IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Lo que necesita saber sobre la variante delta, la “mayor amenaza” para eliminar el coronavirus en EE.UU.

¿Por qué preocupa esta variante? ¿Produce síntomas más graves? ¿Es necesario volver a usar mascarilla? Explicamos todo lo que requiere saber al respecto.

Por Denise Chow — NBC News

Una variante más contagiosa del coronavirus, conocida como delta, que se está propagando en Estados Unidos y en todo el mundo, ha provocado un aumento de casos en algunos países y que muchas naciones impongan órdenes de confinamiento.

La variante delta, detectada por primera vez en la India, representa ya el 25% de los nuevos casos de COVID-19 en Estados Unidos y está en camino de convertirse en la versión dominante del virus que circula en el país, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

El doctor Anthony Fauci, experto en enfermedades infecciosas del país y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, calificó a la variante delta como la "mayor amenaza" para eliminar el COVID-19 en Estados Unidos.

[Fauci insiste en que los vacunados no necesitan mascarilla pese a la variante delta]  

Esto lo que se sabe hasta el momento de la variante delta.

¿Por qué es una preocupación?

La variante delta fue designada en mayo como “preocupante" por la Organización Mundial de la Salud. La designación se utiliza cuando existe una mayor evidencia de ser más transmisible, causa una enfermedad más grave o reduce la eficacia de las vacunas o los tratamientos. En los Estados Unidos, los CDC declararon a delta como "preocupante" el 15 de junio.

Las investigaciones sugieren que delta (conocida como B.1.617.2) es la más contagiosa de todas las variantes conocidas hasta la fecha, incluida la alfa, altamente transmisible identificada por primera vez en Gran Bretaña.

Los funcionarios de salud pública en el Reino Unidos, donde delta representa más del 95 por ciento de los nuevos casos de COVID-19, han dicho que la variante podría ser entre un 40 y un 60 por ciento más transmisible que la alfa, aunque se siguen realizando estudios.

[Siga nuestra cobertura de la pandemia del coronavirus]

Una de las maneras en que los epidemiólogos determinan la transmisibilidad de una nueva variante es examinar lo que se conoce como tasa de ataque secundario. Esto implica rastrear los contactos cercanos de personas que han sido infectadas con diferentes versiones del virus y ver cuántas otras dieron positivo.

"Supongamos que tenemos 10 personas con 20 contactos cercanos. Con una variante, tal vez veamos que cinco de esos contactos cercanos se contagian. Si una segunda variante es un 50 por ciento más transmisible, ese número sería un 50 por ciento más alto”, señaló el Dr. David Dowdy, profesor asociado de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg.

“Entonces, en este caso, esperaría que un 7.5 de esos contactos estuvieran infectados, después de tener en cuenta el estado de vacunación y si tenían una infección previa", agregó.

Un pasajero camina en uno de los terminales del Aeropuerto Internacional O'Hare en Chicago este viernes 2 de julio, 2021. AP

¿Qué es la variante 'delta plus'?

No es inusual que un virus mute y evolucione a medida que se propaga, y los científicos han advertido durante mucho tiempo que podrían surgir otras variantes preocupantes con nuevos brotes.

En India, los investigadores observaron mutaciones separadas de delta en un sublinaje del virus al que denominaron delta plus. Si bien aún no ha sido designado como una variante preocupante por la OMS o los CDC, se han reportado casos que involucran delta plus en 11 países, incluido Estados Unidos. Aún no está claro, sin embargo, si esta variante conlleva riesgos adicionales o está asociado con un aumento de transmisibilidad.

¿La variante delta causa síntomas o enfermedades más graves?

Se necesita realizar más investigación, pero existen indicios de que la variante delta puede causar una enfermedad más grave. Un estudio publicado el 14 de junio en la revista The Lancet examinó el impacto de la variante delta en Escocia, donde se había convertido en la cepa dominante.

Los investigadores hallaron que el riesgo de hospitalización por COVID-19 se duplicó bruscamente para los pacientes contagiados con la variante delta, en comparación con las personas infectadas con la variante alfa.

