizados atribuye la propagación del virus a los que no se han puesto ni una dosis, según un sondeo. Pero ¿a quién acusan los que no se vacunan?

La gran mayoría de la población vacunada culpa a los no inmunizados del aumento de contagios de COVID-19 y de la propagación de la variante delta en las últimas semanas, pero muy pocos de aquellos que han renunciado a vacunarse se sienten responsables, de acuerdo con una encuesta de Axios-Ipsos publicada este martes. 

Estas personas (más de 90 millones en todo el país) culpan del rebrote de la pandemia a los viajeros llegados del extranjero (pese a que las fronteras están cerradas y los vuelos restringidos), a los medios de comunicación y al presidente, Joe Biden. 

Los resultados de esta encuesta exponen la brecha que existe en la opinión. pública estadounidenses: "Si esto hubiera ocurrido hace 30 o 40 años, no tendríamos este problema", aseguró uno de los responsables de Ipsos, Cliff Young, "estamos haciendo frente a una seria barrera de desinformación que nubla los hechos" para “un grupo recalcitrante", "la única manera de llegar a ellos serán políticas estrictas, mandatos estrictos".

 

 

 

Casi el 80% de los ciudadanos vacunados atribuyen el aumento de infecciones y la propagación de nuevas variantes por el país a aquellas personas que todavía no están vacunadas, según el sondeo, realizado entre el 30 de julio y el 2 de agosto a 999 adultos.

[La variante delta del COVID-18 avanza a un ritmo vertiginoso entre los no vacunados]

Los inmunizados también consideran, en menor medida, que el expresidente Donald Trump (36%), los medios de comunicación conservadores (33%); los viajeros extranjeros que llegan al país (30%); y los que viajan al extranjero (25%) son responsables del alza de los casos.  

Entre aquellos que no se han vacunado, sólo el 10% considera que ese hecho de renunciar a inmunizarse ha contribuido a empeorar la pandemia.

El principal culpable (lo citan el 36%) son los viajeros extranjeros que visitan el país; seguido por los medios de comunicación (27%); aquellos que viajan al extranjero (23%), Biden (21%) y las autoridades sanitarias federales (18%).

 

 

La preocupación por la variante delta del coronavirus también difiere entre ambos grupos, aunque sigue siendo en cualquier caso mayoritaria: asciende al 78% entre los vacunados, y al 56% entre los que no están inmunizados y por tanto son los más propensos a enfermar de gravedad e incluso fallecer. 

[Aunque los casos de COVID-19 crecen a velocidad relámpago, solo el 1% de los vacunados se ha contagiado]

La mitad de la población (52%) cree que volver a actividades anteriores a la vacuna es arriesgado, más los vacunados (56%) que los no vacunados (43%). El nivel de riesgo percibido ha subido 13 puntos desde mediados de julio y 24 puntos desde finales de junio.

Estados Unidos alcanzó el lunes la meta del 70% de la población adulta con al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19. En total el 50% está vacunado completamente, lo que equivale a 165 millones de personas. Casi un millón de personas se inmunizaron la semana pasada.

Un carnet de vacunación contra el COVID-19Wilfredo Lee / AP

Pero aunque el ritmo de vacunación vuelva a despegar y la alta transmisibilidad de la nueva cepa han disparado los contagios hasta sobrepasar los 35 millones, al igual que las hospitalizaciones y defunciones.

Las autoridades señalan que en la mayoría de casos se trata de personas no inmunizadas contra el virus. Un documento interno de los CDC señala que esta variante es tan contagiosa como la varicela. Sin embargo, sólo un 1% de los vacunados ha enfermado tras inmunizarse, en su mayoría de forma leve. Las muertes y hospitalizaciones corresponden a los no vacunados.

Con información de Ipsos, Axios y Forbes