IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los CDC confirman que la dosis de refuerzo de la vacuna es fundamental para evitar los efectos más graves de la variante ómicron

Sólo el 39% de las personas vacunadas han recibido la tercera dosis pese a que es clave para evitar la hospitalización, lo que refuerza el debate sobre quién está totalmente inmunizado.

Las dosis de refuerzo de las vacunas de Pfizer y Moderna contra el coronavirus no solo previenen las infecciones por la contagiosa variante ómicron del COVID-19 sino que además evitan la enfermedad grave y la hospitalización, según tres informes publicados este viernes por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Los CDC subrayaron que las dosis de refuerzo son un 90% efectivas contra la hospitalización por ómicron y también reducen la probabilidad de acudir a un servicio de emergencias o a una clínica de atención urgente, sobre todo en personas de 50 años o más, según reporta el diario The New York Times.

Una persona recibe su vacuna de refuerzo en el Roseland Community Hospital en Illinois.
Una persona recibe su vacuna de refuerzo en el Roseland Community Hospital en Illinois.Chicago Tribune vía Getty Images

Hasta la fecha, sin embargo, solo el 39% de las personas vacunadas con las primeras dosis han recibido además el refuerzo, según el diario The Washington Post, lo que refuerza el debate sobre si se puede considerar totalmente vacunado a quien no tiene el refuerzo.

Los nuevos datos demuestran que, en general, las vacunas fueron más eficaces contra la variante delta que contra ómicron; ésta última, según estudios de laboratorio, es capaz de eludir parcialmente la respuesta inmunitaria del organismo.

En un análisis de 259 hospitales y 383 servicios de urgencias, desde finales de agosto hasta principios de enero, se descubrió que una tercera dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech o la de Moderna reducía las probabilidades de una visita al hospital o a urgencias en un 94% durante la ola de delta, y en un 82% con ómicron.

Cuando la variante delta estaba en ascenso, las dos dosis de la vacuna eran un 86% eficaces para evitar visitas a los servicios de urgencias y centros de atención urgente. Esa eficacia cayó al 76% después de seis meses, pero un refuerzo elevó la eficacia al 94%.

La nueva investigación sugiere que una dosis de refuerzo es aún más importante ahora que ómicron representa prácticamente todos los casos de COVID-19 en Estados Unidos, según reporta NBC News.

[Trabajadores esenciales deberán presentar prueba de vacunación contra el COVID-19 para ingresar a Estados Unidos]

Otros dos estudios adicionales, publicados también este viernes, sugieren que los refuerzos ofrecieron una "protección significativa" tanto contra la infección como contra el COVID-19 sintomático, aunque esa protección fue mayor durante el aumento de delta en comparación con ómicron.

Uno de los estudios, publicado en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC, descubrió que las personas que recibieron tres dosis de una vacuna de ARN mensajero (como las de Pfizer y Moderna, pero no la de Johnson & Johnson) estaban más protegidas contra la infección, en comparación con las que sólo recibieron dos dosis. Esto era especialmente cierto para las personas mayores de 50 años, según el estudio.

Otro estudio, publicado en el Journal of the American Medical Association, descubrió que tres dosis de una vacuna de ARNm protegían más contra el COVID-19 sintomático, en comparación con las personas que no estaban vacunadas o que sólo habían recibido dos vacunas.