"Si para comparar nos fijamos en la cepa original, la variante (alfa) del Reino Unido y ahora la delta, estamos notando que hay una diferencia en la transmisibilidad, así como el potencial de resultados más peligrosos", señaló el Dr. Alejandro Pérez-Trepichio, especialista en medicina interna en Naples, Florida.

Los investigadores en el Reino Unido han informado por su parte de un cambio en los síntomas que pueden estar asociados con la variante delta. Las estadísticas de una aplicación móvil descargada por cuatro millones de personas en el Reino Unido para reportar síntomas, estado de vacunación y otra información demográfica diaria, encontraron que los malestares más comunes del coronavirus ahora son dolor de cabeza, dolor de garganta, secreción nasal y fiebre, similar a los que se experimentan con un fuerte resfriado.

Algunos médicos en Estados Unidos se han encontrado con un cambio similar, como dificultad para respirar, tos y otros problemas pulmonares siguen siendo los síntomas más comunes del COVID-19, identificado por primera vez en Wuhan, China. Sin embargo, algunos médicos han notado más problemas en las vías respiratorias superiores, como congestión, secreción nasal y dolores de cabeza, con infecciones recientes.

[Una nueva mutación de la variante delta del coronavirus es detectada en Estados Unidos]

Todavía no se ha esclarecido por qué se informa cada vez más de síntomas similares al resfriado, o si existe un vínculo con la variante delta. Las implicaciones de tal cambio, si es que existe, tampoco se conocen. Se ha asociado una amplia gama de síntomas con el coronavirus, y los CDC incluyen la congestión y la secreción nasal en su lista de posibles síntomas de COVID-19.

¿Por dónde se está propagando?

La Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglás en inglés) informó que la variante delta se ha extendido a más de 95 países.  

"En todos los países en los que ha entrado hasta ahora, ha visto una escalada en los casos en los que ha dejado de lado la variante que era dominante", señaló Fauci, el martes, en una entrevista con Nightly News de NBC.

[Los CDC catalogan como “preocupante” la variante delta del coronavirus]

Se han confirmado casos que involucran la variante delta en los 50 estados de Estados Unidos y es especialmente peligrosa en partes del país con bajas tasas de vacunación.

De manera similar, la variante está impulsando nuevos brotes en todo el mundo. Varias ciudades de Australia, incluidas Sydney y Brisbane, impusieron restricciones para frenar la propagación del virus.

Bangladesh impuso una orden de confinamiento en casa a nivel nacional después de un aumento de los contagios y se reportara a la fecha el mayor número de muertos por la pandemia en un solo día.

En Sudáfrica se mantiene un toque de queda nocturno y se establecieron nuevas restricciones de viaje en Alemania, Hong Kong y Taiwán para limitar los vuelos desde áreas donde la variante delta está muy extendida.

¿Son efectivas las vacunas contra esta variante?

Las vacunas en uso parecen ofrecer una buena protección contra la variante delta, y la mayoría de los científicos están de acuerdo en que las personas que están completamente vacunadas probablemente corren poco riesgo.

[Pfizer estudia nivel de efectividad de su vacuna contra el COVID-19 en niños de 5 años en adelante]

La farmacéutica Moderna anunció este martes que su vacuna es efectiva contra la variante delta. Los resultados se basaron en muestras de sangre de personas completamente vacunadas y mostraron que estos individuos producían anticuerpos protectores contra algunas de las variantes circulantes, incluida la delta.

Aunque no se han hecho públicos los detalles de los resultados de todas las vacunas disponibles, se han encontrado resultados igualmente prometedores con las vacunas Pfizer-BioNTech y AstraZeneca.

Un análisis publicado el 14 de junio por Public Health England encontró que dos dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech tenían un 96% de efectividad contra la hospitalización por la variante delta y que dos dosis de la vacuna AstraZeneca tenían un 92% de efectividad.

