IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los estados comienzan a suspender las ayudas por desempleo y los trabajadores temen tener que elegir entre salud o un salario

A pesar de la exitosa campaña de vacunación, muchas personas no se sienten cómodas regresando todavía a sus puestos de trabajo. La falta de cuidado infantil, particularmente en las comunidades donde las escuelas permanecen cerradas, es otro factor importante.

Por Bracey Harris y Daniella Silva - NBC News

JACKSON, Mississippi.— Para Kelvin Wade, de 34 años, la pandemia está lejos de terminar.

Recientemente celebró el aniversario de la muerte de su madre por COVID-19, una pérdida que todavía siente reciente. Él y su esposa, D'Anna, de 23 años, viven en Ridgeland, Mississippi, y temen por la seguridad de su hija de 15 meses, por lo que Wade sale solo a lo imprescindible, con la esperanza de reducir los chances de infectar a su familia.

A pesar de la evidencia de que las vacunas son extremadamente seguras, la pareja tiene miedo de que esta pueda tener riesgos adicionales.

Y más de un año después de que el coronavirus llevara al cierre de miles de  negocios y dejar a muchos sin trabajo, ambos continúan desempleados.

[El Gobierno enviará cheques de hasta $300 al mes por cada hijo menor a partir del 15 de julio]

Kelvin Wade trabajaba como operador de montacargas en un almacén hasta que perdió su empleo debido a que la producción se desaceleró en marzo de 2020. D'Anna Wade asumió que también habría más despidos en los grandes almacenes donde trabajaba, por lo que después de su licencia por maternidad, decidió no regresar. No tenía sentido, pensó, exponerse al virus mientras esperaba lo inevitable.

Kelvin Wade se ha mostrado reacio a reincorporarse a la fuerza laboral. Los 2,000 dólares en beneficios de desempleo mensuales que recibe son menos de lo que ganaba en el almacén, pero no ha podido encontrar otro trabajo que le pague lo mismo y donde se sienta seguro. Si bien los restaurantes de comida rápida están contratando, pagan menos e involucran más interacción con el público. Le gustaría trabajar desde casa, pero no ha encontrado ofertas en ese sentido.

"En este momento, no tengo una solución", dice. Pero puede que no le quede mucho tiempo para buscar una.

El próximo mes, Mississippi suspenderá la ayuda federal que ha ofrecido junto con los cheques de desempleo estatales de hasta 235 dólares, sumados a los pagos semanales extra de 300. Otros doce estados liderados por republicanos han anunciado medidas similares. Los gobernadores aseguran que los pagos adicionales de desempleo están ocasionando que los trabajadores permanezcan en casa, alimentando la grave escasez de mano de obra. 

[El Gobierno extiende la prohibición de desalojos por impago de alquiler hasta el 30 de junio]

Pero estos argumentos no explican de manera completa de lo que está sucediendo en todos los hogares del país. En entrevistas durante la semana pasada, expertos económicos, abogados laborales y proveedores de servicios sociales dijeron que, si bien las personas eligen no aceptar trabajos por muchas razones, la preocupación por la salud y la seguridad han dejado de tomarse en cuenta como parte de esta discusión.

A pesar del aumento de las tasas de vacunación, muchas personas no se sienten cómodas para regresar a trabajos que consideran riesgosos, especialmente si no han sido vacunados o si tienen niños pequeños o parientes vulnerables en casa.

Gary Burtless, economista y miembro principal de Brookings Institution, dijo que ese puede ser el caso especialmente para las personas que trabajaban en industrias que pagaban bajos salarios antes de la pandemia, como los servicios de alimentos y el almacenamiento, así como para aquellos con horarios de trabajo erráticos, como los trabajadores de la hostelería y los asistentes de salud en el hogar.

La falta de cuidado infantil, particularmente en las comunidades donde las escuelas permanecen cerradas, es otro factor importante, dijo.

"Todas esas cosas pueden hacer que la gente, especialmente en los puestos mal pagados, se muestre reacia a aceptar un trabajo y tal vez reduzca la capacidad de su familia para pagar sus facturas", comentó. "¿Por qué deberían hacer sacrificios financieros en nombre de una industria que históricamente no les ha pagado muy buenos salarios y no les ha ofrecido muy buenos beneficios?".

