IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los universitarios se preocupan por la falsificación de las tarjetas de vacunación de COVID-19 en sus institutos

"Estoy enojada por eso, más de lo que podría decir en este momento. Es tonto teniendo en cuenta que la vacuna es gratuita y se puede acceder a ella en todo el país", lamenta una estudiante. En internet se venden comprobantes falsos desde $25, pero puede acarrear hasta 5 años en prisión.

Por Roselyn Romero – The Associated Press

SAN LUIS OBISPO, California (AP) - A medida que la variante delta del coronavirus se extiende por todo Estados Unidos, cada vez más universidades exigen una prueba de vacunación del COVID-19 para que los estudiantes se matriculen. Pero esto ha abierto la puerta para los que se oponen a la vacunación y quieren engañar al sistema, según entrevistas con estudiantes, funcionarios de educación y agentes.

Tanto los profesores como los estudiantes de decenas de escuelas entrevistadas por la agencia de noticias The Associated Press dicen que les preocupa lo fácil que es obtener cartillas de vacunación falsas.

A través de Internet, ha surgido una pequeña industria que se adapta a las exigencias de las personas que deciden no vacunarse por motivos personales o religiosos.

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus]

Una cuenta de Instagram con el nombre de usuario ‘tarjetas de vacunación’ las vende enmicadas a 25 dólares cada una. Un usuario de la aplicación de mensajería encriptada Telegram ofrece ‘Certificados de vacuna de COVID-19’, hasta por 200 dólares cada uno.

Un número cada vez mayor de consultas a estos sitios y otros similares parecen provenir de quienes están tratando de obtener tarjetas de vacunación falsas para acudir a la universidad.

Un usuario de Reddit comentó en un hilo sobre la falsificación de cartillas de vacunación de COVID-19: “Yo también necesito una para la universidad. Me niego a ser un conejillo de indias".

Dos tarjetas de vacunación del COVID-19 de los CDC falsificadas, provistas por la Corte de Distrito Norte de California.AP

En Twitter, un usuario con más de 70,000 seguidores escribió: “Mi hija compró 2 identificaciones falsas en línea por $50 mientras estaba en la universidad. Enviadas desde China. ¿Alguien tiene el enlace para las cartillas de vacunas?”.

Según un recuento de The Chronicle of Higher Education, al menos 675 colegios y universidades ya requieren una prueba de vacunación contra el COVID-19. El proceso para confirmarlo llega a ser tan simple como subir una foto de la cartilla al portal de la escuela.

[No, el aumento de los casos de COVID-19 no es culpa de los inmigrantes]

En Nashville, la Universidad de Vanderbilt impide temporalmente el registro de un estudiante a su curso hasta que se haya verificado su registro de vacuna, a menos que tenga un justificante médico aprobado o una exención religiosa.

La Universidad de Michigan tiene un sistema para confirmar las vacunas de los empleados y estudiantes. Un portavoz de la universidad le dijo a The Associated Press que hasta ahora la escuela no ha tenido ningún problema con que algún estudiante falsifique los registros de vacunación.

Pero Benjamin Mason Meier, profesor de políticas de salud global en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, cuestiona cómo hacen las instituciones para verificar esos registros.

"Estados Unidos, a diferencia de la mayoría de los países que tienen sistemas electrónicos, basa su vacunación en una tarjeta de papel endeble", afirmó.

Meier tuiteó la semana pasada que varios estudiantes le dijeron que estaban preocupados por la facilidad de falsificar las cartillas de vacunación del coronavirus, luego de que uno de sus compañeros enviara un comprobante falso a la universidad.

“Es necesario que haya políticas de responsabilidad para asegurarse de que todos los estudiantes trabajen en el interés colectivo de todo el campus”, aseguró.

Estudiantes alrededor del país que fueron entrevistados por The Associated Press pero que prefirieron no ser identificados, aseguraron que estaban al tanto sobre la falsificación de las cartillas.

Algunos funcionarios escolares reconocen que un sistema infalible es imposible.

"Como con cualquier cosa que requiere una certificación, existe la posibilidad de que una persona falsifique la documentación", dijo Michael Uhlenkamp, ​​portavoz de la oficina del rector de la Universidad Estatal de California. El sistema escolar, que es el más grande del país, supervisa a unos 486,000 estudiantes cada año en 23 sedes.

En marzo, la preocupación por las tarjetas de vacunación COVID-19 falsas llevó al FBI a emitir una declaración conjunta con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), en el que exhortaban a las personas a no comprar, crear o vender tarjetas apócrifas.

[California obligará a sus profesores a vacunarse o someterse a pruebas periódicas de detección del COVID-19]

El uso no autorizado del sello de una agencia gubernamental como el HHS o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) es un delito federal que conlleva una posible multa y un máximo de cinco años de prisión.

En abril, una coalición bipartidista de 47 fiscales generales estatales envió una carta a los directores ejecutivos de Twitter, Shopify y eBay para eliminar anuncios o enlaces que promocionen tarjetas falsificadas.

Muchos de los sitios han colocado palabras clave relacionadas a estas búsquedas en una lista negra, pero los sitios en internet donde se pueden comprar documentos ilegales abundan, tanto en aplicaciones de mensajería, foros de chat como en la web oscura (Dark Web, en inglés).

Los vendedores en sitios web como Counterfeit Center, Jimmy Black Market y Buy Express Documents venden tarjetas de vacuna del COVID-19, certificados y pasaportes de vacunación falsos, algunos cuestan 400 euros, alrededor de 474 dólares.

Exigir vacunas para asistir a clases en colegios y universidades se ha convertido en un tema político en algunos estados. Las universidades públicas en al menos 13 estados, incluidos Ohio, Utah, Tennessee y Florida, no pueden exigir a su personal y alumnos que se vacunen porque la legislación estatal lo impide, aunque los centros privados sí pueden.

Entre los estados que introducen y aprueban proyectos de ley que prohíben a las instituciones educativas exigir vacunas de COVID-19, a menudo se cita la infracción de los derechos o libertades individuales como la principal preocupación.

Pero según un comunicado emitido por la American College Health Association y otras organizaciones educativas, estas restricciones impiden a las universidades funcionar de manera segura.

[Batalla política y judicial en Florida y Texas para que los niños puedan usar mascarilla pese a las prohibiciones de los gobernadores]

Algunos estudiantes universitarios han recurrido a plataformas de redes sociales como Twitter y TikTok para expresar su indignación porque otros estudiantes usan cartillas de vacunación fraudulentas.

Maliha Reza, estudiante de ingeniería eléctrica en la Universidad Estatal de Pennsylvania, aseguró que se le hace sorprendente que haya quien pague por una cartilla falsa cuando puede obtener la vacuna gratis.

"Estoy enojada por eso, más de lo que podría decir en este momento. Es tonto teniendo en cuenta que la vacuna es gratuita y se puede acceder a ella en todo el país", denunció Reza.