 Un análisis previo de la misma agencia halló que una sola dosis de la vacuna era menos efectiva contra la enfermedad sintomática causada por la variante delta, en comparación con la alfa, lo que destaca la importancia de recibir ambas inyecciones en un régimen de dos dosis.

Y en los casos de las llamadas infecciones progresivas, cuando una persona completamente vacunada se contagia, los casos suelen ser leves.

En Israel, donde cerca del 60% de la población está completamente vacunada, un reciente aumento en los casos por coronavirus asociados con la variante delta —incluidas las infecciones entre las personas vacunadas— tampoco reflejó un aumento en las hospitalizaciones.

[Fauci insiste en que los vacunados no necesitan mascarilla pese a la variante delta]

Un estudio en Sudáfrica, que rastreó a más de 360,000 trabajadores del sector salud, vacunados con la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson, encontró que el 94% de los contagios nuevos eran leves. Los resultados, aunque son preliminares, sugieren que la vacuna Johnson & Johnson ofrece una buena protección contra delta y otras de las llamadas variantes preocupantes.

“El mensaje de máximo nivel es que las vacunas funcionan, que dos dosis funcionan mejor que una y cuantas más personas se vacunen, mejor”, enfatizó Dowdy.

Aunque es probable que no haya mucho motivo de preocupación entre las personas que están completamente vacunadas, los funcionarios de salud pública están preocupados por los brotes en lugares con bajos índices de vacunación.

En Estados unidos, los casos de COVID-19 aumentaron un 10%o esta semana en comparación a la semana anterior, un aumento que probablemente fue impulsado por la propagación de la variante delta y el rezado de las vacunaciones, según los CDC.

Los sectores del sureste y el medio oeste del país, donde el proceso de vacunación ha experimentado un retraso, siguen siendo vulnerables, según informaron los funcionarios del sector salud. Este tipo de panorama desigual en la vacunación podría resultar en aumentos repentinos a nivel local a medida que se afianza la variante delta, aseveró Fauci.

"Eso es lo que nos preocupa. No queremos que eso suceda”, agregó.

¿Todos necesitan volver a usar las mascarillas?

En respuesta a la propagación de la variante delta, la OMS advirtió que las personas, independientemente de su estado de vacunación, deben continuar usando tapabocas. Mientras tanto, la guía de consejos de los CDC ha mantenido que las personas completamente vacunadas pueden dejar de usar las mascarillas, aunque la agencia reconoció que los reglamentos a nivel local pueden cambiar según la situación.

[La Corte Suprema mantiene la moratoria de desalojos por la pandemia de coronavirus: el beneficio expirará en julio]

A principios de esta semana, el condado de Los Ángeles, uno de los más grandes y poblados del país, recomendó que todos, incluidas las que están completamente vacunadas, deben usar tapabocas en interiores.

Gente con y sin mascarillas en el Grand Central Market de Los Ángeles, California, mientras la OMS urge a los vacunados volver a usar el tapabocas debido a la rápida propagación de la variante delta.AFP via Getty Images

Fauci sostuvo que la guía de los CDC sobre el uso de mascarillas probablemente no cambiará a menos que surjan nuevas pruebas que justifiquen una actualización.

“Si hay alguna modificación que induzca a hacer un cambio en la recomendación, sucederá”, dijo. "Pero por ahora, la recomendación de los CDC es que, si está [la persona] completamente vacunado, está protegido y no necesita usar mascarillas en exteriores o en interiores".

Fauci agregó, sin embargo, que algunas personas mayores o personas con enfermedades preexistentes pueden sentirse más cómodas usando tapabocas en lugares donde hay un aumento en los contagios.

Para Dowdy, todo se reduce en última instancia a la comodidad y el sentido común, pero agregó que la gente debe tener confianza en que las vacunas ofrecen una buena protección.

“Tiene sentido usar la cautela, pero me preocupa que al decir que todos deben volver a usar mascarillas, estemos transmitiendo el mensaje de que no creemos que estas vacunas estén funcionando. No estaríamos enviando un buen mensaje”, recalcó Dowdy.