[¿Cuánto dinero hay que tener para ser considerado como una persona rica?]

Sin embargo, esos factores son ignorados a menudo mientras los funcionarios del Gobierno expresan preocupación por los millones de empleos sin cubrir y la necesidad de reactivar la economía del país. Las ofertas de trabajo aumentaron a un récord de 8.1 millones en marzo, un aumento de casi 600,000 desde febrero, según el Departamento de Trabajo.

Las empresas que quieren contratar dicen que no les está siendo fácil, lo que ha llevado a algunas a ofrecer mejores salarios para cubrir puestos vacantes. La semana pasada, McDonald's anunció que los trabajadores de sus restaurantes comenzarían a llevarse a casa salarios más altos, en un intento por llenar vancantes.

Ese anunció fue seguido por otros similares en otros restaurantes como Chipotle y Olive Garden, que también están ofreciendo mejor paga.

Un restaurante de McDonald´s en Cranberry Township, Butler County, Pennsylvania, ofrece empleos con un bono extra de $500 para nuevos empleados.AP

Grupos empresariales y republicanos han señalado el decepcionante informe sobre el empleo de abril, que mostró que Estados Unidos ganó solo 266,000 puestos de trabajo, a pesar de que los pronósticos predijeron que el número superaría el millón, como evidencia de una escasez de mano de obra causada por los beneficios de desempleo mejorados de la Administración Biden.

Constance Hunter, economista en jefe de KPMG, una de las más importantes firmas de contabilidad en el país, dijo que el panorama es más complicado.

Según la experta, los riesgos para la salud asociados con la "extremadamente perniciosa y persistente" pandemia , junto con otros factores como el cuidado infantil, están impulsando la toma de decisiones entre quienes no se han reincorporado a la fuerza laboral.

[Qué trabajos crecen y cuáles desaparecen, y por qué las empresas no encuentran candidatos si el desempleo no cae]

"Yo diría que esto también es un recordatorio, quizás, de que todavía no estamos fuera de peligro y que hay personas en el mercado laboral que podrían sentirse así", dijo Hunter.

Jennifer Clatterbuck, madre soltera de tres hijos en Marietta, Ohio, trabajaba como asistente de fisioterapia antes de perder su trabajo a causa de la emergencia sanitaria. Ella ha estado pasando dificultades para encontrar un trabajo que sostenga a su familia finacieramente, pero que también mantenga a salvo a su hija menor que padece de inmunodepresión.

"Ese tema es una gran preocupación para mí: tener que sopesar ese riesgo con cualquier trabajo que tome", dijo Clatterbuck, de 39 años.

Emma, de 12 años, tiene encefalopatía epiléptica, una enfermedad rara que le provoca convulsiones, requiere que use una silla de ruedas y la hace especialmente vulnerable a una enfermedad grave causada por el coronavirus.

Clatterbuck dijo que cada vez que considera un trabajo, se pregunta si "realmente vale la pena correr el riesgo para ella, porque no creo que pueda sobrevivir a este virus".

Clatterbuck dijo que no ha sido vacunada porque su familia tiene antecedentes de reacciones graves a las vacunas.

Ella recibe $ 575 a la semana en beneficios de desempleo, menos de lo que ganaría como asistente de fisioterapia, pero más de lo que ganaría en algunos de los trabajos que ha visto, que "ni siquiera comprarían alimentos si tiene dos adolescentes en la casa. . " Además de Emma, Clatterbuck tiene una de 15 y una de 17.

[McDonald's aumenta sus salarios ante las dificultades para contratar a nuevos trabajadores]

Ohio, donde vive Clatterbuck, planea poner fin a los beneficios federales mejorados por desempleo a fines de junio, dijo el gobernador Mike DeWine la semana pasada.

DeWine, un republicano, dijo que cuando comenzó la asistencia adicional, "fue un salvavidas para muchos estadounidenses en un momento en que la única arma que teníamos para combatir el virus era frenar su propagación mediante el distanciamiento social, el enmascaramiento y la desinfección".

"Ese ya no es el caso", dijo, y agregó que la asistencia "siempre tuvo la intención de ser temporal".

Con el cambio, a Clatterbuck le preocupa tener que aceptar un trabajo que podría poner en riesgo la salud de su familia y no pagar las facturas.

