IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los CDC recomiendan la dosis de refuerzo de la vacuna del COVID-19 a los mayores y las personas vulnerables pero también a los trabajadores en riesgo

Biden anima a recibir la tercera dosis a 60 millones de personas, incluidos los trabajadores esenciales, y pide al resto paciencia porque asegura se ampliarán pronto esos criterios.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) apostaron este viernes por administrar la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer a todos los mayores de 65 años y a las personas mayores de 18 años más vulnerables por problemas de salud, pero además incluyeron a los trabajadores en alto riesgo de contagiarse, yendo así más allá de las recomendaciones de su panel de expertos independientes.

Al incluir a quienes sufren un mayor riesgo en sus entornos de trabajo, es decir, trabajadores esenciales como sanitarios o maestros, por ejemplo, la tercera dosis de la vacuna estará disponible pues para 60 millones de personas en Estados Unidos, según indicó el presidente, Joe Biden, que animó al resto a esperar su turno porque probablemente se amplíe pronto la vacunación.

[Respondemos 5 preguntas clave sobre el refuerzo de la vacuna contra el coronavirus]

La dosis de refuerzo sólo se administrará a quienes recibieran la segunda dosis de Pfizer hace al menos seis meses (de ellos, hay 20 millones que podrían recibir la tercera dosis ya porque ha pasado ese plazo).

Una mujer recibe la primera dosis contra el COVID-19 de Pfizer en un centro de vacunación de FEMA en el Miami Dade College en North Miami, Florida. Marta Lavandier / AP

El resto de personas, incluidos todos aquellos que recibieron la vacuna de Moderna o de Johnson & Johnson, deberán seguir esperando.

Biden indicó que quienes recibieron estas vacunas “aún tienen una alta protección” y agregó que expertos están analizando cuándo necesitarán un refuerzo.

“La decisión de quiénes y cuándo deben ser vacunados fue liderada por científicos y doctores”, dijo Biden, lamentando que siga circulando información falsa sobre la seguridad y eficacia de la inmunización. El presidente dijo que él también se inoculará la tercera dosis de la vacuna de Pfizer.


El presidente recordó que hay aún un cuarto de la población en Estados Unidos que no se ha inmunizado: "Las personas están muriendo y no tienen por qué morir", dijo en referencia el alto índice de personas sin vacunar que están enfermas de gravedad de COVID-19 en los hospitales del país, limitando además la atención de pacientes con otras afecciones y poniendo la economía "en riesgo".

¿Quiénes pueden recibir la dosis de refuerzo?

Deberían vacunarse todas las personas de 65 años o más, y las que se encuentran en asilos o centros de atención de larga estancia.

También las personas de 18 a 49 años con condiciones de salud preexistentes, como cáncer, diabetes, obesidad y cardiopatías; y las mujeres embarazadas.

Además, pueden vacunarse las personas de 18 a 64 años que tienen un mayor riesgo debido a un entorno laboral o institucional.

Pfizer había pedido la autorización de la dosis adicional para todas las personas mayores de 16 años.Ted S. Warren / AP

[Médicos piden desesperados a las embarazadas que se vacunen]

De este modo, los CDC incluyen a trabajadores esenciales y personas en entorno de alto riesgo del mismo modo que lo hizo la la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) al aprobar este miércoles el uso de emergencia de la dosis extra de Pfizer.

Este último criterio permite que puedan recibir la dosis extra de Pfizer los trabajadores de la salud y de tiendas de alimentos, los maestros y las personas sin hogar en refugios y prisioneros

La decisión de los CDC llegó horas después de que un comité de expertos votara en contra de incluir a estos trabajadores.

Una campaña más restringida que la planeada

La recomendación de los CDC se producen después de varias semanas de mensajes confusos sobre el refuerzo de la vacuna, que se iniciaron cuando el Gobierno de Biden anunció en agosto que planeaba una campaña de una dosis de refuerzo para toda la población a partir de la semana del 20 de septiembre.

La farmacéutica Pfizer solicitó administrar este refuerzo a todos los mayores de 16 años, argumentando que la inmunidad de la vacuna decae con el tiempo, pero los expertos han recomendado limitar el alcance de las dosis adicionales.

Los científicos han coincidido en que la tercera dosis de Pfizer aumenta sin duda los niveles de anticuerpos ante el COVID-19. Sin embargo, no está claro cuánto dura esa inmunidad y si eleva en forma significativa la protección de una enfermedad grave y de contagio.

[Un niño de Nueva Jersey pide vacunarse como regalo de cumpleaños tras perder a su padre debido al COVID-19]

El debate giró así en torno a qué tan necesario era aplicar otra inyección. Los científicos expresaron preocupación por la escasez de datos sobre los posibles efectos secundarios, en especial en el caso de los adolescentes y adultos jóvenes.

Los CDC señalaron que la recomendación de una dosis de refuerzo no cambiaría la definición de quién se considera plenamente vacunado. Es decir, se considera que las personas están inmunizadas dos semanas después de recibir su segunda dosis de Pfizer o Moderna o su primera dosis de Johnson & Johnson.

Los expertos revisarán los datos en las próximas semanas y harán recomendaciones sobre quienes recibieron estas vacunas.