IE 11 is not supported. For an optimal experience visit our site on another browser.

Los vacunados con Sputnik V están en riesgo de no poder entrar a Estados Unidos a partir de noviembre

Los extranjeros deberán estar inmunizados para volar al país, pero la vacuna rusa aún no ha sido aprobada por la OMS. México, Venezuela, Chile y Honduras son algunos de los países que la administran.

Por Anagilmara Vilchez y Pamela Subizar

Millones de latinos que recibieron las dosis de la vacuna rusa, Sputnik V, están en riesgo de no poder entrar a Estados Unidos una vez se aplique en noviembre la nueva regulación que exige a los extranjeros estar totalmente vacunados para ingresar al país

Aunque aún no se ha informado oficialmente cuáles vacunas serán aceptadas para poder volar a EE.UU., las autoridades de la salud han incluido en otras restricciones de viaje similares sólo aquellas que están aprobadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) o la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y Sputnik V no está en estas listas. 

Ese es el criterio que se aplica, por caso, para quienes deben mostrar una prueba de vacunación a partir del 1 de octubre para realizar trámites migratorios, como pedir la residencia, asilo o una visa, según una reciente reglamentación de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

México, Argentina, Venezuela, Chile, Honduras y Nicaragua son algunos de los países que han ofrecido la vacuna rusa a una buena parte de sus habitantes. 

Un grupo de personas se amontonan el 16 de septiembre en un centro de vacunación de Caracas para recibir su segunda dosis de Sputnik V, luego de meses de retraso por parte del Gobierno venezolano en la distribución de las inyecciones.Ariana Cubillos / AP

El Gobierno de Biden anunció la semana pasada que ya no habrá restricciones específicas por país, como las que tienen hasta ahora China y Brasil, y que podrán volar todos los que estén inmunizados. Al ser consultado sobre qué vacunas se aceptarían, el coordinador de la respuesta al COVID-19 de la Casa Blanca, Jeff Zients, dijo que sería definido por los CDC. 

Pfizer-BioNtech, AstraZeneca, Janssen (de Johnson & Johnson), Moderna, y las chinas Sinopharm y Sinovac son algunas de las vacunas que sí están aprobadas por la OMS, el criterio que suelen aplicar los CDC, y tienen por tanto posibilidades de ser admitidas para volar a Estados Unidos. 

[¿Qué hay detrás de la nueva ola de vacunación en EE.UU.]

Pero la OMS ha suspendido por el momento el proceso para autorizar a la vacuna Sputnik V, hasta que los fabricantes presenten una serie de datos que les fueron solicitados. 

Estados Unidos mantiene, en tanto, la prohibición de viajes no esenciales de la mayoría de los extranjeros por tierra en las fronteras con México y Canadá. 

La primera vacuna para millones, pero no en EE.UU.

Sputnik V fue la primera vacuna contra el COVID-19 registrada en agosto de 2020 por Rusia. Las dosis son fabricadas por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, con sede en Moscú, y se basa en vectores virales, como los que causan el resfriado común. 

En febrero de 2021, la revista científica The Lancet informó que, tras una tercera fase de ensayos, se había detectado que la vacuna rusa otorgaba un 91.6% de protección

Para muchas naciones en América latina fue una alternativa accesible mientras las demás farmacéuticas vendían sus dosis a EE.UU. y Europa. México y Argentina, por ejemplo, ya pudieron recibir desde febrero los aviones cargados con las inyecciones desde Rusia


Desde que fue lanzada, se vendieron un total de 448 millones de dosis en todo el mundo, de acuerdo a datos del Global Health Innovation Center de la Universidad de Duke citados por el diario The Washington Post

La vacuna fue autorizada además en 70 países con una población total de 4,000 millones de personas, la mitad de la población mundial, según los desarrolladores. 

Según el portal web de la vacuna, bautizada con el nombre del primer satélite espacial soviético Sputnik-1, esta tiene una eficacia del 97.6% y un 83.1% contra la variante delta, que está causando olas de contagios en todo el mundo, incluso EE.UU.

Sin embargo, Sputnik V aún no tiene el visto bueno de la OMS ni de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). 

¿Logrará Sputnik V ser aceptada? 

Rusia solicitó por primera vez la aprobación de uso de emergencia ante la OMS en febrero. Mientras las demás farmacéuticas lograron avanzar y obtener su aprobación, no ocurrió lo mismo con Rusia.

La semana pasada, el proceso de aprobación de Sputnik fue suspendido después de una visita de la OMS a una de las plantas de producción donde se encontró que no se cumplía con algunas “buenas prácticas de fabricación”. 

El organismo dice que se retrasa la aprobación hasta que se pueda hacer una nueva inspección y se reciban los datos necesarios por parte de la fabricante. 

En Argentina, debido a problemas de suministro causados por la alta demanda mundial, a una parte de la población se le administró una primera dosis de Sputnik V reforzada con una segunda dosis de AstraZeneca o Sinopharm, fabricada en China. 

[Cómo es la píldora contra el COVID-19 que llegará al mercado en pocos meses]

“La combinación de Sputnik V con AstraZeneca induce un aumento en los niveles de anticuerpos contra el nuevo coronavirus”, aseguró el Gobierno argentino en agosto de este año.

Pero Estados Unidos no ha realizado, ni aprobado de modo oficial, combinaciones de dosis de distintas farmacéuticas.