"Definitivamente me ha causado mucho más estrés y ansiedad", dijo.

En Mississippi, las preocupaciones de los trabajadores sobre los protocolos de seguridad de Covid-19 y la baja tasa de vacunación del estado están ausentes de la defensa de los funcionarios de romper con los programas federales de desempleo.

Horas antes de que la gobernadora Tate Reeves anunciara que los beneficios estaban terminando, el presidente de la Cámara de Representantes estatal, Philip Gunn, escribió una carta a Reeves y a los miembros de la Legislatura compartiendo una acusación de un dueño de negocio anónimo de que los beneficiarios de desempleo estaban abusando del programa y no estaban realmente tratando de encontrar trabajo . La correspondencia también se quejó del exceso de trabajo de los empleados "que están haciendo lo correcto y regresando al trabajo".

[¿Cuánto ganaron y cuánto pagaron de impuestos Joe Biden y Kamala Harris en 2020?]

"Estas empresas ya no sufren la falta de demanda debido a la pandemia. Más bien, están sufriendo una escasez de mano de obra causada por beneficios de desempleo que superan los niveles salariales normales de un trabajo", escribió.

Después del anuncio, el vicegobernador Delbert Hosemann dijo al Northeast Mississippi Daily Journal: "No parece razonable pagarle a un trabajador sano para que no trabaje".

Oleta Fitzgerald, directora de la Oficina Regional Sur del Fondo de Defensa de la Infancia, que aboga por los niños que viven en la pobreza, dijo que algunos trabajadores desempleados con patologías previas temen regresar a trabajos donde es posible que no se apliquen las precauciones. Otros carecen de seguro médico, lo que genera más dudas.

"Esto no es sencillo. Hay gente que no puede volver a trabajar ahora", afirmó Fitzgerald.

[Las dificultades que enfrenta Biden en su plan de aumentar los impuestos a los más ricos para costear su plan de infraestructura]

Debra Thomas, una madre soltera en Jackson, dijo que una "casa llena de niños con asma y bronquitis" la ha disuadido de regresar a su trabajo en una planta de pollos en un pueblo a unas 40 millas (64 kilómetros) de su casa. Estuvo durante horas cortando tiras de carne de aves. Pero los 15 dólares la hora le valían la pena y le agradaban sus compañeros de trabajo.

Thomas dejó la planta la primavera pasada por temor al virus y ella no recibe beneficios por desempleo. Recibir asistencia alimentaria o beneficios SNAP y el apoyo de sus seres queridos ha ayudado a su familia a recuperarse. Tiene 11 hijos; seis de ellos, de 9 a 18 años, viven con ella. En ocasiones, todavía habla con su exsupervisor sobre el regreso, pero le dice que no está lista.

A veces, se ha sentido como un resistido en un estado que se encamina hacia un regreso a la normalidad. No se siente cómoda con la vacunación contra el COVID-19 y le preocupa que el virus continúe dando forma a su vida. Está preocupada por las noticias sobre la India, sobre personas que mueren sin acceso a ventiladores. Es difícil entender cómo puede entrar en tiendas donde solo la mitad de la gente usa mascarillas.

"Hablan de volver a abrir el mundo. La gente piensa que esto es un juego", dijo Thomas.

El número de casos de hospitalización y diarios ha caído desde un pico de principios de año en Mississippi, pero muchos residentes, incluido Kelvin Wade, todavía están preocupados.

[Grandes bancos planean emitir tarjetas de crédito a personas sin historial crediticio]

La propagación del virus, dijo Wade, "puede que no sea como al principio, pero aún quedan unos pocos por ahí, esperando entrar en el cuerpo de alguien".

Mientras tanto, Wade se está preparando para que sus cheques de desempleo bajen a 235 dólares por semana. Una opción que está considerando es completar la capacitación para convertirse en conductor de camión. Estar en la carretera, razona, lo mantendría alejado de los demás en comparación con algunos trabajos de primera línea en el sector servicios.

Wade estaba tratando de obtener su licencia de conducir comercial en una escuela de oficios cuando la pandemia puso freno a su entrenamiento.

Tras el anuncio del gobernador, ha comenzado a pensar en volver. No está seguro de lo que haría si ese plan fracasara.

"Paso a paso", afirmó.

Con información del Northeast Mississippi Daily Journal.